24/02/2021
Langostino: empieza a declinar la temporada de Rawson

El mal tiempo complicó las capturas que se derrumbaron en febrero, aunque aún quedarían días de pesca. La zafra cerrará con desembarques superiores a las 50 mil toneladas. Por las condiciones y el contexto global atípico admiten que ha sido una temporada relativamente buena.

Revista Puerto - Rawson - Langostino - 02
Por Nelson Saldivia Fotos de archivo

La pesquería de la especie Pleoticus muelleri en jurisdicción de las aguas de Chubut empezó a mostrar signos de ingreso en la etapa de final de temporada. Si bien durante casi todo febrero no se pudo pescar de manera regular y sostenida principalmente por mal tiempo, y en esas condiciones a los barcos les cuesta completar bodega, estiman que podrían quedar unos días de mejores rendimientos, aunque coinciden que por la fecha calendario la temporada entra en tiempo de descuento.

En esta última semana de febrero, el pronóstico permitiría tener un panorama más claro del estado del recurso en la medida que se puedan hacer lances con regularidad.

Por un lado, están quienes consideran que la temporada ya está prácticamente terminada, y otros, que abrigan esperanzas respecto a que aún quedan días o semanas de pesca, pero se verificará si se mantienen las buenas condiciones de tiempo para operar.

Con todo, la temporada 2020/2021 de las flotas amarilla y artesanal concluirá con capturas superiores a las 50.000 toneladas de langostino. Esto en función que la zafra se abrió formalmente en noviembre pasado, mes en el que se desembarcaron capturas por 9.627 toneladas, duplicándose en diciembre con descargas de marisco por 17.927 toneladas.

La estadística oficial de descargas marítimas en el puerto de la capital de Chubut indica que el mejor mes de la temporada ha sido enero con 19.054 toneladas.

En febrero, si bien la información oficial no está actualizada, la realidad es que las capturas se derrumbaron, porque en las tres primeas semanas de febrero no se pudo trabajar en forma continua. El mal tiempo dispersó el recurso y fue más complicado encontrar buenas concentraciones los días posteriores que se pudo salir a operar.

El año pasado se cerraron los despachos de pesca a mediados de marzo, cuando empezaban a tomarse recaudos por la pandemia. La evolución de las capturas de los próximos días será determinante para que la autoridad de aplicación defina la continuidad o cierre de la operatoria pesquera.