27/04/2021
Vuelve el estado de asamblea permanente al INIDEP

Cuando parecía que algunos problemas de los trabajadores del instituto comenzaban a resolverse, la ausencia de definiciones respecto de los contratos y de un plus que mejore los sueldos mayoritariamente por debajo de la canasta básica, reavivan el conflicto y queda latente la vuelta al paro.

Revista Puerto - INIDEP - Estado de asamblea permanente - 02
Por Karina Fernández Fotos Diego Izquierdo

Tras realizar tres reuniones con funcionarios del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, las promesas de mejoras comienzan a desdibujarse. Los contratos que ya estaban a la firma no se firmaron, las antigüedades que serían reconocidas todavía siguen pendientes y por el momento no habrá una solución monetaria para mejorar el magro salario de los trabajadores del INIDEP. En Asamblea se decidió solicitar una reunión para esta semana con el director, Oscar Padín, con el objetivo de que plasme en un acta los compromisos asumidos y se establezcan plazos. Por el momento el personal se encuentra en estado de asamblea permanente y espera se materialicen las promesas antes de decidir si se vuelve a las medidas de fuerza.

Los trabajadores del INIDEP debieron decretar un paro para que las autoridades del Ministerio se dignaran a prestarles atención y se generaran encuentros para dar soluciones concretas. Desde el gobierno acercaron una serie de medidas administrativas que prometieron ejecutar rápidamente, dado que respondían a reclamos que llevan varios años, como la firma de contratos, recategorizaciones y resolución a litigios por antigüedad.

Lo que parecía un hecho, con el correr de los días fue desdibujándose y hasta el momento solo se ha logrado que algunos trabajadores logren acceder a recategorizaciones pendientes; pero los contratos siguen sin firmarse y el reconocimiento de la antigüedad continúa siendo una promesa.

Pero lo peor llegó el viernes pasado cuando debía tratarse, en la tercera reunión, la mejora salarial a través de un plus, una tarjeta alimentaria o tickets que permitieran a los biólogos, técnicos y administrativos superar la canasta básica con sus salarios. Los funcionarios llegaron con las manos vacías.

“Se nos dijo que se va a dar, pero no ahora, solo tenemos la promesa de que existiría una suma en negro, pero no sabemos de cuánto se está hablando ni si será por única vez. Dicen que necesitan tiempo, que lo están pensando y nosotros por el momento no tenemos nada concreto”, señala Elena Louge, delegada de ATE ante la consulta de REVISTA PUERTO.

Las resoluciones de las cuestiones administrativas son importantes y requieren una solución inmediata dado que muchos biólogos están cobrando menos de los que les corresponde por malos manejos del Departamento de Recursos Humanos del instituto. Pero el punto clave de los reclamos es la mejora salarial inmediata, que permita al 54% de los trabajadores dejar de tener sueldos de pobreza y acerque a los investigadores a sueldos dignos y acordes con la función que cumplen.

La mejora salarial urgente fue el objetivo que se planteó la asamblea cuando decidió ir al paro, imponiéndose incluso sobre los dirigentes de UPCN que preferían continuar con el “diálogo amistoso”. Hoy tanto este gremio como ATE apuestan a continuar en la instancia de negociaciones sin medidas de fuerza y la asamblea aceptó, por el momento, no profundizar el conflicto, dando una nueva muestra de buena voluntad.

“Decidimos solicitar una audiencia al Director del INIDEP para que los avances y promesas queden por escrito. Para que quede plasmado en un documento el compromiso de cumplir lo prometido en un tiempo estipulado, porque todo está por salir, pero no se concreta. Esta semana será clave para decidir cómo seguimos”, cuenta Louge.

Luego de que se lleve a cabo la reunión con el Director, los trabajadores volverán a reunirse y evaluarán si en el trascurso de la semana el gobierno nacional ha cumplido con lo prometido, si se generaron avances; y decidirán si están dispuestos a esperar por tiempo indefinido la ayuda económica que necesitan con urgencia.

“Estamos muy mal económicamente, venimos de una historia de defraudaciones, por eso queremos que los compromisos queden plasmados en un papel”, dice Elena Louge que además de delegada de ATE, es una bióloga que debió batallar durante casi teinta años para dejar de estar precarizada y pasar a planta permanente, y que cuando eso finalmente sucedió en 2019 le robaron años de antigüedad por los que hoy debe seguir luchando. A ello, al igual que sus compañeros debe sumarle el cobrar un sueldo con el que no se llega a fin de mes.

Si la valoración de los hombres y mujeres de ciencia solo es un enunciado en los discursos políticos, se trasforma en una perversa hipocresía. En el INIDEP los trabajadores han dado muestra de que están dispuestos esta vez a hacerse valer, y si desde el gobierno no acusan recibo es probable que la investigación pesquera vuelva a pararse. Las consecuencias pueden ser graves: no contar con campañas, prospecciones e informes, impide a las autoridades tomar medidas de manejo. Alguien deberá prestar atención seriamente a este problema.