01/09/2021
Comienzan las consultas de la OMC sobre los subsidios a la pesca

Los miembros de la Organización Mundial del Comercio reanudan hoy las conversaciones sobre las subvenciones a la pesca, tras la reunión del 15 de julio en la que se analizó el borrador que el organismo pretende convertir en un documento aprobado a fines de año. Felipe Solá es nuestro delegado.

Revista Puerto - OMC - 02
Por Karina Fernández

La reunión del 15 de julio de la que participaron 128 delegaciones, terminó con un acuerdo de seguir trabajando línea por línea el texto presentado por la Organización Mundial del Comercio (OMC). Tras una pausa, hoy comenzarán las reuniones y consultas con cada uno de los delegados, para “producir un texto limpio de las reglas de subsidio pesquero antes de la XII Conferencia Ministerial”, según señaló el embajador Santiago Wills, presidente de las negociaciones.

El balance de la última reunión, presentado por la directora General de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, permitió conocer que existió acuerdo en dar un trato preferencial a la pesca artesanal, especialmente en los países menos desarrollados, pero varios puntos importantes están pendientes de resolución como la categoría que se otorgará a China en ese esquema y la eliminación de subsidios al combustible, resistida desde la delegación de la Unión Europea.

El presidente de las negociaciones comunicó a los miembros que la primera etapa de las reuniones comenzará hoy, 1 de septiembre, e incluirá consultas con los miembros seguidas de negociaciones basadas en textos en varios formatos como discusiones bilaterales, pequeños grupos y reuniones de todos los miembros sobre cuestiones clave, donde las opiniones siguen siendo divergentes, informaron desde la OMC.

“Para la segunda etapa, del 11 al 29 de octubre, el presidente buscará reuniones diarias con todos los miembros para revisar el proyecto de texto cláusula por cláusula y producir un texto limpio totalmente acordado”, señalaron desde el organismo.

Por Argentina, fue el Canciller Felipe Solá el delegado encargado de defender los intereses de la nación ante las potencias mundiales que gozan del beneficio de subsidios, como el caso de China, que afectan la sustentabilidad de los recursos en mares remotos, como el Atlántico Sur.

Según se informó desde la Cancillería Argentina oportunamente, Felipe Solá se refirió al efecto nocivo de los subsidios calificándolos de negativos, sin puntualizar en la problemática que enfrenta nuestro país, ante el asedio de la flota mayoritariamente china, pero también coreana y española que pesca en la milla 201, todas beneficiadas por subsidios millonarios.

“El impacto fuertemente negativo que estos subsidios tienen en las pesquerías torna imperante alcanzar un acuerdo para eliminarlos. Gran parte de estos subsidios sostienen flotas que pescan en altamar, en particular en aguas distantes, y principalmente en las áreas adyacentes a las zonas económicas exclusivas, con consecuencias muy negativas para la sostenibilidad de los océanos, los mares, los recursos marinos y para el desarrollo del país afectado”, expuso Solá ante los delegados de la OMC.

La Argentina en su exposición indicó que se debe garantizar “que el texto no tendrá consecuencias jurídicas en lo que respecta a los reclamos de territorialidad o la delimitación de las jurisdicciones marítimas, con una salvaguardia clara y específica al respecto”. La aclaración pareció innecesaria toda vez que este aspecto ya fue incluido en el texto borrador presentado por la OMC.

Ahora resta saber cuál será la postura que adoptará nuestro país frente a situaciones puntuales que afectan directamente a países aliados con los que se desconoce el nivel de compromiso asumido por nuestros mandatarios. Es de esperar que la postura de Argentina sea que se prohíban los subsidios al combustible, como así también que no se considere a China país en desarrollo, estatus que le permitiría seguir haciendo usufructo de las subvenciones que hacen rentable su negocio en el límite del Mar Argentino.

Han pasado veinte años de la primera vez que se planteó la necesidad de eliminar los subsidios para la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y prohibir ciertas formas de las subvenciones a la pesca que contribuyen al exceso de capacidad y la sobrepesca. En la Conferencia Ministerial de la OMC celebrada en Buenos Aires en 2017 se intentó por primera vez alcanzar un documento consensuado, pero no se logró por la oposición fundamentalmente de India y China. A partir de ese momento se encomendó a los negociadores lograr un acuerdo; está por verse si en diciembre de 2020 finalmente se alcanza.