07/12/2020
Anticipan ola de amparos ante nueva Ley de Pesca en Chubut

Arcioni elevó un proyecto a la Legislatura y es casi idéntico al elaborado por un sector de la flota amarilla a fines de 2019. Tomará estado parlamentario este jueves en la última sesión ordinaria. Varios sectores ya se pronunciaron en contra y evalúan interponer amparos judiciales.

Revista Puerto - Chubut - Gobernador Mariano Arcioni - 02
Por Nelson Saldivia

El gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, elevó el pasado viernes 4 de diciembre un “Proyecto de Ley de Pesca” a la Cámara de Diputados, el cual tomará estado parlamentario este jueves en lo que se anuncia como la última sesión ordinaria del año, la que promete ser maratónica por los diversos temas a tratar, aunque el ‘foco social’ está centrado en la posible habilitación de la minería.

Con algunos retoques, la iniciativa elevada al Parlamento es un calco de lo que en el ámbito pesquero chubutense se denominó ‘Ley Telma’, conforme a quien estuvo a cargo de su redacción, en 2019, a pedido de un sector empresario de la pesca provincial. En gran parte del articulado no se modificó ni una coma, y ahora Mariano Arcioni lo asume como propio y lo giró a la Legislatura para su tratamiento.

La pesca industrial en Chubut está regida en la actualidad por la Ley IX N° 75, la cual se pretende derogar a la luz del nuevo proyecto. El Poder Ejecutivo hizo una exposición de motivos en ocho ítems fundamentando el proyecto presentado que consta de 16 capítulos y 87 artículos, sobre los que abundaremos en sucesivas ediciones.

Adhiere a medias

El primer dato novedoso aparece en el arranque de la exposición de motivos en el que se indica que con la nueva ley se “ratificará ‘con reservas’ la adhesión de Chubut a la Ley Federal de Pesca N° 24.922, siempre y cuando tal adhesión no suponga menoscabo alguno a sus facultades exclusivas y que le pertenezcan en orden a la explotación, exploración, conservación y administración de los recursos provinciales reconocidos por la Constitución Nacional y Provincial”, se advierte.

Cabe recordar que Chubut adhirió plenamente al Régimen Federal de Pesca, el 25 de noviembre de 1999, a través de la Ley N° 4.530, aunque ahora se dice que se aceptará ese marco normativo nacional “con reservas”.

También se propone crear una “comisión interpoderes” para armonizar todo el plexo normativo nacional y provincial “en beneficio de los actores del sector”.

El AIER para los amarillos

El proyecto firmado por Arcioni propone que el Área Interjurisdiccional de Esfuerzo Restringido sea exclusivo para los amarillos de Rawson. “Ratifique la existencia y por lo tanto su defensa del AIER creada por Nación y la Provincia, área donde desarrollarán sus tareas de pesca nuestras embarcaciones amarillas menores de 21 metros de eslora”, explica la iniciativa.

El artículo 9° del Proyecto de Ley 140/2020 plantea la exclusividad de operaciones en ese sector. “En el espacio nacional que integra el AIER, podrán pescar los titulares de los permisos de pesca de buques amarillos menores de 21 metros de eslora de arqueo denominados históricos o los históricos que manteniendo sus permisos hayan reemplazado sus barcos originarios por transferencia de permisos de pesca a nivel nacional, por reformulación del proyecto pesquero nacional, por cambio de barco por parte del permisionario a través de locación con o sin opción de compra o por reemplazo en jurisdicción provincial. Los titulares de estos permisos son los que operan desde Puerto Rawson”, se aclara sobre los únicos que podrían pescar en ese sector.

Pescar “sin límites”

La propuesta de Arcioni pretende modificar la figura de los permisos de pesca otorgándole derechos extraordinarios a determinados permisionarios, lo cual alumbra como uno de los puntos polémicos de la iniciativa, toda vez que el Estado le concede a un privado un permiso ‘definitivo’ para la explotación de un recurso natural propiedad del Estado. Sería como entregarle a una petrolera un yacimiento estatal para que lo explote para siempre.

“Reconozca que los permisos de los armadores de la flota amarilla no son precarios, teniendo para ello en cuenta la magnitud de sus inversiones y el tiempo que detentan sus permisos. Reconozca el carácter histórico de los permisos de la flota amarilla de menos de 21 metros de eslora, que originalmente eran irrestrictos y que no se los limite para la captura de langostino, atento a los informes del INIDEP que hablan de la bondad de las capturas y la facultad que tienen los estados marítimos a dar autorizaciones sobre especies que poseen en su litoral”, plantea el proyecto para evadir las regulaciones de cupos de captura.

Derechos extraordinarios para privados

El Artículo N° 34 del proyecto concentra uno de los nudos centrales a los que pretende la modificación de la legislación pesquera provincial. Aquí aparece la novedosa figura del “Permiso Definitivo de Pesca”, el cual “habilita el acceso al caladero para extraer recursos vivos marinos en los espacios marítimos bajo jurisdicción provincial una vez que se le adicione una autorización de captura. A tales permisos, la autorización de captura provincial que se les adicionará será una autorización de captura provincial irrestricta para todo tipo de especies no sometidas al proceso de cuotificación, sin desmedro de CITC propias”, dice la redacción.

La ley actual dice que no se podrán otorgar más de 37 permisos de pesca para la flota amarilla, mientras que este proyecto eleva ese número a 40 y la exclusividad para entrar al AIER. “Los propietarios y/o armadores de los barcos amarillos históricos de rada a ría y/o costeros, cuya eslora de arqueo total sea de hasta 21 metros de eslora, operarán en el Área Interjurisdiccional de Esfuerzo Pesquero Restringido. El número máximo de permisos y/o habilitaciones de esta flota será de cuarenta”.

Se menciona también que habrá hasta 26 permisos de buques fresqueros colorados de hasta 40 metros de eslora con licencias de pesca atados a plantas de procesamiento. También se fija en 56 los permisos provinciales para buques congeladores. En tanto, se autoriza la emisión de 38 permisos para la flota artesanal, a la que además se le habilita aumentar la eslora de 9,90 metros a 10,50 metros.

Blanqueo de los VACOPA

El mismo Artículo 34, definitivamente uno de los ejes de este proyecto de ley, en su inciso 2.4 avanza en otorgarle derechos extraordinarios a barcos que han estado atados a la presunta ‘pesca experimental’ de variado costero, cuando en realidad siempre pescaron langostino y no las especies que debían ‘investigar’.

Bajo la figura de “Permiso Provisorio de Pesca” se “habilita el acceso al caladero para extraer recursos vivos del mar en los espacios marítimos bajo jurisdicción provincial. A estos permisos se les adicionará una autorización de captura provincial irrestricta para todo tipo de especies no sometidas a proceso de cuotificación, sin desmedro de CITC propias”, describe.

Con este paragua normativo “obtendrán también esta categoría (Permiso Provisorio) los permisos de pesca aprobados por el Plan de Investigación para el Desarrollo de una Pesquería Sustentable de Variado Costero Patagónico (VACOPA) cuyos permisionarios pasarán a detentar el carácter de titulares de un permiso de pesca de flota amarilla hasta 21 metros de eslora. En estos casos, el actual permisionario debe ser una persona física o jurídica con residencia o domicilio legal en la provincia del Chubut”, cita el ítem por el cual se transparenta y crean nuevos permisos de flota amarilla.

Estos son sólo algunos de los temas que conforman el proyecto de nueva Ley de Pesca de Chubut que el gobernador Mariano Arcioni firmó como propio y elevó a la Legislatura para su tratamiento. El debate aún no empezó, pero la multiplicidad de intereses en juego promete posicionamientos fuertes, hasta la concurrencia a la vía judicial.