24/12/2020
Los obreros navales despiden el año analizando medidas de fuerza

En Mar del Plata los trabajadores bajo el Convenio Colectivo 603 reclaman un 30% adicional de recomposición salarial a la Cámara de la Industria Naval de Mar del Plata, desde donde ofrecieron un 8% y sumas fijas. Reunidos en asamblea podrían definir medidas de fuerza para los próximos días.

Revista Puerto - SAON - 02

El año 2020 termina con una puja salarial no resuelta entre los obreros navales bajo el convenio colectivo 606 y la Cámara de la Industria Naval de Mar del Plata para terminar de cerrar el segundo tramo de la paritaria, tras el acuerdo parcial del 32% en dos cuotas acordado en el mes de agosto pasado.

Las partes pasaron a un cuarto intermedio este miércoles luego que los referentes paritarios y representantes del Sindicato Argentino de los Obreros Navales (SAON) rechazaran la oferta mejorada que trajeron representantes de la patronal y que consistía en un 8% en tres cuotas y sumas fijas adicionales para completar el esquema de actualización del 2020.

Los trabajadores, que ya habían rechazado una oferta del 6% que la cámara propuso pagar en tres cuotas consecutivas entre diciembre y febrero, desarrollaban una asamblea al cierre de esta edición en que si bien había posturas encontradas sobre las medidas de acción directa que se analizaban, había una comunión en aplicar un plan de lucha.

“Los compañeros están desilusionados con esta oferta y es posible que se ponga fecha para una medida de fuerza”, anticipó Jorge Matías, delegado paritario y quien participa de las negociaciones que promueve el Ministerio de Trabajo, ante la consulta de REVISTA PUERTO.

Desde la patronal muestran el índice con la evolución de la inflación que en los primeros once meses del año todavía no alcanzó el 36%. “Ya entregamos un 32% que con algunas sumas fijas llega cerca del 40%. No creemos que ese 30% adicional que están pidiendo sea compatible con la realidad”, aseguran desde la cámara que agrupa a la mayoría de astilleros y talleres navales de la ciudad.

SPI queda afuera porque tiene otro convenio con la ABIN que actualiza el segundo tramo en el mes de enero.

Los trabajadores aseguran venir juntando bronca desde que se cerró el primer tramo del acuerdo porque no pueden dejar plasmada una recomposición salarial que vaya más allá de las actualizaciones anuales.

“Volvieron a ofrecer sumas fijas: mil quinientos pesos en diciembre, mil en enero y quinientos creo en febrero. No le presté atención porque los compañeros ya no quieren saber nada con las sumas fijas. Quinientos pesos vale un kilo de asado y eso quieren dar como un adicional en un mes”, amplió Matías.

En la audiencia del martes hubo alguna declaración de parte de un representante de la cámara que no cayó bien entre los trabajadores y la cuerda entre las partes se tensó como no ocurría desde hace años en este sector de la industria.

Desde la cámara se toman de lo firmado por el SAON con la Cámara de Armadores y CaIPA por los obreros navales que trabajan en talleres de empresas pesqueras. Este grupo firmó un 45%, luego que se le aplicara el mismo esquema que las cámaras armadoras convinieron con los demás gremios marítimos: 30% en el primer semestre y un 15% adicional en el segundo.