02/09/2021
Alarmas acústicas y boyas inflables para pescar anchoíta

Son elementos para mitigar la captura de aves y mamíferos marinos que se colocarán como prueba piloto en dos barcos fresqueros que operarán sobre la especie pelágica. Reunión de trabajo con múltiples actores de la pesquería certificada.

Revista Puerto - Anchoita - 02

La pesquería de anchoíta patagónica se encuentra certificada desde 2011 y en el marco de ese proceso de evaluación y monitoreo constante, se acaban de definir medidas para mitigar la captura incidental de aves y mamíferos marinos durante la zafra que comienza en este mes de septiembre.

Luego de una reunión multisectorial que se realizó en Mar del Plata días pasados se determinó una prueba piloto en dos barcos fresqueros de la flota que opera sobre la especie pelágica, los cuales desplegarán alarmas acústicas y boyas flotantes intercaladas entre la red de media agua, para intentar evitar que interactúen con la captura tanto aves como delfines y lobos marinos.

“La alarma esta enfocada en delfines fundamentalmente. El dispositivo genera una frecuencia de sonido distinta, como un aviso que los aleja de la red”, explica Verónica García, especialista en Ecosistemas Marinos y Pesca Sustentable de Vida Silvestre. “Las boyas se activan en la interface agua-aire como una especie de espanta pájaros”, agrega ante la consulta de este medio.

Vida Silvestre fue una de las instituciones que participó del encuentro plenario desarrollado en la sede de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera junto con representantes del sector pesquero, investigadores de la UNMdP, el CONICET y el INIDEP, en el que desarrollaron un plan de acción para alcanzar la sustentabilidad de esta pesquería.

Los países a los cuales Argentina exporta anchoíta exigen que el producto provenga de una pesquería que se esfuerce en reducir la captura incidental de especies como delfines y lobos marinos.

El Grupo Cliente esta conformado por empresas que financiaron el proceso de certificación de la pesquería. En estos diez años ha tenido altas y bajas. Actualmente lo integran Catesur S.A., Delicias S.A., Disemar S.A., Mar Picado S.A., Marbetan S.A., Marbella S.A.I.C. y Pranas S.A.

Victoria Leuci, representante de este sector, explicó que “después de varios años de debate sobre las medidas de mitigación esta reunión multidisciplinaria, con la presencia de varios observadores y capitanes, es un hito dentro de la certificación hacia el progreso del Plan de Acción”

Desde las empresas conserveras y saladeros de anchoíta resaltaron que las acciones que se llevarán a cabo cuando arranque la temporada van en concordancia con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en la evaluación de interacciones y medidas de mitigación, para disminuir las interacciones con las pesquerías.

Diego Rodríguez y Juan Seco Pon, ambos investigadores de la UNMdP, reconocieron que con estos elementos disuasivos “no se pretende que la captura incidental de estas especies con problemas de conservación sea nula, sino que el objetivo es reducir al máximo su captura, manteniendo los mismos niveles de producción”.

Participaron también Asistentes de Investigación Pesquera (AIP-Observadores), quienes realizaron mareas comerciales en barcos de anchoíta y aportaron sus puntos de vista sobre las nuevas medidas.

Juan de la Garza, jefe del Programa de Adquisición de Información Biológico-Pesquera y Ambiental del INIDEP, resaltó que “las medidas de mitigación y la implementación de buenas prácticas pesqueras, así como las medidas de manejo por parte del Consejo Federal Pesquero y de las Autoridades de Aplicación, forman parte del manejo basado en ecosistemas”.

Todavía no están definidos los barcos en que se aplicarán estos dispositivos de manera experimental porque todavía hay buques operando sobre el langostino y otros a magrú.

Las alarmas y las boyas fueron proporcionadas por el conjunto de empresas pesqueras del sector privado que forman parte del proceso de certificación y por la Fundación Vida Silvestre Argentina. En principio se cree que los dispositivos se colocarán en dos barcos pesqueros.

García aseguró que “es fundamental acompañar los esfuerzos de todos los sectores que quieran modificar sus prácticas productivas hacia aquellas que disminuyan al máximo el impacto sobre el ecosistema y las especies que allí viven, para alcanzar un desarrollo sostenible”.

Para poder evaluar el rendimiento de los dispositivos se realizarán lances con y sin las medidas de mitigación de captura incidental. Los observadores filmarán la maniobra para identificar el comportamiento de las aves y mamíferos marinos, y hacer los ajustes necesarios que permitan mejorar su efectividad.

Juan Manuel Di Costanzo, capitán del buque pesquero Canal de Beagle, señaló que “obviamente nos preocupa que las medidas de mitigación no atenten contra la seguridad de la tripulación y nuestro trabajo, pero desde hace un tiempo estamos realizando maniobras de pesca para no dañar estas especies”.