06/11/2020
Desembarques de octubre y el efecto calamar

El informe de desembarque de CAPECA muestra dos escenarios para el período comprendido entre enero y octubre a partir de la inclusión o exclusión del molusco para de esta forma tener un panorama más acabado de lo que ocurrió durante este año de pandemia.

Revista Puerto - Calamar - 02

La Cámara de Congeladores elabora mensualmente un completo informe de desembarques de las principales especies comerciales del mar argentino, su impacto en los puertos, en cada provincia y el nivel de actividad que han tenido las distintas flotas. Esta vez, además de los datos oficiales generales, el autor Fabián Pettigrew realizó una diferenciación en los porcentajes finales a partir de la inclusión o no del calamar para poder tomar registro de la real situación de la actividad sin tener en cuenta las capturas extraordinarias que el molusco registró este año. En la mayoría de las especies se ha registrado una importante disminución en los desembarques y algunos puertos se vieron muy afectados; en contrapartida, y también como consecuencia de la buena temporada de calamar, Mar del Plata fue una de las pocas estaciones marítimas que logró mejorar los guarismos del 2019.

Según datos de la Subsecretaría de Pesca los desembarques de enero a octubre tuvieron una baja solo del 2,7%, pero como venimos indicando en anteriores artículos estas cifras se ven mejoradas por la excelente temporada de calamar. Así lo comprueba el informe realizado por CAPECA: al extraer de las capturas el illex argentinus, la disminución en las capturas para este período alcanza el 15,8% y esta cifra refleja con más realismo la actividad durante este tumultuoso 2020.

Es que las capturas de calamar alcanzaron este año 168.779 toneladas, lo que representa respecto del año pasado un crecimiento del 76%. Este gran volumen contribuyó a que el resultado total ascendiera a 650.791 toneladas descargadas. Pero en la mayoría de las especies la situación no fue tan alentadora y sufrieron bajas importantes.

De merluza hubbsi se llevan descargadas 208 mil toneladas lo que representa un 24% menos que en 2019 y en el caso del langostino la disminución fue del 22%, teniendo en cuenta que la flota fresquera tuvo una temporada de rendimientos mucho más elevados que la de los congeladores, llegando a una cifra total de 142 mil toneladas al 31 de octubre.

En el caso de la merluza negra los desembarques cayeron un 11% logrando 2.605 toneladas y la merluza de cola registró una baja del 10% con cerca de 28 mil toneladas. En el variado costero también se registraron menos desembarques, las 50 mil toneladas registradas implican una caída del 14% y en la centolla la baja fue del 6% con casi 1.500 toneladas descargadas.

Entre las especies que pueden anotarse junto al calamar entre las que mejoraron las capturas, se encuentran la polaca que con 7.700 toneladas aumentó un 144%; las rayas que llegaron casi a 8 mil toneladas aumentando los desembarques un 27%, la caballa que con casi 12 mil toneladas creció en desembarques un 144% y finalmente la vieira que aumentó un 42,5% descargando 3.710 toneladas de callos.

Los puertos y las especies

La merluza hubbsi fue descargada en su mayoría en el puerto de Mar del Plata, dado que de las 208 mil toneladas totales registradas, 157 mil tuvieron como destino esa estación marítima;, de todas formas representó en comparación con el año pasado, una baja del 19%. El segundo puerto en importancia por volumen fue Puerto Madryn que recibió 30 mil toneladas y en este caso creció en su participación un 18% en relación a 2019. En tercero y cuarto lugar se ubican Caleta Paula y Comodoro Rivadavia, que redujeron sus desembarques un 18% y 31% respectivamente. Puerto Deseado cayó en desembarques de hubbsi un 80%, superado únicamente por los puertos de Río Negro que cayeron un 85% en San Antonio Este y 91% en San Antonio Oeste, marcando quizás su peor temporada de la historia.

En el caso del calamar illex, también fue el puerto de Mar del Plata el que concentró la mayor parte de los desembarques: de las casi 169 mil toneladas totales declaradas fueron allí casi 108 mil y representó para este puerto un crecimiento del 213% en comparación con 2019. Puerto Deseado con 33 mil toneladas fue el segundo puerto en los desembarques del molusco y en tercer lugar se ubicó Puerto Madryn con poco más de 25 mil toneladas.

Para el langostino el puerto elegido por los armadores fue Puerto Madryn que recibió 56 mil toneladas de las 142 mil toneladas totales descargadas. Por detrás se ubica Rawson, que recibió 41 mil toneladas. A razón de 9 mil toneladas recibieron Mar del Plata y Puerto Deseado, mientras que en Comodoro Rivadavia y Caleta Paula se descargaron entre 4.600 y 5.700 toneladas respectivamente. En Camarones este año no se bajó ni un kilo de langostino.

Tanto para la merluza de cola como para la merluza negra el puerto de destino fue Ushuaia descargándose casi la totalidad de la captura en esa estación marítima, casi 29 mil toneladas para la primera y cerca de 2 mil toneladas de la segunda. En el caso de la centolla las cerca de 1.500 toneladas totales se dividieron en casi todos los puertos, siendo Puerto Deseado el que recibió la mayor porción.

Los desembarques totales por puerto exhiben la preponderancia de Mar del Plata en esta temporada que tuvo al calamar como protagonista y a este puerto como su principal receptor: con casi 338 mil toneladas ocupa el primer lugar y registra un crecimiento del 8% en este año. Puerto Madryn, el segundo puerto en importancia, con poco más de 114 mil toneladas exhibió en cambio una baja en su actividad del 3% y Puerto Deseado cayó un 33% al registrar desembarques por como más de 44 mil toneladas. Rawson con valores similares a los de Deseado tuvo en cambio un 2% de crecimiento y Ushuaia con 39 mil toneladas descargadas un 4%.

En total, los puertos registraron desembarques por 580 mil toneladas, una cifra prácticamente igual a la del 2019; pero si se excluye a Mar del Plata, por el efecto distorsionador que aportó el calamar, la caída en la actividad fue del 9%.

Buenos Aires lidera los desembarques, seguido por Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y finalmente Río Negro. Los mayores desembarques de poteros, fresqueros, congeladores y arrastreros de rada o ría se registraron en Buenos Aires. Chubut los equiparó en los desembarques de costeros y superó en los tangoneros, siendo la provincia elegida por esta flota, mientras que Tierra del Fuego fue el lugar donde descargaron los surimeros nacionales.

Al momento de medir el desempeño de cada flota el informe muestra que los costeros capturaron un 4,5% menos que en 2019, los fresqueros de altura un 9% menos y los de rada o ría un 14% menos.  En la flota congeladora, para los arrastreros los desembarques cayeron un 13%, para los tangoneros un 46% y para los tramperos un 5%. Los surimeros, en cambio, aumentaron los desembarques un 18% y los poteros un 71%, confirmando una vez más que han sido la estrella de este año.