30/04/2021
Emotiva botadura del barco Niño Jesús de Praga

En la mañana de ayer, en el Astillero Contessi se votó el séptimo barco que la armadora Ritondo, Salustio y Cicciotti construye en estas gradas en cincuenta años de relación con el astillero. “Es un barco especial”, reconoció Domingo Contessi. Hubo un momento para recordar a Enrique Godoy.

  • Revista Puerto - Mar del Plata - Botadura del Nino Jesus de Praga en Contessi - 02
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Botadura del Nino Jesus de Praga en Contessi - 03
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Botadura del Nino Jesus de Praga en Contessi - 04
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Botadura del Nino Jesus de Praga en Contessi - 05
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Botadura del Nino Jesus de Praga en Contessi - 06
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Botadura del Nino Jesus de Praga en Contessi - 07
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Botadura del Nino Jesus de Praga en Contessi - 08
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Botadura del Nino Jesus de Praga en Contessi - 09
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

El fresquero Niño Jesús de Praga fue botado en la mañana de ayer en gradas del Astillero Contessi en el marco de una ceremonia íntima, a partir de las restricciones sanitarias que impone el Covid; pero que el sol brillante de otoño que iluminó el varadero del astillero, lo llenó de calidez.

La emoción de las familias Ritondo, Sallustio y Cicciotti, tradicionales apellidos en los muelles de Mar del Plata, contagió a los directivos encabezados por Federico Contessi y trabajadores del astillero, así como al capitán del nuevo barco y a las autoridades que se hicieron presentes, quedando ello coronado en un aplauso cerrado en el momento en que la botella de champagne se rompió contra el casco de acero del fresquero de casi 27 metros.

El Niño Jesús de Praga forma parte de un nuevo prototipo diseñado por los ingenieros argentinos que integran el departamento técnico del Astillero. La obra construida durante la pandemia, contó con el financiamiento parcial del Banco BICE y la garantía del FOGABA.

El nuevo barco iba en principio a reemplazar al Tesón, de la misma empresa armadora; pero luego hubo cambio de planes y tras una negociación exitosa mediante, reemplazará al Simbad, un barco de mayor eslora construido en 1953, que era propiedad de South Fish, que cuenta con permiso irrestricto, por lo que se descuenta que el nuevo fresquero operará también al langostino.

“La entrega de este buque es un símbolo de la profundización del proceso de renovación de la flota pesquera argentina, ya que reemplazará a un buque con más de 60 años de antigüedad, pero no solamente por eso”, remarcaron desde el astillero luego de la ceremonia.

La armadora del nuevo buque fresquero, Ritorno, Sallustio y Cicciotti S.A. es una empresa que desde sus inicios reafirmó con hechos su compromiso con la industria nacional: el B/P Niño Jesús de Praga es el séptimo barco construido por este Astillero para esta firma a través de cincuenta años de relación comercial.

“Hemos crecido juntos, les estamos muy agradecidos por la confianza y más que clientes, son amigos y parte de nuestra familia” declaró emocionado Federico Contessi durante la botadura.

La relación comercial entre la armadora y el astillero comenzó en 1971, cincuenta años atrás.  “En todo este tiempo hemos crecido juntos, hemos sufrido la pérdida de los que no están aquí presentes como Pino y Pascual, pero también vimos surgir la fuerza de las nuevas generaciones. Todos ellos viven y navegan en este y en cada barco, porque las obras les dan continuidad a sus vidas”, recordó luego Domingo Contessi en su discurso.

El Obispo de Mar del Plata, Monseñor Gabriel Mestre, bendijo la embarcación y la madrina, Isabella Sallustio, fue la encargada de estrellar la botella de champagne contra el buque, en el instante previo a que el barco tocara por primera vez las aguas del puerto, enmarcado en el tradicional sonido de bocinas y sirenas.

Domingo Contessi, presidente del Astillero, agradeció al personal por la entrega de este buque. “No solo pusieron dedicación y profesionalismo, sino también mucha pasión, dijo el empresario naval al tiempo que reveló que se trató de un barco especial.

“Lo fue aún antes de comenzar a gestarse cuando Ana y Marga propusieron esta invocación a la imagen milagrosa del Niño Jesús para un futuro barco. Lo siguió siendo cuando se comenzó a plasmar en las mentes de los ingenieros argentinos que lo diseñaron. Y también fue especial cuando comenzó su construcción y se fueron sumando voluntades como la del banco BICE y del FOGABA, que participaron en la financiación y garantía de esta obra, algo que hace treinta años no sucedía en la industria pesquera”, destacó Contessi.

En el interior del astillero otras cuatro unidades evidencian avance de construcción, una imagen inédita para la firma que, por primera vez en sus setenta años de historia, cuenta con órdenes de trabajo para los próximos dos años.

“Tenemos confirmada la construcción de otros doce buques de esta nueva generación de fresqueros doble cubierta, con proa bulbo, plantas de trabajo cubiertas y semiautomatizadas, cabina y superestructura de aluminio, alojamientos con materiales ignífugos y un sinnúmero de detalles que permiten mejorar las prestaciones, calidad, seguridad y confort de las tripulaciones”, especificó el presidente del Astillero.

En ese sentido, confesó su satisfacción “porque marca que la renovación de la flota fresquera se está dando no solo en términos de bajar la edad promedio, sino que existe un importante salto cualitativo en los nuevos proyectos”.

Contessi se refirió también al buen momento que atraviesa la industria naval a nivel nacional, con otros talleres y astilleros abocados a nuevas construcciones y realizando nuevas inversiones en infraestructura. “Como las que nosotros ya hemos concretado y que pronto redoblaremos”, anticipó el industrial, quien recordó a Enrique Godoy, presidente de FINA y de la Cámara de la Industria Naval de Mar del Plata.

“Su partida prematura es una pérdida que nos llena de dolor, Enrique fue un ejemplo para todos nosotros y ha dejado un gran legado para toda la industria naval argentina que mucho debe agradecerle por este presente”, valoró el presidente del astillero.