01/09/2021
El Harengus a una firma de abandonar el puerto de Mar del Plata

El barco de Pedro Baldino aguarda una autorización de Prefectura para liberar 80 metros de muelle y zarpar a remolque hacia Montevideo, escala en su viaje final a Turquía donde será desguazado.

Revista Puerto - BP Harengus - 02
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

Los 80 metros del buque congelador Harengus entraron por la boca del puerto marplatense en diciembre de 2016. Fue su última marea. Desde entonces su imponente figura es la joya más grande de la colección de chatarra flotante que se acumula en los distintos muelles interiores de la terminal marítima local.

El buque, todavía propiedad de Pedro Baldino, se encuentra amarrado en la sección 12, debajo de la galería de los silos. Son sus últimos días en Mar del Plata. Luego de varios intentos de desguazarlo, partidas frustradas a otros astilleros y puertos nacionales, y la intimación en 2019 por parte del propio Consorcio Portuario, acentuada en estos últimos meses por la nueva gestión, se apresta a abandonar el puerto.

Según pudo saber REVISTA PUERTO, falta solo un trámite, una autorización de Prefectura Naval Argentina para que el Harengus se vaya del puerto. No podrá hacerlo solo porque no tiene propulsión propia, sino que lo hará a remolque en el Remarsa I, una de las embarcaciones de Remolcadores Mar de Plata y su destino será el puerto de Montevideo.

El operativo de remolque fue presentado en Prefectura en diciembre del año pasado y en este tiempo el armador ha ido cumpliendo con todas las exigencias que solicitaban desde la fuerza. El timón fue soldado, todo el casco sellado y deberá ir con una dotación se seguridad de cinco personas: capitán, maquinista, auxiliar y dos marineros.

Desde el Consorcio le solicitaron un seguro de caución para adherirse a los últimos incentivos que promovieron para aquella flota que se encuentra inactiva a la espera de ser hundida, desguazada en el varadero de la Base Naval o, como el Harengus, ser trasladada para el desguace lejos de Mar del Plata.

Desde Prefectura también solicitaron que disponga un sistema eléctrico autónomo para generar las luces en navegación y active la bomba de achique en caso de una emergencia.

En paralelo al plan de remolque la empresa tuvo que presentar en Aduana la documentación para respaldar la exportación del barco a Uruguay. Esta alternativa en un momento entró en un camino sinuoso y desde la empresa armadora habían evaluado llevarlo a desguazar en el litoral fluvial bonaerense, aunque finalmente se agilizó el trámite y decidieron cruzar el Río de la Plata en una travesía que demandará dos días de navegación. Desde Montevideo el barco seguirá viaje hacia Turquía, donde será desguazado.

En este epilogo de la vida útil del Harengus, Baldino se desprendió de la cuota de merluza, que le vendió a Giorno; y el permiso de pesca irrestricto a Newsan, que el año pasado incorporó el tangonero Atlántico I que llegó nuevo desde España.

En el Consorcio Portuario están cruzando los dedos para que la operación remolque sea realidad en los próximos días. Aseguran que hay otros barcos en la misma situación del Harengus que podrían seguir ese mismo camino. El de abandonar el puerto de una vez por todas para que los muelles comiencen a liberarse de chatarra flotante.