01/04/2021
En el INIDEP gritan: “Queremos ser escuchados”

Ayer por primera vez científicos, técnicos y administrativos se unieron para hacerse oír, pero siguen sin escucharlos. Las autoridades no dan solución a la acuciante situación económica que están atravesando y el lunes es probable que decidan ir al paro. Aquí están algunas voces.

  • Revista Puerto - INIDEP - Protesta del personal - 02
  • Revista Puerto - INIDEP - Protesta del personal - 03
  • Revista Puerto - INIDEP - Protesta del personal - 04
  • Revista Puerto - INIDEP - Protesta del personal - 05
  • Revista Puerto - INIDEP - Protesta del personal - 06
  • Revista Puerto - INIDEP - Protesta del personal - 07
  • Revista Puerto - INIDEP - Protesta del personal - 08
  • Revista Puerto - INIDEP - Protesta del personal - 09
  • Revista Puerto - INIDEP - Protesta del personal - 10
Por Karina Fernández Fotos Diego Izquierdo

Tomar la calle no está en el ADN de los biólogos del INIDEP, de hecho ni siquiera se atrevieron a hacerlo, se mantuvieron en la vereda, pero, así y todo, la imagen era fuerte. No es común ver una manifestación de este tipo; en realidad nunca había ocurrido que jefes y jefas de proyectos se pusieran al frente de un reclamo salarial. Los mismos que ponen su firma para que un área de pesca se pueda abrir o se determine la captura máxima de una especie, estaban ahí junto a sus compañeros investigadores, técnicos y administrativos pidiendo ser escuchados. Tienen sueldos de pobreza y no es solo una frase, a algunos les está costando comer y todos se unieron para apoyarse. Los escuchamos para que todos sepan qué están reclamando.

“La situación salarial de todo el personal del INIDEP es dramática, tenemos compañeras y compañeros que ganan menos de 30 mil pesos, es una vergüenza que una parte importante del personal esté por debajo de la línea de pobreza. No tenemos ninguna certeza de que eso cambie en el corto tiempo. Nos dicen que no hay ninguna alternativa a nivel nacional y lo que nos preocupa es que lo único que nos proponen son alternativas a largo plazo. Tenemos diferencias en cuanto a la política de gestión que se está llevando adelante y por eso estamos acá tratando de visibilizar el conflicto. No es un dato menor que haya renunciado la directora de Investigación Ana Massa por desacuerdos con la actual gestión del INIDEP”, dice Jorge Colonello, jefe del Programa Condrictios.

Colonello, al igual que sus compañeros, sabe que la única alternativa que les están dejando para ser escuchados y encontrar una respuesta es dejar de hacer prospecciones, campañas y no entregar informes técnicos. Los reclamos salariales del personal del INIDEP son históricos y si bien siempre tuvieron al alcance esta herramienta nunca la usaron; pero hoy se sienten empujados a tomarla.

“A pesar de esta situación tan apremiante hoy a la tarde saldrá una campaña y eso demuestra que nuestra voluntad es seguir trabajando, seguir investigando y seguir asesorando a las autoridades, pero con salarios de 28 mil, 40 mil o 50 mil pesos, se hace muy cuesta arriba. Todos tenemos puesta la camiseta, pero se hace difícil sostenerlo”, concluye Colonello.

Nora Montoya, jefa del Programa de Química Marina y Marea Roja, hace más de 37 años que trabajo en el INIDEP. Siente la necesidad de dejar en algo en claro: “El INIDEP hace más de 45 años que hace ciencia en forma continua. Fuimos los pioneros en hacer toda la investigación del ambiente marino y nuestros trabajos son reconocidos en todo el mundo, menos en Argentina. Cuando dicen que Argentina vive de espaldas al Mar quiero decirles que hay un grupo, nosotros, que siempre le ponemos el pecho al mar y nunca fuimos reconocidos».

REVISTA PUERTO: No recuerdo, que el personal del INIDEP en los últimos 20 años, administrativos, investigadores, técnicos y la mayoría de las jefas y jefes de proyectos, se hayan manifestado juntos para exponer su situación y mucho menos que amenazaran con medidas de fuerza directas.

NORA MONTOYA: En este momento se da una situación especial, a pesar de la pandemia nunca dejamos de trabajar, todo el INIDEP apoyó en los momentos más duros para que no pararan nunca las investigaciones. Por otro lado estamos viendo una gestión que no nos escucha, no solo a los científicos, no escucha a todo el personal del INIDEP y eso sumado a este problema salarial grave de muchos, fue lo que nos unió. Nos unió que no nos escuchan y nos llevó a la calle para ver si prestan oídos.

Nora Montoya tiene una de las categorías más altas del escalafón que ganó por concurso y con 37 años de antigüedad, está entre los poquísimos casos que superan a los 90 mil pesos, poco más de 600 dólares. No solo no se queja, sino que se siente una privilegiada: “Soy una privilegiada del sistema y por eso vengo, para apoyar a todos mis compañeros que no tienen el mismo privilegio que tengo yo y que trabajan codo a codo conmigo. En ciencia todos trabajamos por igual, arriba del barco no hay diferencias entre un técnico y un investigador, el jefe de programa tiene otras responsabilidades, pero el trabajo es codo a codo por eso los que más ganamos vinimos hoy a apoyar a los que no les alcanza para comer”.

Los empleados administrativos aseguran que durante la pandemia tuvieron una dedicación mayor a la que se tiene en condiciones normales, sin sábados ni domingos ante las urgencias que se presentaban y al igual que todos, ven que no sirvió de nada apostar al diálogo, para que el esfuerzo fuera reconocido y se les otorgara una mejora salarial que les permitiera una vida con menos restricciones.

Están de acuerdo con generar un nuevo escalafón como proponen desde la Nación, pero no a las apuradas, sino elaborado con seriedad y tomándose el tiempo necesario para analizarlo con especialistas. “El nuevo escalafón está muy bien que lo trabajemos a futuro, pero hoy necesitamos resolver nuestra situación salarial, necesitamos que nos ayuden a poder continuar”, señala una de las secretarias del instituto y agrega que “antes el reclamo era solo de los administrativos, pero ahora somos todos”.

Son quince los jefes de programa que están en la asamblea, su situación es mejor que la de algunos de sus compañeros, pero tampoco es buena. Silvana Campodónico, jefa del Proyecto Vieira, uno de los más complejos, nos informa que “la mayoría no cobra como jefe de programa, tener la jefatura no está contemplado en ningún escalafón aplicable a un salario. Como jefe podés acceder por vía concurso a una categoría B y cobrarás lo mismo que un B que no es jefe de programa, pero, además, hace mucho tiempo que no hay concursos, así que muchos ni siquiera pueden acceder a esa categoría.

REVISTA PUERTO: Recién escuchaba a una jefa de programa que necesitaba comprarle ropa a su hija porque había crecido y no pudo comprarle nada, me daban ganas de llorar, dijo. Es una situación increíble cuando se piensa en el dinero que genera para el país con su trabajo.

SILVANA CAMPODONICO: Sí, porque la responsabilidad es mucha, el trabajo y el compromiso es mucho. A partir del trabajo de todo el instituto, los científicos, técnicos y adminstrativos, se genera mucha riqueza para el país y tenemos casos como el de una compañera que trabaja conmigo, que tiene 37 años en el INIDEP y este mes excepcionalmente llegó a ganar 37 mil pesos. Es una vergüenza.

RP: ¿La respuesta tiene que venir del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca?

SC: Entendemos que tiene que venir del Ministerio, pero también se la estamos pidiendo a los interlocutores, al Subsecretario de Pesca y al Director del INIDEP.

RP: ¿Hicieron algo los interlocutores por la situación de ustedes?

SC: No, nosotros manifestándonos en la puerta es la prueba a la que me remito. En general somos pacientes porque a ninguno de nosotros nos gusta esto, no sabemos cómo llevar este tipo de medidas, nos cuesta, pero hemos llegado a un límite, vemos muchos compañeros que están en situaciones dramáticas. Llevamos mucho tiempo sin ser escuchados, tratando de ir por el diálogo y no tenemos respuesta, no tenemos muchas más alternativas que hacernos escuchar así.

Los bajos salarios, el destrato, la falta de respeto están generando mucho más que el hartazgo de los investigadores, están desalentando la incorporación de nuevos. El panorama de desarrollo personal y profesional que exhibe el INIDEP es poco atractivo para los jóvenes investigadores. “Se nos están yendo investigadores que estábamos formando, no es fácil conseguir en la biología científicos que quieran dedicarse a la pesca, cuesta mucho. Esta situación desalienta, pero además por los que ya hemos invertido varios años se van porque tienen oportunidades de trabajo mejores”, relata Claudio Ruarte, jefe del Programa de Costeros.

Los problemas que enfrenta el INIDEP no se reducen a los bajos salarios, aunque este es sin dudas el más urgente; solo resolviéndolo puede pensarse en seguir trabajando para encontrar soluciones a todas las deficiencias que exhibe el instituto. Para esa etapa, además de tener al personal con salarios dignos y acordes a la función que realizan, deberán escucharlo. Queda claro, en esta pequeña muestra, cuánto tienen para decir.

La manifestación se llevó a cabo mientras en el primer piso se realizaba una reunión virtual entre los gremios, la asociación de profesionales y el Director del INIDEP. Tras casi tres horas en las que Padín se encargó de resaltar su gestión, no surgió una sola respuesta al reclamo salarial, ni siquiera una alternativa. “Las cosas no se hacen así, hay que dialogar”, les dijo, lo cual fue recibido como una burla. El lunes los trabajadores del INIDEP se reunirán en asamblea y lo más probable es que decidan ir al paro.