24/11/2021
“Notamos una recuperación del estado de la corvina”

Claudio Ruarte y Nerina Lagos, científicos del INIDEP, trazaron un balance de la zafra en Bahía Samborombón donde el hecho distintivo fue la baja presencia de ejemplares juveniles con un 20% en promedio para la totalidad de las descargas.

Revista Puerto - Corvina - Claudio Ruarte y Nerina Lagos - INIDEP

Claudio Ruarte y Nerina Lagos.

Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Hasta el 9 de noviembre pasado la estadística oficial marca que se declararon desembarques de corvina rubia por 28.433 toneladas, de las cuales Mar del Plata recibió 12.395 toneladas.

Claudio Ruarte es el jefe del Programa Costeros del INIDEP y quien estudia junto con Nerina Lagos el estado biológico y evolución de la especie. “Los números marcan cierta estabilidad, está dentro de la media de descargas en los últimos años”, refiere Ruarte en charla con REVISTA PUERTO en el nuevo auditorio del Instituto.

Del total de desembarques, un porcentaje similar lo aportaron las aguas fluviales en Bahía Samborombón y la zona común de pesca en el frente marítimo. “Dentro de la Bahía notamos algunos cambios, sobre todo en la composición de las capturas”, explicó Ruarte.

“Hasta hace unos años la flota de Mar del Plata capturaba un 70% y la de Lavalle y puertos de la Bahía el 30% restante. Hoy, como consecuencia del traslado de parte de esa flota hacia otras pesquerías como el langostino y el crecimiento que ha tenido la flota que opera dentro de la Bahía con autorizaciones de captura provinciales, la participación se ha equiparado”, reveló Lagos.

REVISTA PUERTO: Este año la actividad de la flota en la Bahía comenzó en mayo con un plan de muestreo que impulsó Pesca Provincia. ¿Eso influyó en el resto de la temporada?

CLAUDIO RUARTE: En 2020 no pudimos salir de Mar del Plata para evaluar lo que ocurría en otros puertos debido a la pandemia. Este año pudimos ir a Lavalle pero no recuperamos la dinámica de normalidad que incluía muestreos en otros puertos. Sí hicieron muestreos los técnicos de la Dirección de Pesca y pudimos tener un panorama más completo.

NERINA LAGOS: El rasgo distintivo esta temporada fue el poco nivel de juveniles que formó parte de los desembarques. En años anteriores, en determinadas épocas del año se registraba un nivel que alcanzaba el 70% de juveniles en Lavalle, ejemplares inferiores a los 32 centímetros. Todavía no tenemos terminado el informe técnico pero este año el promedio de juveniles fue del 20%.

RP: ¿Qué explicación tiene?

CR:  Ha sido otro año seco, con poco caudal de agua dulce llegando al Río de la Plata. Esto provoca que el agua de mar ingrese a la Bahía y de esta forma ingresan más ejemplares adultos que están en aguas exteriores. La mayor presencia de adultos se observó incluso en sectores al norte de La Plata, una zona bien fluvial, donde hubo juveniles, pero no con la preponderancia de otras temporadas.

NL: Estamos siguiendo varios indicadores para fundamentar este fenómeno. Ya en la campaña de evaluación en 2019, el último año que realizamos la campaña, notamos un ciclo reproductivo exitoso y la presencia de una alta proporción de juveniles de edad 0 y 1. Hoy vemos que esos ejemplares son los que formaron parte de las capturas de este año donde hubo un alto reclutamiento de ejemplares de edad 2 y 3. Pudimos corroborar esa tendencia con los muestreos de desembarques.  Este año hubo preponderancia de ejemplares adultos.

RP: ¿Está en el cronograma una próxima campaña sobre la especie para vislumbrar cómo evoluciona el proceso de reclutamiento?

CR: Ahora preparamos campaña con el buque Mar Argentino en área cercana de Mar del Plata para analizar aspectos reproductivos de besugo y pez palo. Luego debería salir la campaña en el Holmberg para variado costero, aunque no sabemos si podrá ser este año porque deben resolver unas cuestiones mecánicas del buque de investigación.

RP: ¿Hay indicios de lo que podría suceder la zafra que viene?

NL: Los reclutamientos están asociados a factores ambientales. En el caso de la corvina tiene que ver con el nivel del caudal del Río de la Plata. Existe una zona de desove denominada Frente Salino de Fondo, donde se encuentran el agua dulce del río y la salada del mar. Dicha área oficia de retención de los individuos cuando se produce el desove. Cuando hay menos descargas de agua dulce por períodos de sequía como estos que tenemos ahora, las larvas no se dispersan y se genera un mejor reclutamiento. Si hay más descargas ese desove se dispersa, pierde fuerza. Este año también ha habido un gran período de sequía. Venimos de años secos. Eso contribuye a mejores reclutamientos que generan esta recuperación que notamos en la pesquería.

RP: ¿Qué se sabe de las capturas de la flota uruguaya?

CR: La de corvina es una de las pescas más importantes para ellos. Llevan descargadas 13 mil toneladas, un nivel estable; tiene una tendencia regular porque mantienen los mismos 33 barcos de siempre. Acá la flota argentina es más irregular porque entran en juego otras variables que pueden incrementarlos o disminuirlos como cuestiones de mercado, precio, cambio de especie objetivo…

NL: Más allá de lo que haga la flota uruguaya, estamos comenzando a trabajar mucho con estrategias de manejo para, a futuro, tener un espacio más participativo y consensuado con todos los actores. Debemos tratar de establecer un ordenamiento en la pesquería para que no nos sorprenda un incremento del esfuerzo pesquero, llegado el caso que se reincorporen barcos que ahora se fueron a pescar langostino y establecer los riesgos que implicaría y las consecuencias que tendría para los barcos como para los trabajadores ligados al recurso.