16/11/2021
Las lanchas tocaron caballa para alivio de las conserveras

Este lunes una docena de embarcaciones aportaron 3 mil cajones de la especie, materia prima indispensable para que comience a rodar la producción en las fábricas. Se paga 100 pesos el kilo capturado a 8 millas al este del Faro de Punta Mogotes.

Revista Puerto - Mar del Plata - Caballa - 02
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Después de un fin de semana con fuertes ráfagas de viento que llegaron a superar los 70 kilómetros por hora, el lunes comenzó con sorpresas agradables en la banquina chica del puerto de Mar del Plata. Las lanchas artesanales pudieron encontrar cardúmenes de caballa y descargaron unos 3 mil cajones en el muelle, según precisó Rubén Burkhard, gerente de Coomarpes, ante la consulta de este medio.

El dato de la aparición de la especie pelágica lo había aportado en la tarde de ayer Alejandro Pennisi, industrial de Natusur y presidente de la Cámara de Industriales del Pescado, en el marco de un reportaje que publicaremos próximamente.

“Vino perfecto el pescado por suerte porque estábamos por suspender al personal, ya que no teníamos materia prima para procesar”, reveló el industrial al tiempo que confirmó que todas las fábricas habían comprado al menos una parte de las 90 toneladas capturadas de las lanchas.

“Nosotros completamos unos 300 cajones de buen pescado, capturado con red de cerco, a unas 7 o 8 millas al este, frente al Faro de Punta Mogotes”, precisó Vicente Galeano, patrón de la Don Nino, una de las lanchas emblemáticas de la banquina.

“Fuimos todas las lanchas que quedan menos la Romeo Aralde, Mi Lucha y Ceferino. Pero sí se sumaron algunos barquitos como el Don Mario y el Indómito. El San Juan José salió pero tuvo un problema y se volvió a la banquina”, precisó Galeano, presidente de la Sociedad de Patrones Pescadores.

Las que quedan todavía flotando en la banquina chica son la Siempre Graciosa, Due Fratelli, Cristo Rey, La Julia, Siempre Sara Madre, Nueva Ángela Madre, Nueva Augusta, Alba II, El Príncipe Azul, Siempre Libertad y Siempre María Marta. El Gerente de Coomarpes indicó que todas promediaron los mismos cajones.

Con la alta necesidad de producir y comenzar a recuperar lo perdido en estos meses tras la caída en los desembarques de la especie, las fábricas ayer pagaron 100 pesos el kilo de caballa. Si bien reconocieron en la industria que es un precio alto, pusieron el foco en la chance que les generaba la captura para volver a producir.

Cuando el mes pasado las partes comenzaron a negociar un posible precio para el pescado que aportaría la flota artesanal, las fábricas habían ofrecido 90 pesos el kilo. La falta de oferta ha incrementado el precio.

Claro que las sonrisas en la banquina se desdibujaron un poco luego de ver el pronóstico del tiempo. “Para mañana vuelve el mal clima y no sabemos si se extiende hasta el miércoles”, lamentó Galeano. “Ojalá lo encontremos cuando vuelva el buen tiempo”, se esperanzó el viejo pescador.

La aparición de caballa en las redes pelágicas de las lanchas amarillas ocurre luego que el Consejo Federal Pesquero autorizara al congelador Luca Mario a realizar una marea sobre especies pelágicas dentro de la zona de veda de merluza, justamente con el objetivo de atender la necesidad de las fábricas conserveras de acceder a materia prima, aunque sea congelada.