03/12/2020
Malestar de estibadores eventuales por la entrega de nuevas habilitaciones

En el puerto de Mar del Plata los trabajadores analizan medidas de fuerza como protesta por el ingreso de nuevos estibadores de empresas de servicios que no fueron aprobados por el Directorio. Piden que se vuelva a conformar la mesa de trabajo multisectorial.

Revista Puerto - Mar del Plata - Estibadores eventuales - 02
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

Desde el Centro de Contrataciones que reúne a estibadores eventuales en el puerto de Mar del Plata dejaron trascender el malestar por la entrega de nuevas habilitaciones de trabajo a estibadores socios de empresas de servicios que prestan esa tarea en los muelles de la terminal marítima local, sin la correspondiente autorización del Directorio.

Javier Anicas, secretario de la Asociación Civil que agrupa a los eventuales, refirió que ya emitieron diez autorizaciones y hay un listado de otras cincuenta personas más que se habilitarán próximamente, violando lo dispuesto por la Resolución 220/2009 que regula el funcionamiento de este servicio y la manera en que se incorporan nuevos socios a las cooperativas de estibaje.

“Las nuevas plásticas las debe autorizar la Comisión de Estiba y luego el Directorio del Consorcio aprueba el ingreso. Acá no se cumplió ninguno de los dos requisitos y sin embargo desde el área Operaciones del Consorcio nos confirman la entrega”, dijo el estibador.

Un grupo de estibadores se había reunido con Gabriel Felizia la semana pasada. El presidente del Consorcio les había garantizado que no estaba prevista la entrega de nuevas habilitaciones hasta el año que viene, una vez comenzada la zafra de calamar.

Pero el viernes pasado los estibadores comprobaron que en la descarga de un buque congelador de la empresa Solimeno, servicio a cargo de Cootraport, ya había tres estibadores con plástica flamante. “Nos dijeron que era un acuerdo de la gestión Merlini para darle a todas las cooperativas entre seis y diez nuevas plásticas. Consideramos que atentan contra nuestro trabajo en épocas en que el trabajo justamente es lo que falta”, subrayó Anicas.

Los eventuales son un grupo de casi cien estibadores que son contratados mayoritariamente por la empresa Pequeña Marina y en menor medida por las cooperativas, las cuales reúnen entre todas algo más de quinientos estibadores, monotributistas pero también afiliados al Sindicato Único de Portuarios Argentinos (SUPA).

En una de las últimas asambleas generales convocadas por el gremio hace unos años los afiliados decidieron eliminar el sistema de listas rotativas para convocar al personal eventual y pasaron a una designación individual.

La cantidad de eventuales que convocan en cada turno de trabajo ha ido variando con el correr de los meses, aunque la constante es la disminución de trabajadores. Las cooperativas que trabajan en el congelado convocan a socios de otras cooperativas que se dedican al fresco para mejorar sus ingresos a partir de la caída de la actividad que se registra en los muelles donde opera la flota fresquera.

Entre los estibadores eventuales comenzaron a evaluar posibles medidas de acción directa para frenar el ingreso de nuevos trabajadores. Incluso no descartaron hacerlo en estos días aunque la llegada del Géminis, el congelador de Iberconsa, los hizo desistir por ahora.

“Son más de mil toneladas que representan las pocas chances de trabajo que tenemos” dijo Anicas, quien aseguró que las empresas cooperativas “no tienen palabra” y pidió que regrese la mesa de trabajo de la que participaban todos los actores involucrados para encauzar el problema.

La última vez que hubo tensión por este tema se había rubricado un acta en que las cooperativas se comprometían a integrar sus manos de trabajo con personal eventual.  “El que menos cumple ese compromiso es Hipocoop. Ellos por ejemplo en cada turno de 6 horas debería llevar quince estibadores eventuales pero lleva uno solo. El resto es de ellos mismos o de otras cooperativas”, especificó.