21/12/2020
El CFP presentó el estado y la captura máxima para varias especies

En la última acta de 2020 del Consejo Federal Pesquero se tomó conocimiento de la situación de la merluza hubbsi, negra, de cola, polaca, vieira, abadejo y centolla, como así también de los requerimientos particulares realizados para cada una de ellas.

Revista Puerto - Abadejo

No se repetirá la prospección de abadejo en enero.

Por Karina Fernández

Antes de que termine el año los consejeros realizaron varias reuniones de comisión de seguimiento de merluza hubbsi, merluza de cola y polaca, en las que se planteó la situación biológica, los reclamos del sector empresario, las medidas de manejo recomendadas que deben mantenerse y aquellas que están pendientes de cumplimiento. También se establecieron las capturas máximas para estas especies y para la merluza negra, la vieira y la centolla. En el caso del abadejo, se desestimó la solicitud del sector empresario de prospectar en enero, pero se propuso explorar fuera de la Zona Económica Exclusiva para ampliar el conocimiento del recurso.

Se realizó la reunión de la Comisión de Seguimiento de merluza hubbsi en la que se presentaron los datos de la pesquería desde 2018 a 2020, evidenciando el corriente año el nivel más bajo de capturas con 252 mil toneladas, contra 269 mil de 2018 y 314 mil de 2019.

Según hicieron constar los consejeros en el acta, el INIDEP presentó el estado de situación del recurso en el stock sur y datos preliminares de 2020 estarían evidenciando una tendencia creciente en la abundancia y una disminución en la mortalidad promedio de las edades 3 a 6. Respecto del sector norte, también señalaron que se ha observado un aumento de la biomasa y una disminución en la mortalidad de adultos y juveniles.

Las investigadoras, que otra vez debieron suspender las imprescindibles campañas en este año, han recordado a las autoridades que a pesar de estos signos positivos es necesario continuar con la implementación de las medidas de manejo vigentes y de los controles asociados a la actividad de las flotas merlucera y langostinera.

También se escucharon fuertes reclamos sobre la importancia de avanzar en la selectividad y reducción del descarte. En ese sentido, desde el INIDEP recordaron que está pendiente la realización de un taller sobre metodologías de estimación de bycatch y descarte, y el trabajo de los observadores a bordo.

A la hora de establecer una captura máxima, desde el INIDEP se recomendaron distintos escenarios dependiendo del nivel de recuperación y plazo que se paute como objetivo. Para el sector norte recomendaron no superar las 40 mil toneladas y desde el CFP se establecieron 42 mil. Para el sector sur el margen de explotación se estableció entre 273 mil y 339 mil toneladas y el CFP la fijó en 305 mil toneladas.

Merluza de cola y polaca

La Comisión de Seguimiento de esta especie también se reunió y se realizaron presentaciones sobre su estado. Las capturas de merluza de cola vienen disminuyendo desde 2018, cuando se capturaron 38 mil toneladas, pasando luego a 36 mil y finalmente este año concluye con 31 mil toneladas descargadas. En cuanto al informe de exportaciones se comunicó que, a fin de mejorar las estadísticas, se propuso gestionar la apertura del nomenclador para diferenciar las exportaciones, de merluza de cola, surimi y polaca que hoy no son discriminadas.

Desde el INIDEP informaron, según consta en el acta, que los niveles de las biomasas total y reproductiva evidenciaron tendencias ascendentes que ubican actualmente al recurso en un nivel levemente por encima del Punto Biológico de Referencia Objetivo.

Los investigadores informaron que planean realizar actividades para identificar los grupos poblacionales y que se está trabajando junto a IFOP de Chile para mejorar el conocimiento sobre la especie. En ese sentido expresaron su voluntad de realizar una revisión por pares de la evaluación del recurso con expertos de Argentina, Chile y Estados Unidos, durante 2021. Por último, se hizo hincapié en la importancia de proseguir en las investigaciones sobre selectividad junto con la industria.

Las capturas máximas recomendadas se ubicaron, según el objetivo de recuperación en el corto y mediano plazo, entre 58 mil y 109 toneladas. Los consejeros terminaron otorgando 70 mil toneladas para 2021. La flota en los últimos tres años no ha superado las 40 mil toneladas y los empresarios reiteraron la solicitud de revisar la normativa para que se les permita poner a disposición de la autoridad la cuota que no explotan sin penalización, “semejante al de la pesquería de merluza hubbsi”.

En la reunión de seguimiento de polaca se informó que las capturas han sido similares a las del año pasado, superando las 8 mil toneladas pero por debajo de las casi 12 mil capturadas en 2018. El INIDEP presentó un estudio de evaluación de abundancia de 33 años, basado en estadística, a partir del cual se observaría una tendencia creciente desde 2011 y reclutamientos variables asociados a valores de biomasas reproductivas también más elevadas. Desde el instituto recomendaron capturas de entre 16 mil y 20 mil toneladas y no superar las 23 mil toneladas y esta última fue la cifra que finalmente fijó el CFP fijo como captura máxima.

Merluza negra

La explotación de este recurso no ha variado en los últimos años, colocándose en los últimos tres por encima de las 3.500 toneladas y por debajo de las 4 mil. Los biólogos consideran que está en un estado de explotación plena y que la biomasa reproductiva estimada en 2019 se encuentra por encima del nivel límite, pero que aún no se ha logrado superar el punto biológico de referencia. Por tanto, recomendaron no superar las 3.700 toneladas al igual que en 2020. Ese fue el límite que también fijó el CFP.

Centolla

Al tratarse de una pesquería en etapa inicial se han recomendado capturas reducidas, que corresponden al 10 por ciento de la biomasa estimada a partir de campañas anuales. Sin embargo, como existe estabilidad en los indicadores de salud poblacional y pesquera, los investigadores no vieron inconveniente en aumentar el porcentaje de captura de un barco que lo solicitó. El Chiyo Maru podrá pescar 30 toneladas extras, pudiendo llegar a una captura total de 205 hasta el 31 de enero, lo que aumentaría en dos puntos y medio su límite. Pero es necesario que lleve observador, indicaron los biólogos. También se sugirió explorar otras cuadrículas para evitar el agotamiento de las agregaciones de centolla comercial y ahora el INIDEP trabaja en un plan de prospección que se conocerá el año que viene.

Como aún no ha terminado el análisis completo de la evaluación del recurso, se estableció una captura precautoria para 2021 en el área central de explotación de 1.500 toneladas, distribuidas en cuatro zonas de captura. En 2020 se capturaron 1.648 toneladas por debajo de las 2.300 capturadas en 2018 y 2019.

No habrá prospección de abadejo

Este año se capturaron 2.840 toneladas de este recurso, un 41 por ciento más que en 2019; ello en parte pudo deberse a la posibilidad de captura que tuvieron los armadores con la realización de prospecciones con buques comerciales. Este año, la Cámara de Armadores que nuclea al sector fresquero marplatense intentó repetir la experiencia, pero desde el INIDEP opusieron argumentos sólidos para dar un rotundo no por respuesta, aunque a la vez hicieron otra interesante propuesta.

Señalaron que no es necesario repetir la prospección en enero, porque ya se pudo conocer la estructura de longitudes, los estadios de madurez, los rendimientos y las proporciones de juveniles y adultos presentes en el sector donde pretende explorar la flota. Informaron, además, que por campañas anteriores se conoce que en los meses de verano el recurso se encuentra en reproducción, distribuyéndose más allá del área prospectada con una densa concentración de individuos maduros y hembras desovantes dentro de la veda.

Señalaron también desde el instituto que los datos sobre la abundancia del efectivo reproductor serán tomados, como ocurre habitualmente, en las campañas de calamar y merluza. Pero no cerraron la puerta a una nueva prospección; por el contrario, invitaron al sector a realizarla por fuera de la Zona Económica Exclusiva, cubriendo el área donde opera la flota extranjera. De esta manera se podría conocer la estructura poblacional del abadejo que allí se distribuye y del que no se tiene registro. El Consejo solicitó que se elabore un plan de prospección.

Vieira

El INIDEP realizó las recomendaciones de captura de esta especie para el primer semestre, fijando para la Unidad C un límite de 450 toneladas; para las unidades de manejo F y G fueron 4.000 toneladas y para las unidades A, H, I y J se recomendó una captura de 500 toneladas, manteniéndose las subáreas vedadas actualmente.

Para las unidades de manejo D y E se recomendó mantener cerrada el área hasta se cuente con el informe de evaluación que estará disponible en marzo próximo. Y para el caso de las importantes unidades de manejo A y B también se recomendó mantenerlas cerradas hasta la conclusión del informe que está previsto para la última semana del año. Pero como el Consejo no volverá a funcionar hasta fines de enero, su resolución quedaría pendiente hasta entonces.