05/02/2021
Camarones pide cuatro permisos de fresqueros de altura

El planteo llegó a la Legislatura de Chubut. La Intendente fundamenta que la localidad portuaria ha sido relegada en el desarrollo pesquero y sería una reparación histórica que se asignen cuatro licencias provinciales. Serían para buques fresqueros de altura que deban descargar materia prima en ese puerto.

Revista Puerto - Bahia Camarones - 01
Por Nelson Saldivia Fotos de archivo

La intendente de Camarones, Claudia Loyola, envió a la Legislatura de Chubut un planteo para que se ponga en análisis la creación de nuevos permisos de pesca y que cuatro sean asignados para buques fresqueros que operen desde esa localidad portuaria.

El pedido es por «cuatro permisos de pesca para buques fresqueros de altura con sus correspondientes cuotas de extracción de langostino y pescado variado, con asiento en el puerto de Camarones y de obligación de descarga en dicho puerto», señala la propuesta elevada a la Cámara de Diputados.

«Esta solicitud se fundamenta en que nuestro Municipio necesita imperiosamente poder contar con herramientas que posibiliten el desarrollo económico y social de nuestra población», argumenta Loyola.

Expresa como fundamentos además que «Camarones es una comunidad de 1.800 habitantes cuya actividad tradicionalmente ha sido la ganadería, siendo la mayoría de la población empleada pública con todas las limitaciones de desarrollo que ello implica, lo cual ha condenado históricamente a nuestra comunidad al subdesarrollo y al empobrecimiento de sus habitantes», dice otro tramo de la presentación.

«Pese a que somos el único poblado costero entre Rawson y Comodoro y que contamos con un puerto en funcionamiento, no existe un solo permiso de pesca otorgado que tenga asiento efectivo en la localidad, lo cual veda a los camaronenses el acceso a los recursos marítimos y permite que se reproduzca un círculo vicioso de explotación de recursos naturales que generan enormes riquezas y desarrollo en otras localidades, pero con la contracara de generar empobrecimiento a nuestra comunidad al no poder acceder a los mismos», se señala como crítica al desarrollo pesquero provincial. «Es así que todos se benefician de los recursos adyacentes a Camarones y su puerto, pero ningún habitante de Camarones se puede beneficiar con los mismos», añade.

Loyola sostiene que la asignación de permisos de pesca a ese puerto atraería inversiones a la localidad con la consecuente generación de empleo. «Esta situación tiene como consecuencia la imposibilidad de generar proyectos productivos sustentables en el tiempo que favorezcan el desarrollo económico y personal de los camaronenses, lo cual impulsa a que los jóvenes abandonen nuestra querida localidad y pasen a engrosar las barriadas de las grandes ciudades de nuestra provincia, generando el éxodo involuntario», describe.

Por otra parte, sostiene que el planteo se enmarca en los fundamentos de la actual ley pesquera IX N° 75 «contribuyendo a una correcta política de desarrollo pesquero, social y económicamente sustentable, que brindará la máxima renta social derivada del aprovechamiento integral de los recursos vivos del mar, procurando la radicación efectiva y permanente en el territorio provincial de empresas pesqueras que promuevan fuentes de trabajo estable, duradero y calificado».

La jefa comunal manifiesta en la presentación ante los diputados que «existen antecedentes de empresas pesqueras que hace ya muchas décadas se radicaron en Camarones a fines de obtener permisos de pesca, pero que una vez que los obtuvieron abandonaron la localidad sin generar ningún tipo de beneficio social o económico en la misma. Esta vulneración de la finalidad de la ley no se puede volver a permitir, razón por la cual es que peticionamos que el otorgamiento de los permisos sea para el Municipio, quien luego determinará las condiciones para que empresas radicadas en la localidad puedan hacer uso de los mismos en mayor provecho de la población».

En tanto, se indica que «existe también como antecedente del despojo que sufrió Camarones, la quita por parte de la Secretaría de Pesca de dos permisos que se encontraban radicados en esta localidad, los cuales fueron reasignados a terceros radicados en otras localidades, una vez más en perjuicio de nuestros vecinos», reprocha Claudia Loyola.

Finalmente, manifiesta que el otorgamiento de permisos «posibilitará que las dos empresas pesqueras radicadas actualmente en nuestra localidad cuenten con la materia prima de la que hoy carecen para poder producir y así generar empleo en beneficio de los camaronenses, ello sin perjuicio de que luego se radiquen nuevas empresas para favorecer la finalidad perseguida, cual es el desarrollo económico y social de Camarones», y en ese marco se argumenta que tales licencias aportarán a «una reparación histórica y social que requiere esta comunidad», concluye.