07/09/2021
“Hay una intención velada de desprestigiar el fresco”

Mariano Retrivi, como presidente de la Cámara Pesquera Argentina ALFA representa a medio centenar de barcos fresqueros, estrato de flota que está siendo cuestionado por prácticas irresponsables. En esta entrevista da su punto de vista sobre el desempeño de la flota en la temporada 2021.

Revista Puerto - Langostino - Mariano Retrivi - Presidente de ALFA - 02
Por Karina Fernández Fotos Diego Izquierdo

A partir de la publicación de un informe técnico de langostino del INIDEP en el que se alertó a las autoridades por un considerable aumento del esfuerzo pesquero y una metodología de trabajo nociva observada fundamentalmente en los buques fresqueros, las autoridades reconocieron que se han detectado infracciones y que es necesario hacer correcciones en el manejo de la pesquería. Por otra parte, empresas pesqueras comenzaron a cuestionar el accionar de esta flota en altamar y la calidad del producto de sus capturas. Mariano Retrivi, empresario con más de treinta años en la actividad, representa al sector fresquero langostinero marplatense desde la presidencia de la Cámara Pesquera Argentina ALFA. En esta entrevista con REVISTA PUERTO dio su punto de vista sobre el accionar de esa flota, sobre las denuncias que recaen sobre este sector y aseguró que hay otros factores que afectan la calidad.

REVISTA PUERTO: ¿Cómo evalúa el desempeño del sector fresquero en esta temporada de langostino?

MARIANO RETRIVI: Lo evalúo como muy positivo, desde que estamos trabajando con ALFA lo hacemos muy codo a codo con la administración pesquera, especialmente con la Subsecretaría, el Consejo y con el Director de Pesca. La flota viene trabajando bien, todo el tiempo se estuvo explorando, se está explorando más que antes, los barcos buscan más y encuentran distintos cardúmenes.

RP: Esta es una visión del comportamiento del recurso, pero ¿sobre la operatoria de la flota cuál es el balance?

MR: En general noté buenas características, la flota está trabajando cada vez mejor, por supuesto como todo tiene que ir evolucionando, uno tiene que ser más eficiente, tiene que trabajar mejor el recurso en cuanto a calidad también, pero al menos la flota de ALFA estuvo trabajando muy bien. Son barcos que están entre las 30 y 35 toneladas de carga y eso hace que sean muy ágiles y versátiles, no necesitan completar su bodega todos los viajes para considerar que ha sido exitosa la marea, con dos días de pesca pueden ir a puerto, descargar y volver a salir. Eso hace que sea muy dinámica y por eso creo, que en general, trabajó muy bien.

RP: Desde informes técnicos, empresarios consultados y hasta la propia autoridad hablan de excesos en el estibaje en bodega, en la velocidad y tiempo de arrastre, de permanencia en la zona de pesca y las empresas se quejan por la calidad de langostino que se trae.

MR: Vi notas y escuché comentarios de este tipo en varios lados, me parece que la industria fresquera tiene muchas cosas buenas para ser destacadas, el derrame que genera, el trabajo. Hay un clúster industrial importantísimo en Chubut, en Santa Cruz también y en Mar del Plata cada vez hay más procesamiento de langostino. A veces leo con tristeza que se destaquen pequeñas cosas malas cuando hay muchísimo bueno.

RP: Que se arrastre más de una hora, a mayor velocidad de la permitida y se permanezca más de 72 horas en la zona de pesca, que se traiga pescado con olor y melanosis ¿son pequeñas cosas?

MR: Son todos grandes temas para desarrollar pero que no reflejan para nada la zafra, es generalizar. Si hubo barcos que trabajaron mal y no estuvieron acorde a la normativa vigente, hay elementos para que se corrija eso, hay una gran flota que trabajó bien, procesó bien, que opera bien, que no le tiran el pescado a la harina como se habla. Yo tampoco he visto grandes actas de decomiso.

RP: Es probable que no haya actas de decomiso porque a los barcos les compran esa producción, mucha es apta para consumo humano, pero no se exporta y se rotula para mercado interno, aunque después se termine tirando.

MR: La verdad no sé si es tan lineal. Lo que nosotros vemos es que no se ha tirado tanto pescado como se dice, sí hablando de calidad hay mucho por mejorar, pero cuando uno dice calidad no se está hablando solo del barco. Hay que hablar de todo el contexto, la estiba, las condiciones con las que el barco sale a pescar, sabemos que uno de los temas pendientes es llevar más hielo en los barcos. Los barcos no llevan más hielo porque es muy difícil conseguir hielo en la Patagonia, un grupo de armadores quiso invertir en un silo y cuando pidieron agua potable y energía les dijeron que no tenían. Son cosas que se van a ir resolviendo con el tiempo porque sin dudas a nadie le conviene trabajar mal. Después hay un tema pendiente con la logística y la forma en la que se trabaja la estiba, somos conscientes de que tenemos que trabajar mejor, especialmente en la forma que se provee hielo a los barcos.

RP: ¿No es algo que ustedes puedan resolver?

MR: No, la logística la determinan las empresas y la estiba, hay armadores que han advertido a su proveedor que con tan poco hielo puede haber riesgo de que no llegue bien el pescado, esas cosas son pequeños detalles que hay que corregir. Ahora dejame decirte, hablan de la melanosis como si fuera algo terrible, es una reacción química por exceso de melanina que es absolutamente inofensiva a la salud, lo que ocurre es que influye en el aspecto.

RP: ¿No termina siendo un producto de menor calidad que se exporta a más bajo precio?

MR: Depende el país, por ejemplo, en Estados Unidos la melanosis es algo normal y nadie se asusta, en otros lugares más exigentes como Japón y Europa no les agrada. En algunos mercados baja el precio y en otros no. Pero yo pregunto, ¿acaso el pelado y devenado está visto mal? Porque para mí, es el producto premium, el que más vale, más mano de obra genera y el que más buscan los mercados. Nosotros lo estamos haciendo en bolsitas de 700 gramos para Inglaterra y Estados Unidos y cuando digo nosotros digo la Argentina, yo hago muy poco. El fresco es sinónimo de desarrollo, de trabajo y valor agregado, ojo.

RP: Distintos empresarios que trabajan con muchas plantas diferentes señalan que están haciendo una cola de muy baja calidad y bajo precio.

MR: La verdad que hay que decirles a esas empresas que su gestión de compra es pésima, tarjeta roja para la gestión de compra. Estoy en esto desde el año 1988 y tuve la suerte de aprender de los grandes, si esas empresas están comprando mal, en vez de hablar mal de todo el sector fresquero, debieran revisar su gestión de compra. Si comprás mal uno y otro día no estás haciendo bien las cosas, porque la calidad la regula el mercado. Cuando escucho que dicen que les venden el pescado con muchos días de pesca o sin hielo… la gran pregunta es por qué les siguen comprando. Detrás de esas afirmaciones hay una intención velada de desprestigiar el fresco o renegar contra un sistema que no son capaces de cambiar y que deberían cambiarlo.

RP: El sector congelador a fines de los noventa hizo un trabajo junto a las autoridades y biólogos para ordenar la pesquería y aceptó cada una de las normas que se establecieron para el manejo del recurso, duración de los lances, tiempo y velocidad de arrastre, la obligación de estibar la carga antes de un nuevo lance. ¿Considera que su sector tiene que hacer este trabajo?

MR: Me parece que hay que discutir muchísimo entre todos, creo que el comportamiento no distingue fresqueros de congeladores. Me da la sensación de que tanto el sector congelador como el fresquero hemos ido mejorando en capacidad de captura, de cantidades, en capacidad de procesamiento… para mi es parejo. No veo que haya algunos que hacen todo bien y otros todo mal. Sí hay algo de lo que estamos convencidos: es de que todo es mejorable y hay mucho por trabajar. La manera de pescar, las cantidades, estamos hablándolo permanentemente y el tema está en agenda con la Subsecretaría de Pesca. Estuvimos reunidos en ALFA trabajando este tema, por ejemplo, la hora de arrastre depende mucho de la concentración que haya y hay tecnología que puede ayudar como el sensor de captura de saco, si usamos un sensor no tiene sentido hablar de tiempo de arrastre y eso me puede evitar pescar grandes cantidades. Yo no creo que los congeladores son buenos y los fresqueros son malos, creo que somos todos buenos y que hay excepciones y hay que mejorar. Pero para mí la pesca tiene mucho para destacar y no siempre se hace y eso a mí me duele.

RP: Llama la atención que la norma parece algo relativo, la reglamentación de lo que se debe hacer ya existe. ¿Por qué lo ponen en duda?

MR: No, nosotros no lo estamos poniendo en duda nada, sino viendo cómo mejorar.

RP: Desde ALFA reclaman poder pescar en la zona del AIER. ¿En función de lo que ha observado el INIDEP, considera que está madura la flota para operar sobre una concentración reproductora?

Nosotros lo que consideramos respecto del AIER es que cuando las condiciones hidrobiológicas estén dadas para pescar que se pueda pescar y cuando no, se impida pescar. Esto está en conversaciones, es válido que Chubut pretenda que solo puedan pescar ellos y no está mal, lo que planteamos es que se debe tener la discusión porque no es que uno tenga la razón absoluta de todo. Me parece que hay una exageración para empañar un poco todo lo que representa la industria pesquera langostinera del fresco, porque hay muchísimo para rescatar. Yo el informe del INIDEP lo desconozco, no lo vi. Nosotros con la flota de ALFA no hemos tenido ningún problema de calidad, a mí me llama poderosamente la atención que se plantee esto con tanta determinación.

RP: ¿No se trata de un problema del sector sino casos aislados?

MR: No, creo que el sector fresquero puede mejorar mucho en cada uno de sus eslabones.

RP: ¿En qué debería mejorar?

MR: Lo primero, llevar más cantidad de hielo, pero hay que mejorar la disponibilidad y la forma en que se hace esperar antes de ponerlo a bordo. Creo que se podría mejorar mucho en la estiba, se llevan muchos cajones rotos que rompe el pescado. Se puede mejorar la espera arriba de los camiones para ingresar a algunos frigoríficos. En planta, quizás, se puede ir a más valor agregado y menos bloque, el langostino con un poco de melanosis es perfecto para pelar, devenar y hacer un producto de altísima calidad porque la carne está intacta y eso es lo que hay que buscar. Ahora decir que la industria hace mal porque hace mucho bloque no corresponde, porque no está mal hacer bloque y después transformarlo en un producto de alta calidad.

RP: ¿Respecto d la operatoria de los barcos no hay nada que deban mejorar?

MR: Sí, de hecho, estamos trabajando en varios aspectos; el primero, tratar de incorporar sensores de captura, después no imagino mucho más por hacer.

RP: Que aumenten las capturas no necesariamente implica que se esté bien, a fines de los 90 se aumentó exponencialmente la captura de merluza y terminamos muy mal. ¿Les preocupa que si esto no cambia rápidamente se pueda entrar en un escenario de sobreexplotación?

MR: Sí nos preocupa mucho, lo venimos hablando entre los armadores y las autoridades, todos coincidimos en que tenemos que trabajar para pensar que esto dure varios años más y no cometer errores que dañen la continuidad y la sostenibilidad del recurso. Si bien hay mucho por hacer, noto que hay maduración del sector y que se está hablando cada vez más. Es una obligación de todos que este recurso dure muchos años y me parece que el sector está comenzando a madurar como para discutir alternativas que acompañen ese proceso, ver cómo podemos pescar mejor.