14/09/2021
En busca de la ruta del langostino en el norte

Por estas horas se realiza una campaña de investigación en el sector norte de la Veda, la zona de El Rincón y el Golfo San Matías para recolectar información de base sobre el crustáceo que desova en esa área. El Subsecretario de Pesca cree que se podría desarrollar la pesquería en ese sector.

Revista Puerto - Langostino - Juan de la Garza y Paula Moriondo Canovaro - INIDEP

Juan de la Garza y Paula Moriondo, investigadores y jefes de Proyecto del INIDEP.

A partir del aumento de las capturas en el sector norte en los meses de verano, el subsecretario de Pesca, Carlos Liberman, comenzó a sugerir que se podría estar ante una población de langostino con posibilidades de desarrollarse y generar mayores volúmenes de captura. En el INIDEP no tienen datos sobre la ruta migratoria de esa población y, para comenzar a generar conocimiento de base, programaron una campaña en el sector norte de la Veda de Merluza, la zona de El Rincón y el Golfo San Matías, para determinar qué sucede con los ejemplares que nacen en esa zona y con aquellos que no llegan a ser capturados.

“En el sector norte se llegaron a pescar 20 mil toneladas, si están mejor manejadas y con ayuda del ambiente quizás nos permitan dar el salto que dimos al sur, no digo de 200 mil toneladas, pero muchas más”, señaló el Subsecretario de Pesca.  Liberman sostiene que, si reduce el esfuerzo sobre las hembras maduras, van a seguir viajando hacia el norte y podrán desovar, permitiendo aumentar año tras año los niveles de captura.

La conclusión a la que llega el funcionario podría no ser tan lineal. Los investigadores Paula Moriondo Danovaro y Juan de la Garza explicaron que la falta de datos sobre esa población impide conocer la ruta migratoria de esa población.

“Nadie puede garantizar que ese langostino que nace siga su camino hacia arriba, para abajo o para el costado, no sabemos incluso dónde va el langostino que no pescan, si queda en provincia de Buenos Aires, si va al Golfo San Matías, no lo sabemos a ciencia cierta”, señaló la Jefa del Programa Langostino y agregó que “el langostino que no es pescado desde diciembre a marzo a algún lado va, si va al norte, hacia afuera o al sur, algunos morirán porque son langostinos grandes que están terminando el ciclo de vida pero otros van a seguir viajando, pero no sabemos hacia dónde”.

Para saber qué sucede con esta población programaron una campaña en el sector sur de la provincia de Buenos Aires y Golfo San Matías en la provincia de Río Negro.  Si bien la investigadora aclara que el langostino que se capturó en agosto frente a Mar del Plata consistía en ejemplares grandes que venían del sur y no de la población bonaerense, también señaló que coincide la aparición de pequeños volúmenes de langostino en Mar Chiquita, y que podría estar relacionado con las medidas de protección en el sector norte que comenzaron a tomarse hace tres años.

El investigador Juan de la Garza, hoy jefe del Programa de Observadores, tiene una vasta experiencia en la pesquería de langostino y sigue formando parte del grupo de trabajo.

Para el biólogo, no es extraño que aparezca langostino en el norte y considera que es necesario hacer investigación de base, dado que los únicos datos con los que se cuenta sobre la población bonaerense son de los años 60 y 70.

La realización de este crucero en el buque Mar Argentino, a cargo de Paula Moriondo Danovaro, es el primer paso en la recolección de información biológica entre los paralelos de 39º y 42º Sur. Los datos que se recolecten sobre la dinámica poblacional, las tramas tróficas, la genética y la obtención de muestras para el análisis reproductivo, servirán para crear una línea de base de conocimiento del recurso en este sector, permitiendo en un futuro tener un conocimiento más certero sobre el potencial del langostino bonaerense.