07/07/2021
Escuela de fileteros

Capacitarán obreros y canalizarán materia prima procesada para alimentar a 40 mil chicos de comedores escolares de Mar del Plata. Una propuesta del Consorcio Portuario con el apoyo de Nación y Provincia y también cámaras empresarias y gremios. La Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera donará 58 toneladas por semana.

Revista Puerto - Mar del Plata - Escuela de Reproceso de Pescado - 02

En medio de una crisis profunda que atraviesa el sector de reproceso de pescado fresco, sin incentivos al valor agregado que fomente la creación de empleo en estos eslabones de la cadena productiva, con cientos de trabajadores desempleados, excluidos del sistema y otros cobrando apenas un garantizado por debajo de la línea de pobreza, por iniciativa del Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata se presentó este martes un centro de formación para fileteros.

En realidad, piensan en crear la primera planta procesadora-escuela que se habilitaría en la ciudad con un triple objetivo: capacitar mano de obra calificada para el desempeño en la industria pesquera, apuntalar la inclusión laboral y asegurar la presencia periódica de pescados y otros frutos de mar en el menú de comedores escolares del distrito y la región.

La iniciativa prevé disponer de instalaciones en jurisdicción del puerto local donde, de manera simultánea, coincidirán la formación de recurso humano y el procesamiento de la materia prima que luego quedará destinada para el consumo en el mercado interno, con prioridad para más de 40.000 niños que se alimentan en escuelas de General Pueyrredon y proyección de llegar a otros de la provincia de Buenos Aires.

“El objetivo es disponer de un establecimiento innovador y de vanguardia para capacitar más mano de obra en oficios portuarios, abastecer de ese recurso humano calificado a las empresas del rubro que operan en la ciudad y proveer pescado fresco a un sector de la comunidad que necesita una dieta más saludable”, explicó el presidente del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata, Gabriel Felizia.

Hoy ya funciona una planta pequeña en la escuela Nacional de Pesca a través del Centro de Formación Profesional N° 418. Esperan dotarla de presencialidad en el segundo cuatrimestre y comenzar con la experiencia, coordinada por el Centro de Estudios Portuarios (CEPor).

Contará con un órgano de gestión operativa que tendrá a su cargo las decisiones operativas, de comercialización y administración del establecimiento, y dispondrá de un plantel de instructores y coordinadores que formarán a unos 200 alumnos por cuatrimestre, según especificó el Consorcio a través de un comunicado.

La oferta educativa contempla enseñanza de procesamiento de pescado; envasado, etiquetado y calibrado; limpieza de plantas y equipos, conservas, congelado/camaristas y preformado. También reparación de redes de pesca, manejo de cargas, administración de producción, mantenimiento de cámaras frigoríficas, soldador básico, tornero y electricista naval.

Del proyecto también participan los ministerios de Trabajo y de Educación de Provincia y Nación; el Ministerio de Producción, Ciencias e Innovación Tecnológica bonaerense; el Servicio Nacional de Sanidad Animal (Senasa), la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera, la Universidad Nacional de Mar del Plata, la Universidad Tecnológica Nacional y sindicatos vinculados a la actividad portuaria.

La cámara armadora aportaría el pescado que se entregaría a los alumnos para su aprendizaje. Si bien remarcaron que es un proyecto progresivo, la idea es reprocesar 58 toneladas por semana de modo de entregar unas 30 toneladas de productos terminado a los comedores.

Durante la presentación del proyecto que se realizó en sede del Consorcio Portuario Regional Mar del Plata, se destacó que con esta propuesta se generará un circuito socio-productivo que además de la capacitación de mano de obra permitirá el abastecimiento de pescado procesado en el mercado interno, con prioridad en el circuito de comedores escolares que solo en el distrito de General Pueyrredon alcanza a más de 41.500 niños y niñas.

Felizia destacó que la planta-escuela “fortalecerá la empleabilidad y la autosuficiencia productiva de un sector en riesgo social, generará mano de obra calificada y se la insertará en el mercado laboral a partir de una interacción directa con las cámaras empresarias del sector en la ciudad”.