19/04/2021
“Once barcos tangoneros congeladores paralizados en Mar del Plata”

El viernes finalizó la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo entre las empresas Moscuzza, Solimeno y Xetosiño y los sindicatos SIMAPE y SOMU ante un conflicto laboral. Los gremios anunciaron que no saldrán los barcos hasta que no se llegue a un acuerdo y las cámaras expresaron su descontento.

Revista Puerto - Mar del Plata - Tangoneros congeladores de CEPA

El 15 de marzo el SOMU y el SIMAPE decretaron un paro sobre las empresas asociadas a CEPA por considerar que se había violado el convenio en la liquidación de los sueldos de la flota tangonera en 2020. Tres días más tarde, desde el Ministerio de Trabajo dictaron una conciliación obligatoria por 15 días que se cumplieron el viernes pasado. A pesar de que el SOMU ha llegado a un acuerdo paritario 2021 con todas las cámaras empresarias, incluido el CEPA, el conflicto con las empresas Moscuzza, Solimeno y Xestosiño, no ha llegado a su fin y peligra la continuidad de la temporada de langostino en el sector norte (ver SIMAPE y SOMU decretaron un paro en los tangoneros de CEPA).

Los reclamos por mala liquidación de haberes y bajo convenio de CAPECA y no de CEPA que realizan los gremios siguen vigentes. Para hoy está prevista una nueva reunión entre las partes y los gremios ya anunciaron que los barcos no saldrán hasta tanto se arribe a un acuerdo.

Desde el sector empresario, CEPA, CAPECA y CAPIP emitieron en respuesta un comunicado expresando su “preocupación sobre la decisión que tomaron el SIMAPE y la seccional del SOMU de Mar del Plata, al desconocer el acuerdo firmado en la paritaria del año 2020 para toda la flota congeladora tangonera, a pesar de que se encuentra homologado por el Ministerio de Trabajo de la Nación”.

“La situación actual mantiene paralizada a la flota congeladora tangonera de las tres empresas, afecta cientos de empleos y generan pérdidas millonarias en divisas para el país; justo en un momento donde el país necesita reactivar la economía, generar ingresos y fuentes de trabajo formal”, señalan en el comunicado y destacan que “la medida paraliza a 11 buques congeladores langostineros, lo que representa una pérdida de producción de más de 200 toneladas de langostino por día, equivalentes a 93 millones de pesos diarios”.

Tanto el SIMAPE como el SOMU sostienen que el Convenio 580/10 firmado con CEPA no se ha cumplido y que eso ha generado una diferencia monetaria en perjuicio de los marineros que debe subsanarse.

Desde las cámaras empresarias se sostiene que “el acuerdo firmado por el CEPA junto al firmado por la CAPeCA y la CAPIP, se encuentra legalmente homologado por el Ministerio de Trabajo de la Nación, con alcance para toda la actividad pesquera, y plenamente vigente”.

Cuando se acordaron las paritarias 2021 con el SOMU, se daba por descontado que el conflicto con las tres empresas de CEPA se solucionaría por otras vías, nunca que podría llegar a paralizarse la flota. La sorpresa fue tan grande que el domingo emitieron este comunicado en el que acusan a los representantes gremiales, de haber “mantenido una posición intransigente y sin margen de negociación”.

Hoy además de la reunión que mantendrán las partes involucradas en el conflicto, las entidades empresarias también se reunirán para decidir si brindan apoyo a las firmas en conflicto con el amarre de los buques como lo hicieron al inicio, amarrando los buques.

Recordemos que, por este mismo problema, la flota congeladora no participó de la prospección de langostino en el sector norte. Ahora podría terminar de forma intempestiva una temporada que recién estaba comenzando.