24/08/2021
Agilizan trámites para la exportación de corvina

La Aduana dejó de exigir el certificado de control de cargas en el preembarque de corvina rubia. Una Disposición de Pesca de 2014 establecía calibres para la exportación de la especie y generaba obstrucciones al sector exportador.

Revista Puerto - Corvina - 02
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

A través de la Disposición 1/2014 de la Subsecretaría de Pesca se estableció que, previo a la exportación de corvina rubia, los exportadores debían presentar el Certificado de Control de Carga (CCC) para que desde la Aduana se liberen los permisos de embarque con destino al exterior.

El objetivo fue controlar los calibres de la corvina y que no se exporten tamaños juveniles. Con el tiempo se sumó la exigencia a otras especies, pero se fueron quitando. Hasta la semana pasada la medida solo afectaba a los exportadores de corvina.

Desde hace un par de años se iniciaron gestiones desde la cámara que agrupa a los frigoríficos exportadores con autoridades de la Subsecretaría de Pesca y la Aduana para que se corrija una medida que se tornó difícil de cumplimentar durante la pandemia.

El certificado tiene todos los datos de la captura, fecha de la marea, buque, puerto, tamaño y también destino de la carga. Con la irrupción del Covid 19 y la caída de ventas, el puerto de destino variaba en función de los vaivenes de la pandemia.

“Muchas empresas tuvieron ese problema. En vez de ir a Angola terminaba en Camerún, y esa inconsistencia impedía lograr el certificado y el barco para mandarla se iba y se perdía la oportunidad”, cuenta Mariano González, gerente de Cafrexport.

En la última reunión que mantuvieron con autoridades de la Subsecretaría de Pesca avanzaron en este problema y la semana pasada comenzó a solucionarse, según reconoció el propio González y también Julián Suárez, el director Nacional de Coordinación y Fiscalización Pesquera.

“No pedimos que no haya controles, sino que en vez de ser preembarque sean postembarque y se avanzó en ese sentido.”, subrayó González, con testimonios de algunos empresarios exportadores que aseguraban haber podido superar ese paso en el sistema Malvinas que utiliza la Aduana para la certificación de las exportaciones.

“Creo que es necesario que la disposición se derogue o se modifique para poder sacar a la Aduana del proceso de control”, dice Adrián Sarrasqueta, despachante de Aduana, quien intervino en las reuniones entre las partes.

“La Aduana hoy controla en los frigoríficos que lo que se declara en el CCC efectivamente sea el calibre de corvina que se exporta. Si se hace postliberación de la carga su intervención ya no tiene razón de ser”, remarca el despachante.

Suárez asegura que la semana pasada ya hubo exportaciones de corvina que no requirieron la presentación del CCC antes del embarque. “Ya tengo el proyecto de disposición que debo suscribir, en curso. De igual modo, ya se encuentra operativo el sistema Malvinas y la certificación postembarque”, remarcó el Director Nacional.

Al cierre de esta edición se volvió a comunicar el despachante Sarrasqueta para confirmar que le había llegado el aviso de la Aduana en el que informaron que el CCC no será más exigible por parte de esa entidad. Las tareas de control a partir de ahora sobre los calibres de corvina serán llevados a cabo por el área de Pesca.

Desde Cafrexport subrayaron las gestiones llevadas a cabo por las autoridades de ambas reparticiones para generar esta pronta respuesta. No son muchos los exportadores de corvina ni es una especie premium, pero estas flexibilizaciones ayudarán a un negocio que busca recuperar precios luego de haber tocado mínimos, en plena pandemia, cercanos a los mil dólares la tonelada.

En los primeros siete meses del año se exportaron casi 11 mil toneladas de corvina, según datos aportados por el informe mensual de CAPECA. Ese volumen generó 14,1 millones de dólares. El promedio de venta de la tonelada alcanzó los 1.312 dólares.