04/11/2020
Marineros del Sirius reclamaron por decisión judicial

Los trabajadores se manifestaron en la sede del Juzgado Civil y Comercial 10 de la ciudad de Mar del Plata. La jueza Tonto de Bessone, que entiende en el concurso de Loba Pesquera, revocó la autorización de venta del pesquero a ABH Pesquera, de Pedro Baldino.

Revista Puerto - BP Sirius - 02
Por Roberto Garrone

Un grupo de marineros que embarcaban en el buque Sirius y fueron despedidos en el invierno de 2017 antes que Loba Pesquera se presentara en concurso preventivo, reclamaron en la mañana de este martes en las puertas del Juzgado Civil y Comercial 10.

Su titular, Mariana Lucía Tonto de Bessone, revocó el mes pasado la autorización de venta del buque, su permiso de pesca irrestricto y cuota de captura de merluza a la empresa ABH Pesquera, de Pedro Baldino, la cual había depositado en concepto de seña la suma de 470 mil dólares.

“Era un negocio que le servía a todos; cobrábamos la deuda que nos quedó debiendo Loba y manteníamos las fuentes laborales”, dice Diego Rodríguez, uno de los 16 marineros que se hizo presente en la sede judicial.

El SIMAPE a través de sus abogados apeló la decisión de la Jueza, que previamente había autorizado la venta a Baldino quien estuvo dispuesto a pagar 2 millones de dólares, luego que el armador elevara el monto de la seña y se comprometiera a mantener las fuentes laborales que Loba había despedido.

El mismo compromiso había asumido Antonio Solimeno pero había ofertado solo 1,3 millones de dólares por los activos de Loba, con una seña de 100 mil dólares. Finalmente Solimeno desistió de la operación y parecía que el buque pasaba a manos de Pedro Baldino.

Rodríguez llevaba 22 años como marinero en el Sirius y desde abril de 2018 sobrevive con algunas changas que consigue como relevo mientras espera que Loba liquide los ‘pronto pago’ por la deuda generada.

“Entramos en abril de 2018 por un problema en el palo. Nos dijeron que en septiembre entraba a dique y que aprovecharían para hacerle la mayor cantidad de reparaciones posibles. En agosto se presentó en concurso y nos quedaron adentro salarios, días a la orden, vacaciones”, recuerda el tripulante, rodeado de sus compañeros.

“Ese apellido no ayuda”, dice Pablo Trueba como al pasar en referencia a la titular del Juzgado 10. Los trabajadores no se explican por qué la magistrada revocó la autorización de venta cuando Loba no había cumplido ninguno de los compromisos solicitados por la Jueza.

De acuerdo a lo reflejado por los trabajadores embarcados despedidos, en septiembre Loba Pesquera solicitó la autorización de venta del buque Sirius para saldar la deuda del concurso y pagarle a los trabajadores. La Sindicatura estuvo de acuerdo y la Jueza emitió la autorización de venta a ABH Pesquera. Pocas semanas después, la revocó. “Acá hay algo raro, son muy sospechosas todas estas idas y vueltas”; razonan los trabajadores.

“Nunca presentaron un plan de negocios y tampoco liquidaron los ‘pronto pago’ a los trabajadores. A nosotros nos están llamando para arreglar por monedas y rechazamos esa metodología”, dice Andrés Velasco, otro de los marineros con más de 20 años en el Sirius.

Los marineros revelan que ahora a la empresa la maneja Antonio “Toro” Baldino y que la intención es reformular el permiso de pesca para sacar un tangonero congelador que se construiría en el astillero SPI.

“La Jueza rechazó la oferta de compra más firme que tenía, vacía el concurso porque Baldino recuperó la plata que había puesto, y elige las promesas que ahora hacen los abogados de Loba”, cuestionó Velasco.