23/08/2021
Se endurece el reclamo de los obreros navales por la escala unificada

Este sábado realizaron una asamblea en el acceso a puerto Mar del Plata donde anticiparon un plan de lucha que incluye un paro total de actividades para el 21 de septiembre si no hay respuestas a sus reclamos en empresas signatarias de los convenios 603 y 239.

  • Revista Puerto - Asamblea de obreros navales - 02
  • Revista Puerto - Asamblea de obreros navales - 03
  • Revista Puerto - Asamblea de obreros navales - 04
  • Revista Puerto - Asamblea de obreros navales - 05
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Los obreros navales en Mar del Plata definieron un plan de lucha que incluye movilizaciones, un paro parcial y uno total para el próximo 21 de septiembre si no logran una respuesta acorde a sus necesidades de unificar las escalas salariales de todos los convenios colectivos que rigen a la actividad tanto en astilleros, talleres como en talleres de empresas pesqueras.

Así lo comunicaron representantes sindicales del SAON y delegados paritarios de la agrupación en una asamblea que se realizó el sábado en el acceso al puerto local, donde se congregaron menos de cien obreros navales, apenas un 10 por ciento de los afiliados que tiene el gremio en la industria local.

“El jueves tenemos que ser el doble de gente que la otra vez”, pidió Roque Varas, prosecretario de Organización Gremial del SAON a los asistentes, luego que Jorge De Filippis, uno de los referentes de la Agrupación Azul y Blanca diera cuenta del itinerario del plan de lucha que arranca el jueves 26 de agosto con una movilización por las calles del puerto desde las 16 horas.

“Salgan una hora antes de sus trabajos; esa hora que pierden ahora la ganarán a futuro”, alentó el dirigente sindical. Los trabajadores concentrarán en el acceso al puerto, marcharán por Contessi, luego irán a TPA y terminarán en Edison y 12 de Octubre, donde funciona la sede de la Cámara de la Industria Naval de Mar del Plata.

La CINA y el SAON están unidos por el Convenio 603. El gremio pretende que aplique la escala del Convenio Nacional 518 que tiene valores un poco más altos. En la cámara se niegan porque aseguran que sería achatar la escala, donde no hay una diferencia mayor al 15 por ciento entre la categoría más alta con la más baja.

Con quien también hay una grieta abierta es con las cámaras armadoras que se ligan al SAON con el Convenio 239 que nuclea a los obreros navales de talleres de las empresas pesqueras. Acá las diferencias son más sustanciosas entre uno y otro convenio. La movilización también pasará por la empresa Moscuzza.  Por ahora la oferta de las cámaras fue un adelanto de paritarias.

En las últimas semanas, luego de la primera movilización del 3 de agosto a la que aludió Vargas, las partes mantuvieron reuniones individuales para intentar llegar a una solución, aunque las discrepancias se mantuvieron. Hasta el momento todas las cámaras juntas presentaron una propuesta que fue descartada por los trabajadores por entender que era más un convenio a la baja que una propuesta superadora.

La única que hasta ahora mostró una actitud más amigable con el gremio es ABIN, que tiene a SPI como el principal actor de la cámara, alineado con el gremio por el Convenio 696. “Ellos se comprometieron a entregar una oferta de escala salarial en los próximos quince días así que estamos expectantes y no la incluimos en este plan de lucha por ahora”, reconoció De Filippis, que trabaja justamente en SPI.

Los trabajadores aguardan que a partir de este anuncio de movilización y medida de fuerza en la hoja de ruta de septiembre sean convocados a una conciliación obligatoria por parte de las cámaras patronales, algo que desde las cámaras ponen en duda por ahora.

“Habrá asambleas informativas en talleres y astilleros para persuadir a los compañeros en la necesidad que nos acompañen. El 3 de septiembre habrá un paro de dos horas en todas las empresas que aplican estos dos convenios”, adelantó el delegado paritario.

Durante la asamblea quedó al descubierto un problema que tienen los delegados. Por convenio no pueden usar más de ocho horas para la actividad gremial y todos ya las han cumplido. Pidieron que el gremio les pagara las horas que les descontarán las empresas en caso de seguir militando la convocatoria a las marchas. A diferencia de la primera movilización esta vez no hubo banderas sindicales ni sectoriales. Tampoco tantos trabajadores escucharon el plan de lucha que anticiparon los referentes sindicales.