01/02/2021
Artesanales denuncian cierre de servidumbre de paso en Playas Blancas

Playas Blancas se ubica en el Golfo San José en proximidad de playa Larralde. Es un lugar utilizado desde hace décadas por los pescadores artesanales. Advierten que el propietario de un campo cortó el ingreso con un zanjeo violando la normativa.

Revista Puerto - Chubut - Playas Blancas - 02
Por Nelson Saldivia

Los pescadores artesanales del Golfo San José visibilizaron en las redes sociales lo que consideran un nuevo atropello hacia el sector al coartárseles el ingreso a Playas Blancas. Advierten que el propietario de uno de los campos de la zona procedió a realizar un zanjeo de 30 metros de largo por 1,5 metros de profundidad para bloquear el paso y acceso a la costa.

Sostienen que se viola la ‘servidumbre de paso’, que es un derecho real que limita una propiedad al obligarla a dar camino y paso de entrada o salida, en este caso a las playas, al tiempo que señalan que este tipo de acciones van en contra del Plan de Manejo del Área Natural Protegida Península Valdés y cuestionan, en tal sentido, la inacción de la administradora de la reserva.

El Golfo San José comprende un conjunto de playas arenosas encadenadas, ubicadas sobre las costas este y sur, que incluye a las playas Bengoa, Punta Conos, Fracasso, Larralde, Blancas, Iriarte, Isla de los Pájaros y Riacho San José, separadas entre sí por costas rocosas. Parte de ellas es de uso de los pescadores artesanales para su ingreso al mar para la extracción de mariscos por buceo o la pesca de pejerrey, tal como lo hacen desde hace décadas.

Uno de los referentes de la actividad, el pescador artesanal Luis De Francesco, manifestó sus cuestionamientos al dueño de los campos de la zona. “Las playas no son de su propiedad hasta la línea más alta de marea, es decir, lo que planteamos siempre, se nos bloquea el derecho a trabajar. Este señor Ferro ha provocado además un daño ambiental con el movimiento de suelos que realizaron con máquinas, dentro de un área natural protegida por ser patrimonio de la humanidad”, argumentó.

“Esta es una zona que cuenta con un plan de manejo y existe una Administradora de Península Valdés, pero esta gente se maneja así, corta la servidumbre de paso sin ninguna autorización”, reprochó.

La semana pasada constataron que se ejecutó una zanja de aproximadamente 30 metros realizada con máquinas topadoras. “Por ser una reserva natural protegida está prohibido el movimiento de suelo. Esto además genera contaminación visual y daño al medio ambiente”, explican los pescadores artesanales al hacer público lo ocurrido y plantear que las autoridades provinciales exijan la reapertura de ese sector.

“Alguien autorizó el ingreso de esos equipos pesados que requieren autorización expresa para su ingreso a la Península. Por un lado, se dice que no se puede sacar ni una rama de la flora autóctona, pero con el paso de topadoras provocaron daño al ambiente, desde el punto de vista ecológico”, analizan.

Asimismo, anticiparon que esta semana harán presentaciones ante la Administradora de Península Valdés para que se retrotraiga el bloqueo de acceso a Playas Blancas.

“Es usada por los pescadores artesanales para la pesca del pejerrey desde hace décadas. Hasta cuándo vamos a seguir aguantando tanto atropello a la libertad de trabajar dignamente”, se preguntó De Francesco, quien lamentó la inacción de organismos como la Administradora de Península, el Ministerio de Medio Ambiente y Áreas Protegidas. “Todos miran para otro lado”, aseguró.