03/05/2021
Rodhe Nielsen aceptó una rebaja en su oferta y se perfila para hacer el dragado

A pedido del Consorcio Portuario los daneses que se presentaron en una UTE con SCHW Consultores redujeron el precio que presupuestaron para hacer la obra de mantenimiento en el puerto de Mar del Plata. Sale el aval de los organismos de control provincial y se firma el contrato.

Revista Puerto - Mar del Plata - Dragado

El Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata consideró admisible la oferta presentada por la UTE conformada por Rodhe Nielsen y SCHW Consultores, sus representantes en Argentina, y los daneses se perfilan para ser los encargados de realizar la obra de mantenimiento del dragado del puerto local.

La UTE fue la única que presentó oferta en el segundo llamado a licitación que realizó la administración portuaria y pasó un costo de 5.295.000 dólares, IVA incluido. Más allá que se trata de un monto casi cuatro veces inferior al presentado en el primer llamado por Servimagnus, la empresa del Grupo Román, desde el Consorcio pidieron una rebaja para que se ajuste al presupuesto destinado para pagar la obra.

“El valor final de la obra será de 5.106.000 dólares”, reconoció Gabriel Felizia ante la consulta de REVISTA PUERTO. “Ya recibimos el nuevo monto de manera oficial y giramos la propuesta técnica para que sea sometida a la auditoría de los organismos de control bonaerense que establecen la Constitución”, amplió el Presidente del Consorcio.

Cumplido este trámite el Consorcio firmaría el contrato con la UTE para ya avanzar en la llegada de los equipos que realizarán los trabajos. En principio se piensa en una draga de succión por arrastre con una capacidad de cántara de 2500 metros cúbicos.

Rodhe Nielsen además de realizar trabajos de dragado, fabrica dragas y dispone de distintas alternativas para hacer frente a la obra en Mar del Plata, su primer desafío en Argentina, un mercado en el que desembarca con un trabajo que plantea sus riesgos y dificultades.

Sobre todo, en invierno, cuando se estima que comenzará el dragado, una vez que lleguen los equipos desde Europa, y las condiciones climáticas empeoran, con días ventosos que provocan alto nivel de olas en la boca del puerto.

En principio el pliego del dragado estipulaba la necesidad de remover 560 mil metros cúbicos de sedimentos. Pero esa estimación data de diciembre pasado. A partir del incesante aporte que genera la deriva de litoral al impactar contra la escollera norte, los metros cúbicos a remover serán más.

Sobre este punto se tendrán mayores certezas antes de arrancar con el dragado. Los daneses deben realizar una nueva batimetría para saber exactamente el nivel de calado tanto en la boca, área de giro y posta de inflamables, donde la situación en uno de sus extremos es de verdadera emergencia.