12/10/2021
Otra señal para la promoción de la industria naval

El Ministerio de la Producción de la Nación oficializó una línea de créditos blandos a través del Banco Nación para adquirir buques y artefactos navales construidos en Argentina.

Revista Puerto - Industria naval - 02

“Si tu actividad está orientada a la pesca, transporte u otra actividad naval, tramitá el certificado de elegibilidad y accedé a un crédito para financiar la adquisición de cualquier tipo de buque o artefacto naval nuevo y de uso no recreacional construido en Argentina”.

De esta forma desde la web Argentina.gov.ar se oficializa una medida de gobierno que bien podría haber generado una acción oficial de mayor visibilidad dada la trascendencia que tiene una decisión en este sentido para la industria naval.

Esta iniciativa contempla un monto máximo que corresponde al 75% del valor de la embarcación a adquirir con un plazo de devolución de 10 años con hasta 18 meses de gracia. El programa de financiamiento no solo es para adquirir barcos pesqueros sino cualquier tipo de embarcaciones.

La tasa de interés durante los primeros 3 años es fija al 36%. Durante los primeros 30 meses se puede obtener un subsidio en la tasa del 8% y en caso que el buque sea impulsado a GNL, del 12%. Durante el resto del crédito la tasa es BADLAR + 8%. “Las garantías requeridas son la hipoteca naval y otras a requerimiento del Banco Nación”, divulgó el sitio web.

Desde el sector naval resaltaron la iniciativa al tiempo que reconocieron que es una línea en la que se estaba trabajado hace más de un año y que ahora se oficializaron. También adelantaron que habrá un acto público para comunicar de manera masiva el plan de financiamiento. Posiblemente sea en Astillero Río Santiago antes de las elecciones del próximo 14 de noviembre.

Habrá que ver el impacto que tiene el anuncio en la agenda de los astilleros abocados a la construcción de barcos pesqueros. Recordemos que Contessi y SPI están con distintas obras de importancia y un plazo asegurado de trabajo que va más allá de los dos años.

Tomar un crédito en pesos en este contexto que vive el país y a una tasa subsidiada puede ser muy atractivo para armadores que estaban con dudas para renovar su barco. “Puede ser un empujón que los ayude a decidirse”, reconoció un industrial del sector.

Posiblemente los mayores beneficiarios podrán ser astilleros que todavía no cerraron ningún contrato de construcción y tienen la agenda más liberada para arrancar y entregar la obra en un menor tiempo.

La oficialización de esta línea de créditos también era esperada en algunos astilleros que tenían casi cerrado el trato para la construcción de una serie de remolcadores a GNL y seguramente se podrán concretar a partir de este programa que incluye mayores beneficios para quienes utilicen ese tipo de combustible.