10/11/2021
El Ministro recibió elogios y reclamos en la presentación del decreto de retenciones

El titular de la cartera agropecuaria, Julián Domínguez, llegó a Mar del Plata para evaluar el impacto de la medida de reducción de los derechos de exportación de algunos productos pesqueros y además de agradecimientos recogió reclamos. Para el sector industrial es solo un primer paso.

  • Revista Puerto - Julian Dominguez Carlos Liberman y Victoria Tolosa Paz en Mar del Plata - 02
  • Revista Puerto - Julian Dominguez Carlos Liberman y Victoria Tolosa Paz en Mar del Plata - 03
  • Revista Puerto - Julian Dominguez Carlos Liberman y Victoria Tolosa Paz en Mar del Plata - 04
  • Revista Puerto - Julian Dominguez Carlos Liberman y Victoria Tolosa Paz en Mar del Plata - 05
  • Revista Puerto - Julian Dominguez Carlos Liberman y Victoria Tolosa Paz en Mar del Plata - 06
Por Karina Fernández Fotos Diego Izquierdo

A cinco días de las elecciones legislativas el gobierno decidió capitalizar como un gesto político la firma del Decreto 752 que eliminó las retenciones para el filet de merluza hubbsi, el langostino pelado y las anillas de calamar, las redujo para otros productos y aumentó el gravamen para los bloques de langostino. El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, llegó a Mar del Plata acompañado no solo por el Subsecretario de Pesca, gestor de la medida, sino también por la candidata del Frente de Todos, Victoria Tolosa Paz, con quienes recorrió astilleros y finalmente se reunió con representantes del sector pesquero, gobernadores y funcionarios en las instalaciones del INIDEP, algunos de forma presencial y otros de manera virtual. La medida fue ponderada por todos los presentes, pero también hubo reclamos respecto de la necesidad de eliminar completamente las retenciones, mejorar la paridad cambiaria y realizar inversiones en el puerto de Mar del Plata para lograr eficiencia y competitividad.

“Hoy vamos a hacer una evaluación del impacto que tiene el decreto que privilegia la industrialización y la generación de valor agregado y poder consolidar un giro en las políticas de pesca para genera más empleo”, señaló el Ministro ante la prensa minutos antes de ingresar a la reunión.

En el tercer piso del INIDEP, los referentes de las principales cámaras pesqueras y dirigentes gremiales lo aguardaban en una larga mesa, mientras de forma virtual la gobernadora de Santa Cruz, el gobernador de Chubut y referentes del sector patagónico se hacían presentes a través de una pantalla.

El Subsecretario de Pesca, que ofició de maestro de ceremonias, señaló que “era necesario administrar una pesca que tuviera a su lado un componente industrializador que agregara más argentinos y argentinas al trabajo. Desde el inicio las misiones fueron dos, administrar el mar, sus recursos e incorporar la gente al sistema productivo. Hemos dado un paso primordial, acompañar a las empresas que invierten, que trasforman y generan trabajo. Esto no existía, el empresariado que decidía invertir en la Argentina recibía el mismo tratamiento que se le daba al que decidía invertir en el exterior, era muy injusto. Por eso abordamos esta temática y el esfuerzo fiscal que eso implica, así dimos una señal muy clara, vamos a tratar diferente a las empresas que transforman a la materia prima para dar este salto de calidad institucional”

Dando lugar a la participación de los presentes, Carlos Liberman invitó a la mesa de autoridades (y candidata) a la secretaria General del SOIP, Cristina Ledesma, representante de los obreros del pescado en la ciudad de Mar del Plata: “Cristina y la gente del STIA, conversan, articulan de forma permanente. Con Cristina nos vimos la cara ante un montón de problemas, discutimos y articulamos un montón de veces, de esa forma resolvimos problemas”. Si bien le cedió la palabra, la dirigente visiblemente afectada por la trágica pérdida de un familiar en los últimos días, solo pudo agradecer las gestiones realizadas para lograr la firma del decreto.

Al turno de darle la palabra al resto de los dirigentes gremiales se escucharon solo palabras de agradecimiento, salvo el Secretario General del Centro de Patrones de Pesca, que aprovechó la oportunidad para introducir el viejo reclamo de la quita o reducción del impuesto a las ganancias en los sueldos de los trabajadores; “es una barbaridad”, señaló Mario Galano. Más tarde el dirigente del SUPA, sin ser crítico, expuso la cruda realidad que viene atravesando el puerto de Mar del Plata. “Antes bajábamos 1.500.000 cajones de pescado y ahora apenas llegamos a 400.000” dijo, y se mostró esperanzado en que a partir de la rebaja en las retenciones la actividad se reactive.

Cuando el micrófono fue para los representantes del sector empresario, hubo quienes solo expresaron su beneplácito por la medida adoptada pero también quienes no solo elogiaron, sino que a la vez realizaron algunos reclamos puntuales y solicitaron se pongan en agenda.

Eduardo Boiero, de CAPeCa, señaló: “En el Consejo Industrial Argentino estamos infiltrados, como de alguna manera lo estamos también en el Ministerio, siendo la actividad menos conocida. Los objetivos del Consejo son crecer en exportaciones, empleo y valor agregado, nosotros nos propusimos crecer en empleo porque en volumen tenemos la limitación de los recursos disponibles y el primer tema de nuestra agenda eran las retenciones, es un reclamo que tenemos desde hace muchos años y lo vamos a seguir teniendo, este es un primer paso. Lo agradecemos, pero vamos a seguir insistiendo con la quita de retenciones a largo plazo porque es un instrumento necesario en un país que necesita exportar, somos privilegiados, muchos están pidiendo esta medida”.

“El resto de la agenda que tenemos, es encontrar dialogo en el campo laboral para poder facilitar que esto que están buscando, la generación de más empleo, se pueda dar, se debe conversar mucho con los gremios sobre actualización de convenios”, concluyó Boiero.

Mariano Retrivi, en representación de ALFA, la asociación que nuclea a los barcos langostineros fresqueros, fue quien más elogió la medida: “Cuando uno escucha que se pide más producción, más productos, no puede más que celebrar la medida. Nosotros estamos trabajando para eso todo el tiempo, Julián (Domínguez) anunció con entusiasmo cuando llegó que iba a apoyar esta industria y está acá, está cumpliendo y lo celebro”.

En representación de la flota costera de Mar del Plata, Sebastián Agliano también agradeció la firma del decreto y dijo estar esperanzado en que “esta medida repercuta en los precios de banquina, sabemos que es difícil porque necesitamos conciliación en faz gremial para que se exporte más y tengamos también un mercado interno más activo para que lleguen esos productos que exportamos, también, a la mesa de los argentinos”.

Por su parte Fernando Rivera, en representación de CAIPA, si bien mostró conformidad con la medida, puso sobre la mesa un conjunto de acciones que a su criterio es necesario resolver para darle viabilidad al sector. “En la pesca hay muchas cosas por resolver para que las empresas puedan lograr desarrollo. Mar del Plata tiene el puerto más importante del país, pero no recibe inversiones desde hace más de 80 años, tenemos que ponernos a trabajar en conjunto porque se necesita una inversión mayor de la que pueden aportar los operadores del puerto. El puerto está colapsado y es necesario conseguir los medios para que tenga mayor desarrollo, esa debe ser una meta del gobierno”.

Dando cierre a las exposiciones del sector empresario, Antonio “Tony” Solimeno, tras agradecer las gestiones realizadas, apoyó las expresiones del representante de CAPeCa y pidió la eliminación total de los derechos de exportaciones: “En los 18 años que llevamos de derechos de exportación, mi empresa hubiera renovado siete barcos y eso generaría mucho trabajo en la industria naval, yo no tengo nada que ver con ese sector, solo quiero que crezca y construir mis barcos en mi lindo país”.

En ese sentido señaló que se debe trabajar intensamente en la renovación de flota y en la tecnificación de las industrias: “Se viene trabajando muy bien en la financiación para la construcción de buques, pero debemos pensar también en las inversiones que se deben hacer en las plantas si queremos agregar valor, las inversiones también significan trabajo”. Finalmente, retomó el tema de los problemas en el puerto de Mar del Plata expuesto por Rivera, dijo que la falta de inversiones en infraestructura “complica, suma costos y accidentes, esto se debe tomar en cuenta si queremos más inversiones”.

La respuesta a los reclamos llegó por parte del Ministro: “Este es nada más que un paso, pero deben entender los empresarios que vivimos en un país con 40 por ciento de pobreza, ojalá nuestra patria pueda llegar a ese momento en el que haya trabajo para todos, pero eso requiere un esfuerzo de todos, esfuerzo que celebramos. A nadie le gusta pagar impuestos, a mí no me gusta, pero soy consciente de que somos parte de un destino común”, dijo y subiendo el tono de voz al más típico estilo kirchenrista, agregó: “Tenemos una economía bimonetaria y si no podemos crecer más y ponemos restricciones a las exportaciones es porque necesitamos dólares para crecer, estos son negocios, no es política”.

“Nuestra tarea es que ustedes tengan confianza en que se puede invertir en la Argentina, eso sin dudas va a dar un escenario de previsibilidad, este es un punto de partida, lo que podemos hacer es una agenda compartida de cómo generamos el mayor valor agregado y mayor calidad. Este decreto nos va a obligar a todos a ser mejores, esta no es una dádiva, es una muestra del proyecto de desarrollo argentino, queremos industrializar, no queremos seguir siendo un país que es una colonia primarizada, tenemos que exportar trabajo”, continuó el Ministro.

“Vamos a tratar de sacar todos los obstáculos que complejizan la fuerza de crecimiento y las inversiones, porque sabemos que si al capital le va bien tenemos trabajo, la única manera de defender nuestro lugar de pertenencia es que en la Argentina haya capitales nacionales y no se nos extranjerice la economía, debemos trabajar rápido porque por los recursos de nuestro país viene el mundo, si no lo hacemos nosotros, lo van a hacer otros, es mejor que nos rompamos el alma y que apostemos al desarrollo de inversiones. No hay reglas que no se puedan modificar, tenemos capacidad de crédito, tenemos un sistema público que se tiene que poner en función de este proyecto, si no servimos para esto, no habremos cumplido la misión histórica para la que estamos llamados”, fue cerrando el Julián Domínguez su extenso discurso.

Finalmente, al referirse a los trabajadores, el Ministro les señaló a los dirigentes presentes: “Es necesario que haya armonía entre el trabajo y el capital, no estamos en una etapa buena para el país, es bien compleja” y tras una repetida crítica al endeudamiento, solicitó compromiso a los gremios: “Necesitamos muchos acuerdos sectoriales, en esa dirección vamos a trabajar”.