09/06/2021
Langostino: “Podemos esperanzarnos con un buen año”

Los barcos completan en el día con ejemplares de buen tamaño y la demanda sostenida de los mercados permite proyectar una buena temporada para 2021. Brasil comienza a requerir productos y España ha recuperado el flujo de demanda. China sigue sin aparecer.

Revista Puerto - Langostino
Por Karina Fernández Fotos de archivo

El buque Sfida salió y completó en el día, ya logró hacer dos viajes en la temporada de lansgostino que acaba de empezar. Ahora espera para desembarcar la carga en el puerto de Camarones, donde muchos se guarecen ante el mal tiempo que azota la zona.

El capitán de este barco, como la gran mayoría, eligió la subárea 14 para realizar las tareas de pesca. La concentración de decenas de barcos en un solo cuadrante complica la operatoria, pero los buenos rendimientos que allí se consiguen terminan definiendo la decisión de trabajar apretados.

“En promedio se han pescado alrededor de 4.500 kilos por hora, pero hubo lances superiores, de 6.000 kilos y hasta 10.000 kilos han llegado a obtener algunos barcos. Desde la zona de pesca nos informan que la marca de langostino se ve por todas partes”, señala Mariano Retrivi, presidente de Buena Proa, empresa a la que pertenece el Sfida.

El empresario considera que a pesar de que este año probablemente la presión pesquera sea mayor a la de 2020, no habría de que preocuparse, dado que el monitoreo sobre el recurso es permanente, se cumple con las campañas de evaluación y se toman medidas para evitar la pesca de ejemplares chicos. “Hay mucha cautela en las autoridades, tanto en la Subsecretaría de Pesca como en Consejo Federal Pesquero, no creo que estemos ante una situación de riesgo”, señala Retrivi.

Buena Proa Buena es la empresa que realizó el primer envío de langostino a Brasil luego de que se reabrieran las exportaciones; ya ha concretado dos nuevas ventas y espera en los próximos días consolidar el envío. “Tímidamente Brasil comienza a demandar nuestros productos, el hecho de que hayan comenzado a explotar el camarón salvaje en sus aguas, pero con un precio muy alto, está ayudando a que tengan al langostino argentino como una opción más económica”, señala el directivo.

Por el momento quienes han realizado exportaciones al vecino país no han tenido inconvenientes de tipo burocrático o sanitario como ocurrió en otras épocas. Los permisos de exportación se autorizan con agilidad y sin observaciones, nos indica nuestro entrevistado.

Para los fresqueros el producto más requerido son las colas L1 que se están cotizando a 8 dólares el kilo y las colas para reprocesamiento, a un valor promedio de 7,50 dólares el kilo. “Ellos están muy acostumbrados a trabajar el vannamei y están aplicando el mismo proceso a nuestro langostino, utilizan el tailón, que es el langostino pelado con rabo y lo someten a un proceso de ácidos cítricos para darle más consistencia a la carne”, explica el empresario.

En líneas generales, Retrivi, ve este año un panorama mejor al del año pasado respecto del comportamiento de los mercados. Los pedidos de España están siendo regulares y se abren nuevas puertas en el mercado de Estados Unidos, para el que por estas horas preparan una prueba en bolsas de dos libras, que creen tendrá buenos resultados.

El único país sobre el que tienen incertidumbre acerca de cómo se manejará este año, es China. El gigante asiático mantiene las altas exigencias protocolares de covid que encarecen la operatoria y que muy pocos pueden afrontar. “Además el container puede quedar 50 días demorado y si finalmente es rechazado se transforma en un problema que nadie quiere enfrentar, esto desalienta también a los compradores”, explica.

Las perspectivas para este año son buenas. La abundancia de recurso, los buenos tamaños y una buena respuesta de los mercados permiten soñar con una temporada exitosa. “Los tamaños que encontramos son L2 y con mayor presencia de L1 que de L3, esta es una muy buena señal, si tenemos suerte y los problemas que trae aparejados el Covid no complican la operatoria de los buques, podemos esperanzarnos en que este será un buen año”, concluye Retrivi.