09/06/2021
SPI proyecta extender el syncrolift

El astillero presentó en Mar del Plata el proyecto para ampliar la instalación portuaria en el espejo interior de la banquina chica del puerto local. Espera tenerlo terminado en septiembre y resta la aprobación de la OPDS para arrancar con los diez pilotes que fijarán en la banquina chica.

Revista Puerto - Mar del Plata - Astillero SPI - 02
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

La nueva fase en la que ingresó la industria naval en Mar del Plata, con la posibilidad de construir embarcaciones de hasta 40 metros, generó un proceso de inversiones en talleres y astilleros locales que se reflejaron pronto en la ampliación de infraestructura instalada, incorporación de maquinaria y generación de nuevos puestos de trabajo calificado.

SPI Astilleros no fue ajeno a este proceso y ya se puede ver completa la nueva nave industrial que levantó a metros de sus gradas en cercanías del comienzo de la Escollera Sur donde terminará de darle forma al Luiggi, el tangonero que construye por órdenes de la empresa Solimeno.

En ese contexto de ampliación de infraestructura, el astillero de Horacio Tettamanti proyecta ampliar el syncrolift, la instalación que le permite izar barcos de hasta 550 toneladas con vistas a la banquina chica de pescadores.

El elevador le ha permitido a SPI subir barcos de entre 26 y 32 metros de eslora para repararlos en sus gradas. “La capacidad máxima decían que era de 700 toneladas, pero la ficha técnica que mostraron una vez decía 450 toneladas”, contó un extrabajador. “Suben barcos de entre 26 y 32 metros, aunque se ha subido uno de 36 metros. Depende de muchos factores”, amplió el obrero naval.

El proyecto ya ingresó en la administración portuaria y espera la aprobación del Directorio, cosa que se descarta. SPI tiene dos empleados integrando el cuerpo de asesores. Miguel Sánchez, un poco en retirada desde que dejó su lugar en ABIN, y Pablo Ciceri, como representante de todos los marplatenses, designado por Montenegro, y responsable del dique grande.

Recibido el proyecto de ampliación del elevador, desde el Consorcio iniciaron una ronda de reuniones con los actores portuarios involucrados en el área, como la Sociedad de Patrones Pescadores, cuyas embarcaciones amarran a pocos metros.

Algunos pescadores aseguran no haber sido consultados sobre el proyecto y cuestionaron a la dirigencia de Coomarpes por no haber planteado ningún reparo a la obra. “No hay ningún riesgo, no los afecta en absoluto”, aclararon fuentes del Consorcio.

La intención de SPI es extender 8 metros el syncrolift por los 21 metros de frente y para eso ya cuenta con el proyecto de obra presentado y hasta compró los materiales. El hierro para el encofrado de los diez pilotes, cinco por banda, que debe colocar en el espejo de agua se pueden ver en inmediaciones de la banquina.

El syncro llegó con SPI al puerto de Mar del Plata desde astilleros Alianza, donde trabajó Tettamanti en sus primeros años como ingeniero naval. En 1982 era considerado uno de los astilleros más importantes de América Latina y empleaba a 500 trabajadores. Menos de una década después, en 1991, cerraba sus puertas y los que tuvieron acceso a esos bienes procedieron a desmantelarlo.

La ampliación del syncrolift es una obra civil con una inversión superior a los 25 millones de pesos, cuentan en el Consorcio Portuario. La obra demandará también la colocación de dos elevadores, uno por banda, que están siendo reacondicionados por el propio personal del astillero. Forman parte de la estructura original que estaba operativa en Alianza.

“Es una inversión muy importante que esperamos poder tener terminada en septiembre”, dijo Sandra Cipolla, CEO del astillero, ante la consulta de REVISTA PUERTO. En el Consorcio aseguran que también falta la aprobación de Puertos y Vías Navegables ya que estarán interviniendo en el espejo interior de un puerto.