14/12/2020
El langostino del paralelo 41 puede ser una herramienta para generar empleo en Mar del Plata

Carlos Liberman participó del acto de bautismo del Mar Argentino y mantuvo un contacto breve con medios de prensa. “Por primera vez se demoró la apertura en esa zona para evitar la captura de hembras impregnadas”, dijo el Subsecretario. Paréntesis tras las fiestas y aislamiento en la previa de la zafra de calamar.

  • Revista Puerto - Bautismo del BIP Mar Argentino - 02

    El ministro Basterra y su particular look para el acto protocolar fue la sensación del evento.

  • Revista Puerto - Bautismo del BIP Mar Argentino - 05
  • Revista Puerto - Bautismo del BIP Mar Argentino - 04
  • Revista Puerto - Bautismo del BIP Mar Argentino - 03
  • Revista Puerto - Bautismo del BIP Mar Argentino - 06
  • Revista Puerto - Bautismo del BIP Mar Argentino - 07
  • Revista Puerto - Bautismo del BIP Mar Argentino - 08
  • Revista Puerto - Bautismo del BIP Mar Argentino - 09
  • Revista Puerto - Bautismo del BIP Mar Argentino - 10

En el marco del acto de bautismo del “Mar Argentino”, el nuevo buque de investigación que el INIDEP construyó en Armón, Vigo, que se realizó el viernes en la Base Naval Mar del Plata y que encabezó el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, el subsecretario de Pesca, Carlos Liberman analizó la coyuntura del sector pesquero en un año 2020 dominado por la pandemia.

“El sector tiene que estar preparado para seguir combatiendo la pandemia. Termina el año pero no la pandemia”, subrayó el Subsecretario una vez finalizada la ceremonia, que tuvo como dato anecdótico que la botella de champagne no pudo romperse tras varios intentos de golpearla contra el casco del buque.

“Afrontamos con compromiso y determinación todo el tema referido al covid. En materia de transporte, logístico, de precios. Para el año que viene hasta tanto la pandemia deje de ser un riesgo, deberemos seguir cumpliendo los protocolos, seguir organizados”, dijo Liberman.

Un rato antes, cuando hizo uso de la palabra durante el acto, el Subsecretario había dicho que “en este puerto se descargaron este año 30 mil toneladas más que el año pasado, teniendo que enfrentar esta pandemia el sector pudo sostener el empleo y las exportaciones, que significan ya más de 1.600 millones de dólares, y seguir generando alimento».

Claro que eso fue posible por la abundante zafra de calamar, un guiño de la naturaleza a los pescadores que nadie sabe si podrá repetirse el año que viene. Sobre la próxima zafra, Liberman reconoció que la idea de que comience el 16 de enero y no el 10 de enero fue para disminuir los riesgos de contagio.

“Cuando discutimos cuándo arrancar la zafra del calamar pensamos en el 16 de enero y no del 10 porque lo natural durante las fiestas es que, si bien todos nos tenemos que cuidar, al haber reuniones sociales, puede haber algún contagio. Por eso queremos que en el medio haya un espacio temporal para cumplir los controles de PCR, hacer la cuarentena y cuando embarquen, lo hagan con la máxima seguridad”, remarcó la autoridad de aplicación.

Liberman aseguró que generar mayor trabajo en tierra sigue siendo su desvelo, como lo fue al momento de asumir la gestión. “Se ven algunos signos del inicio de un proceso para revertir lo que han sido todos estos años en Mar de Plata. En el caso del calamar modificamos la normativa que regula el compromiso de reprocesar en tierra parte de la captura. Tienen que cumplir esa obligación. El sector tiene hasta febrero para reprocesar en tierra. Deben acreditar el reproceso”, afirmó.

Por otro lado, el Subsecretario puso el foco en el langostino y destacó su rol como generador de trabajo en Mar del Plata. “La industria marplatense no estaba habituada a trabajar el langostino y este año llegó mucho marisco para reprocesar en frigoríficos locales. Cuidamos las concentraciones sobre el 41° S porque entendemos que puede ser muy útil para generar trabajo en Mar del Plata”.

En ese sentido advirtió que el año pasado “se pescaba a partir de febrero y este año diferimos la apertura para mediados de abril para proteger el ciclo reproductivo que venía retrasado como en el resto de la zona de distribución. Es la primera vez que se toma esa medida, que se lo pesque cuando el porcentaje de hembras impregnadas o maduras haya descendido, además sin afectar tanto a la merluza”.

Liberman reconoció que “tomar esa decisión requirió de consensos, no solo en l CFP sino con todo el sector. Abrimos el 18 de abril. Antes ni siquiera tenía fecha de inicio, se pescaba libremente y se pescaba con un 53 por ciento de hembras impregnadas. Esa inversión en biología es generar ganancia productiva. Si el langostino del 41° S desova sin presión pesquera, puede ampliar su abundancia en el horizonte de la pesquería y Mar del Plata tendrá mayores posibilidades de trabajo”, insistió.

Por último el Subsecretario se refirió a la situación de la merluza y anticipó cambios en la estructura de reintegros. “La merluza afrontó un desafío colosal por la pandemia y la caída del precio. Se llegó a vender a 2.290 toneladas. Es el momento menos propicio en la historia de la merluza. Pero hemos dado un primer paso, insuficiente pero es el primer paso: estratificamos los derechos de exportación. Estoy trabajando en una estructura que me permita modificar el esquema de reintegros. Un primer paso no es el último paso para revertir esta tendencia que afecta a Mar del Plata”.

La charla no pudo extenderse más porque la comitiva oficial ya estaba a bordo del Federico C, amarrado sobre la Escollera Norte. Y esperaban al Subsecretario de Pesca para comenzar la recorrida.