23/09/2021
Preocupación en la conserva por falta de caballa

La flota que opera sobre el recurso no logra encontrarlo tras un fuerte período de mal tiempo. Algunas conserveras están con garantizado a la espera de que se normalicen las capturas, pero los barcos que la estuvieron pescando avisaron que desarman para pelágicas. Fuerte caída en desembarques y producción.

Revista Puerto - Mar del Plata - Conserva - Caballa

 

Después del temporal de hace más de diez días que azotó el frente marítimo en una amplia zona del sudeste bonaerense, las concentraciones de caballa del stock al sur del 39º Sur se diluyeron y al puñado de barcos fresqueros que operaban sobre el recurso se les hizo difícil encontrarla.

En los últimos días trajo parte de la bodega con caballa el buque Salvador R y también aportó algunos cajones con materia prima fresca el Leal pero el Rocío del Mar volvió a puerto luego de haber colado agua durante un par de días.

La falta de pescado fresco sumado a que otros barcos como el San Andrés Apóstol cambiaron la red de media agua y volvieron a pescar merluza, secó la plaza y puso en alerta a las empresas conserveras.

“Estamos en garantía desde el jueves de la semana pasada” dice Leandro Rosso Quesada, gerente de Marechiare. “Ahora agarramos 1400 cajones del Veraz pero son dos días de trabajo y otra vez garantía”, lamenta ante la ausencia de oferta.

En Natusur dan cuenta de un panorama similar, con un intervalo en el acceso de materia prima, pero aseguran que mantienen actividad trabajando otras especies al tiempo que creen que esta situación es pasajera.

En las últimas horas armadores de Padre Pío, Veraz, Leal, Rocío del Mar, Júpiter y Salvador R se reunieron para analizar la posibilidad de salir a buscarla juntos para ver si volvían a encontrarla.

“A esta altura del año pasado, habíamos comprado 2.000 toneladas de pescado fresco. Este año 400 toneladas”, dice Rosso Quesada. El año pasado estuvo el buque Argentino aportando materia prima. Esta temporada se pensó en el Centauro 2000. “Lleva las dos redes, pero como no hay magrú pesca merluza”, contó el Gerente.

En Copeca el panorama es similar en cuanto a la caída de producción. “Estamos un 30 por ciento abajo a igual fecha del año pasado”, remarcó Sebastián Grecco. El industrial asegura que ya la flota había intentado trabajar en conjunto para dar con el magrú pero los resultados no fueron los esperados.

“Desde ya que, si se produjera una interrupción a la mitad de la temporada, sería catastrófico para la industria que viene con el personal, los insumos y los compromisos tomados en otro escenario”, consideró Grecco.

Este corte abrupto en la captura y desembarques de la especie se reflejan en la estadística oficial que monitorea las descargas generales de la flota. Hasta el 15 de septiembre se habían desembarcado 3.747 toneladas de caballa del efectivo al sur del paralelo de 39º Sur.  Hasta esa fecha del año pasado las capturas declaradas alcanzaban las 5.711 toneladas.

Al cierre de esta edición los armadores habían dado su veredicto: decidieron no volver a salir a buscar caballa, con lo cual el panorama para la industria asoma preocupante.