19/11/2020
Proyecto de ley para regular los descartes

Fue presentado ayer por la legisladora santacruceña Mariana Zuvic de Juntos por el Cambio. Plantea un protocolo de manejo de fauna acompañante y obliga a la autoridad de aplicación a elaborar un programa nacional de descarte.

Revista Puerto - Diputada Mariana Zuvic - JxC - 02
Por Roberto Garrone

La diputada Mariana Zuvic (JxC) presentó un proyecto de ley para regular el descarte en la industria pesquera y establecer un marco legal para su adecuada gestión ambiental a fin de erradicar dichas prácticas dentro de la flota.

El proyecto busca promover la sustentabilidad, las prácticas de pesca responsable y la conservación de los recursos vivos marinos. Los buques alcanzados por la norma serán los de pabellón nacional, aplicables a todos los espacios marítimos bajo jurisdicción argentina.

Uno de los aspectos primordiales del Programa es la confección de un programa de investigación, el cual tiene como objetivo generar un diagnóstico de situación actual mediante el relevo de información técnica para diseñar metas de cumplimiento para la gestión y eliminación del descarte pesquero.

El anuncio de la presentación del proyecto fue difundido en redes sociales por la Diputada y estuvo acompañado por un video en que se explicó qué es un descarte pesquero, la conducta prohibida puesta en números y las consecuencias que implica mantener este tipo de acciones.

El proyecto plantea la producción de un Protocolo de Manejo de Fauna Acompañante, teniendo en cuenta de que existen casos en que resulta inevitable su captura. “Es primordial establecer los procedimientos de manejo y gestión para lograr su apropiado aprovechamiento integral e incentivar su explotación comercial, como es el caso de la harina de pescado y huevas de las distintas especies de fauna acompañante, pudiendo lograr un valor agregado de los productos con el objetivo de evitar el desperdicio de alimentos”, remarca la legisladora santacruceña entre los fundamentos de la iniciativa

El proyecto define los alcances de algunos términos afines a la problemática, como “descarte”, “especie objetivo”, “fauna acompañante”, “captura incidental”, que será de enorme importancia para que el resto de los legisladores que se aboquen a su análisis comprendan de lo que se está hablando.

Lo curioso del proyecto es que le endilga a la autoridad de aplicación la elaboración de un Programa Nacional de Descarte Pesquero mediante un proceso participativo que involucre al sector privado, al sector académico y científico y a las organizaciones de la sociedad civil concernientes a la actividad pesquera y con trayectoria comprobada, el cual deberá ser actualizado cada cinco años.

La iniciativa de Zuvic plantea también la aplicación del Sistema de Fiscalización del Descarte. De esta manera, a los sujetos alcanzados por la presente iniciativa se le dispone la obligatoriedad de instalar y mantener en funcionamiento durante todo el viaje de pesca el Dispositivo de Registro de Imágenes y Video (DRIV) que permita registrar acciones de descarte.

Si bien la obligación de instalación de cámaras a bordo ya fue abordada por la Disposición 1/11 de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, en casi diez años prácticamente no se han logrado resultados. Un porcentaje muy bajo de buques aplicó efectivamente la normativa, la cual fue prorrogada múltiples veces, debido a su bajo grado de implementación por parte de las embarcaciones.

“La incorporación del DRIV, sumado al trabajo en conjunto con el Programa de Observadores a Bordo, tiene como objeto detectar a los infractores que realicen descarte pesquero y así poder llevar adelante un adecuado seguimiento del viaje de pesca bajo los estándares que se establezcan por reglamentación”, resume el proyecto de ley.

De igual manera, se incorpora la figura del Plan de Manejo de Descarte para las embarcaciones comprendidas en la presente ley, quienes deberán presentar obligatoriamente sus metas de cumplimiento para la gestión del descarte como requisito para la obtención de su permiso de pesca.

También se prevé en este proyecto de ley el establecimiento de sanciones para los infractores, sujetas a Unidades Móviles que poseen como valor de referencia el combustible de mayor octanaje de venta al público.

La actividad pesquera constituye una fuente primordial de alimentos, ingresos y empleo para la población mundial. Más de tres mil millones de personas dependen de la biodiversidad marina y costera para su sustento, sin embargo, actualmente se evidencia un importante deterioro de las aguas costeras debido a la contaminación de los océanos y las prácticas pesqueras no sostenibles.

En este sentido, el Código de Conducta de la FAO estableció en 1995 un marco de principios y normas internacionales con el objeto de aplicar prácticas responsables en lo que concierne a garantizar la gestión de los recursos marinos y su conservación. Este documento, aprobado por más de 170 miembros de la FAO, identificó el descarte y la pesca incidental como dos de los principales problemas generados por la industria pesquera.

El descarte pesquero es un conflicto complejo y multidimensional. Por un lado, resulta ser un problema ético, al tratarse de un derroche de recursos naturales y desperdicio de alimentos. Segundo, se considera también un problema ambiental, teniendo en cuenta el impacto que genera sobre los ecosistemas marinos.