03/06/2021
La merluza se acerca a los 100 pesos en muelles de Mar del Plata

El kilo de entera se incrementó en los últimos días a partir de la escasez de oferta. Medida de fuerza de los gremios por las vacunas, mal tiempo y, sobre todo, la migración de barcos al langostino, explican este fenómeno. Necesidad de armadores para que se mantenga y de industriales que la reprocesan para que baje.

Revista Puerto - Mar del Plata - Merluza - 02
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

La medida de fuerza reiterada de los gremios marítimos las últimas semanas en reclamo por las vacunas para el sector, el mal tiempo que azotó el frente marítimo y obligó a la flota permanecer en puerto y la peregrinación de barcos fresqueros en busca del langostino patagónico, generaron que se incrementara el precio de la merluza entera en los muelles de Mar del Plata.

En algún momento del año, con mayor oferta, se pagó 55 pesos más IVA para plaza, pero en las últimas horas se está pagando 95 más IVA, o 120 final, porque muchos prefieren liquidar parte de la bodega en un precio conformado. Para exportación los valores son inferiores y se ubicaban en torno a los 65 pesos el kilo.

“Es habitual que esto pase a esta altura del año cuando la flota de fresqueros se va al sur por el langostino, pero se acentuó por los otros dos factores, se dio todo junto y el precio subió mucho, insostenible para que sea rentable”, reconoció Fernando Mellino, de 27 de Noviembre.

El precio debería rondar los 65 pesos más IVA para poder tener una ecuación favorable, sostienen los industriales que esperan por el resto de la flota que hasta ayer estaban pescando en la zona de la barranca. Ahí estaban el Leal, el Rocío del Mar, el Nuevo Viento. Más al sur el San Antonio y el Mellino VI. Con mayor oferta aspiran a que el precio se estabilice en torno a los 65 pesos más IVA para plaza.

Esa situación puede darse recién la próxima semana cuando terminen de completar los barcos cajoneros más grandes como el Marcala, San Andrés Apóstol; Andrés Jorge, Mellino I. De ese grupo hay que bajar al Ur Ertza, el fresquero de Solimeno ingresó el martes a puerto con el protocolo de covid activado y un par de casos sospechosos a bordo.

Por la tarde los tripulantes fueron trasladados a un hotel céntrico y se confirmó que de los 20 embarcados hubo 16 positivos. Los otros cuatro marineros también quedaron alojados cumpliendo el aislamiento obligatorio.

Ayer en el muelle Deyacobbi estaba descargando el Padre Pío. El fresquero de Cicciotti trajo 1800 cajones de merluza, 150 de raya, 50 de calamar y 40 de abadejo, según especificó el armador al momento de la descarga.

“Tardamos 5 días en completar; mucha marejada que nos complicó un poco, pero todo bien. Volvieron sanos”, destacó Sebastián Ciciotti. El otro barco del grupo, el Belvedere, tenía hora de descarga para este jueves a primera hora.

“Vendimos la mitad de la merluza a plaza, 90 pesos. El IVA no lo cuento porque después hay que pagarlo”, aclara el armador. “El resto lo reprocesamos nosotros en Catesur para exportación, junto con las demás especies.

La firma 27 de Noviembre compra merluza a 23 barcos de manera habitual. Dos de esa lista están en reparaciones y 13 se van o ya se fueron al langostino. Con los otros pudo comprar solo una parte de lo que necesitaba. Así y todo, demoró tres días en vender la producción.

“El aislamiento y el fin de semana largo generaron un freno mayor en las ventas. Será clave ver cómo queda el precio del pescado en relación al de la carne. Si estamos 200 pesos abajo, podemos seguir vendiendo porque habrá consumo. Si queda a menos, sonamos”, reconoció el industrial que le vende a supermercados como Coto, Jumbo y Carrefour.

“Carrefour ya me avisó que no le mande porque no pueden trasladar el último aumento al precio final.  Por eso es importante saber cómo queda el precio de la carne luego de la medida de fuerza del campo”, sostuvo Mellino.

Los armadores creen que el precio actual de la merluza debería sostenerse en los próximos meses. Aducen el incremento en los costos de combustible, de la tripulación y los víveres, así como las reparaciones navales e insumos para el alistamiento.