15/12/2020
Quejas de afiliados del SiMaPe por mala liquidación en zafra de langostino

Un marinero ganó 114 mil pesos menos por hacer el mismo trabajo, en el mismo barco pero con otro convenio.

Revista Puerto - Langostino - 03
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

Hicieron la denuncia ante el Ministerio de Trabajo por la decisión de tres empresas de liquidar bajo convenio CAPECA. Un marinero del tangonero Xeitosiño percibió 114 mil pesos menos de una marea a otra. Desde la empresa aseguraron que hubo diferencias en el tipo de producción.

La decisión de las empresas Solimeno, Moscuzza y Xeitosiño de abandonar el convenio 580/10 que CEPA firmó con el SiMaPe, el cual sigue vigente, y adherir al firmado por el SOMU con CAPECA y que permitió este año destrabar el inicio de la actividad en aguas nacionales para la flota tangonera congeladora, genera distorsiones en la liquidación de haberes para un grupo de marineros marplatenses.

REVISTA PUERTO tuvo acceso a un recibo de sueldo de un marinero de la empresa Xeitosiño que se embarcó en el tangonero homónimo en la marea 38, la cual fue liquidada por el convenio de CEPA y tuvo un salario de bolsillo de 321.580 pesos por 165 toneladas de langostino.

Para el mismo marinero, embarcado para realizar la marea 39, que fue más fructífera en cuanto a la producción, ya que se capturaron y procesaron 176,2 toneladas del marisco, el salario que llegó a su bolsillo fue más escaso: 207.217 pesos.

Desde la empresa armadora minimizaron esa diferencia. Aseguraron que la marea 38 se realizó en mayo sobre el 41° S. La misma tuvo un 16% de cola, subproducto que tuvo un incentivo salarial. El resto se completó con L1, 56% y L2, 28%. Para la marea 39 explicaron que la producción se conformó con ejemplares L1, 34%; L2, 52%; L3, 11% y colas, 3%.

Desde el sindicato marítimo de pescadores aseguraron que la rebaja se repite en una veintena de marineros afiliados al SIiMaPe que se embarcan en el Xeitosiño y en menor medida en los barcos tangoneros de Moscuzza y Solimeno porque estas empresas mayormente convocan a marineros de otras provincias, aunque con el mismo impacto salarial.

“Hicimos las denuncias pertinentes al Ministerio de Trabajo de la Nación y se han llevado a cabo algunas audiencias, pero todavía sin resultados satisfactorios”, señala Martín Yocca, abogado del SiMaPe. “Las empresas no pueden aplicar un convenio que el SiMaPe no firmó”, amplió el letrado.

En realidad, CAPECA aplica el acta que firmó con el SOMU en agosto pasado, la cual no ha sido homologada en el Ministerio de Trabajo. Es la que contiene la rebaja del valor del dólar como referencia para liquidar la producción.

En el Ministerio de Trabajo, la semana pasada, el SiMaPe tuvo una audiencia con los apoderados de Xeitosiño SA, tal como anteriormente había tenido con representantes de Solimeno y Moscuzza, para tratar de llegar a un acuerdo y que las empresas paguen la diferencia.

Xeitosiño pidió declinar la instancia administrativa porque consideran que el CCT aplicado es el correcto y “que no hay diferencias a liquidar”, según consta en el acta de la audiencia del 12 de diciembre, bajo el expediente 81488455.

Desde CAPECA y CAPIP buscan a Juan Navarro, el secretario de Pesca del SOMU, para que homologue el acta, cosa que hasta ahora no ha ocurrido. En el contexto que atraviesa el gremio de obreros marítimos, con el malhumor que también hay entre sus afiliados por esta rebaja salarial y las elecciones del año que viene, esa firma difícilmente se rubrique a instancias del Ministerio de Trabajo.

Como una forma de acercar posiciones, la cáscara vacía que parece ser CEPA ofrece al SOMU firmar un básico de 24 mil pesos para los factorías merluceros. El SiMaPe ya firmó con CEPA un básico de 22 mil. “Nosotros tenemos un convenio vigente. A lo sumo podemos discutir mejoras, pero tienen que liquidar todo por ese convenio, también los tangoneros”, dice Yocca.

En su momento desde CEPA plantearon que los reclamos del SiMaPe estaban mal encuadrados, que no era el Ministerio de Trabajo el ámbito propicio sino la justicia administrativa. “Si esto no se arregla iremos a la justicia pero, sobre todo, si no se arregla, seguramente no arranque la zafra 2021”, anticipó Yocca.

Para el SiMaPe los convenios con CAPECA y con CEPA plantean obviamente valores diferentes para la producción, pero también difieren en la forma en que se liquida el medio aguinaldo. Mientras en CAPECA sacan un promedio de los seis meses, el de CEPA se calcula con el mejor mes del semestre. El descontento de los trabajadores tendrá una reedición en estos días cuando miren el recibo del SAC.