23/03/2021
Desembarques de febrero y exportaciones de enero

El informe de coyuntura de la Subsecretaría de Pesca muestra una baja en las capturas del 8% en los dos primeros meses del año comparado con 2020. Las exportaciones cayeron un 8% en volumen y un 18% en recaudación.

Revista Puerto - Abadejo

Los datos oficiales de desembarques para el mes de febrero exhiben una caída del 8% siendo la merluza y el langostino las especies más afectadas, mientras que el calamar muestra una suba en los desembarques comparados con el mismo periodo del año pasado. Las primeras exportaciones del año también muestran bajas, en volumen en el orden del 8% pero en divisas del 18%, dado que varios productos sufrieron bajas en el precio.

Según los registros oficiales de desembarques al 28 de febrero se declararon 124.885 toneladas, quedando por debajo de las cifras de 2020. En el caso de la merluza hubbsi las capturas disminuyeron un 23%, pasando de 31 mil a 24 mil toneladas. El langostino corrió con una suerte similar: los desembarques cayeron un 21%, arañando las 31 mil toneladas. En el caso del calamar las capturas fueron mejores a las del 2020 para este período. Las 51 mil toneladas declaradas implican un aumento del 5%.

La merluza negra paso de más de mil toneladas a 761, registrando una caída del 32% y la merluza de cola, en cambio, creció en desembarques un 243% con declaraciones por 5 mil toneladas. De abadejo se llevan descargadas solo 300 toneladas y esto implica una baja del 40%. En el caso de las rayas la caída fue del 50% con declaraciones por casi mil toneladas.

La vieira y la centolla bajaron sus rendimientos pero en menor medida. En ambos casos los desembarques cayeron en torno del 3%, declarando 827 toneladas de la primera y 407   toneladas de la segunda. La corvina sufrió una baja del 45%, declarándose 982 toneladas desde el 1 de enero al 28 de febrero, período analizado en todos los casos.

La flota que declaró los mayores volúmenes de captura fue la potera con 43 mil toneladas, seguida por los costeros con 32 mil toneladas y en tercer lugar los fresqueros que declararon 23 mil toneladas. Los congeladores se ubicaron por debajo con 15 mil toneladas, superando a los de rada o ría que este año solo llevan declaradas 2.600 toneladas, muy por debajo de las 8 mil toneladas promedio descargadas en los últimos dos años.

A pesar de la menor afluencia de poteros, Mar del Plata sigue ocupando el primer lugar en descargas con 39 mil toneladas, unas 11 mil toneladas menos que en 2020. En Rawson las descargas también disminuyeron; las 29 mil toneladas declaradas en 2021 representan una baja del 22% coincidente con la disminución en las capturas de langostino.

En Puerto Deseado, al contrario de lo que sucede en Mar del Plata, el arribo de los poteros les permitió mejorar el desempeño y llegaron a 21 mil toneladas, un 24% por encima del año pasado. En Puerto Madryn, se descargaron solo 2 mil toneladas menos, registrando 11 mil toneladas; y en Ushuaia los desembarques crecieron un 102% al llegar más de 9 mil toneladas. Comodoro Rivadavia también logró mejorar sus desembarques pasando de menos de 2 mil toneladas a más de 5 mil. Caleta Paula y San Antonio Oeste y Este, en cambio, cayeron en los desembarques colocándose en los últimos lugares.

Las primeras exportaciones del año

Las ventas en 2021 comenzaron por debajo de los valores del año pasado; se han exportado en total 25.669 toneladas por 104.425.000 dólares. En volumen esto representa una caída del 8% y en divisas del 18% respecto de enero de 2020.

En el caso de la merluza hubbsi se necesitó exportar un 34% más en volumen para mejorar la recaudación en un 12,5%, dado que el precio promedio ha caído un 16%. En total se vendieron 7.700 toneladas por 14 millones de dólares a un precio promedio de 2.231 dólares la tonelada.  Los filets fueron los que sintieron el mayor impacto, siendo la caída en volumen de ventas del 2,6%. Pero el precio cayó un 7% lo que terminó dando por resultado una recaudación de casi 10 puntos menos, en comparación con el año pasado.

En el langostino no hubo variación en el precio promedio, manteniéndose en 6.483 dólares; pero sí hubo una baja en el volumen exportado del orden del 24% y por ende de igual magnitud en la recaudación. En total se exportaron 9.724 toneladas por 63 millones de dólares. Los langostinos enteros comenzaron el año con una baja en el volumen de exportaciones del 3% pero gracias al aumento del precio promedio, que se colocó en 5.800 dólares, la recaudación creció un 19,5%. En el caso de las colas, las ventas cayeron un 35,5% en volumen y un 38% en dólares, ya que el precio promedio que se ubicó en 7 mil dólares tuvo una baja del 4%.

Para el calamar las primeras ventas tuvieron un fuerte aumento, aunque con volúmenes muy chicos. Se exportaron en enero 511 toneladas de las cuales 370 fueron en presentaciones de enteros, 65 toneladas como vainas y 76 toneladas en tentáculos. La recaudación fue casi un millón y medio. El precio promedio se ubicó en 2.900 dólares, pero la diferencia la hicieron los productos procesados, dado que la tonelada de vaina se encuentra en 4 mil dólares y los tentáculos en 4.638 dólares. Comparando enero de cada año, en volumen las ventas crecieron un 544%, en divisas 790% y el precio promedio creció un 38%.

De merluza de cola no se han registrado ventas hasta el 31 de enero y en el caso de la merluza negra se registraron exportaciones por 480 toneladas a un valor de 12.286 dólares de precio promedio; estas cifras implican una baja en volumen del 3% y del 37% en recaudación dado que el valor de este preciado producto cayó un 35%.

En las rayas, el precio también sufrió una baja, en este caso del 7%; pero las ventas aumentaron un 64%, exportándose 136 toneladas por 365 mil dólares. En el abadejo el precio cayó un 40%; por tanto, aunque se exportó un 13% más en volumen, se recaudó un 32,5% menos en dólares. Las centollas, en cambio, que mantuvieron estable su precio promedio en 17 mil dólares la tonelada, tuvieron un aumento en las ventas del 37% en volumen y del 38% en recaudación. En total se han vendido 316 toneladas.

En cuanto al destino de las exportaciones, 2021 comenzó con una preponderancia del mercado español que ocupó el primer lugar con 4.734 toneladas por 24 millones de dólares. En la grilla es seguido por China que requirió 1.446 toneladas por casi 12 millones de dólares y en tercer lugar se ubicó Estados Unidos, que requirió casi el doble de toneladas que China pero desembolsó menos, apenas superando los 11 millones de dólares. Algo similar ocurrió entre Tailandia y Brasil: el primero requirió 1.400 toneladas por las que pagó 8 millones y medio de dólares, mientras el segundo compró 2.500 toneladas y pagó 6 millones de dólares. Por debajo de estos países se ubicaron por nivel de demanda Rusia, Perú, Italia, Indonesia y Japón en el décimo lugar.