16/11/2021
Piden celeridad en los planes de manejo de las AMP

La firma Argenova ingresó al Consejo Federal Pesquero una nota en la que solicita a la Dirección Nacional de Áreas Marinas Protegidas que se definan las medidas de ordenamiento para ingresar a pescar merluza negra en las zonas permitidas de las AMP Yaganes y Banco de Burdwood I y II.

Revista Puerto - Areas Marinas Protegidas - 02

El apoderado legal de Argenova, Mauro Zamboni, remitió al Consejo Federal Pesquero una nota dirigida a la Directora de Áreas Marinas Protegidas, Mercedes Santos, en la que solicita se proceda a confeccionar un plan de manejo; no se restrinja la pesca de la especie merluza negra y de forma supletoria, se le otorgue un trato especial al buque Argenova XIV, por ser la única unidad con arte selectiva de pesca con palangre.

“Si bien resulta cierto que el plazo máximo previsto por la ley 27.037 no ha expirado, y que se han impulsado diversas reuniones tanto por parte de Comité de Asesoramiento Permanente del Sistema Nacional de Áreas Marinas Protegidas como así también por parte del Foro para la Conservación del Mar Patagónico y Áreas de Influencia, a la fecha no se ha contado con un instrumento público estimativo que implique un avance en las medidas de administración de las potenciales pesquerías que se podrían desarrollar en tan vastas áreas”.

Así comienza la misiva enviada por la empresa Argenova a la Dirección Nacional de Áreas Marinas Protegidas, dependiente del Ministerio de Ambiente, en la que solicita se exceptúe por cuestiones “de hecho y de derecho” la imposibilidad de realizar actividades pesqueras en las AMP Yaganes y Banco de Burdwood I y II.

Desde la empresa señalan que ya en la 1ª Reunión Ordinaria del Comité de Asesoramiento Permanente de 2019 se estipuló un cronograma de tareas para definir el plan de manejo, como talleres consultivos, elaboración de informes y convocatoria de mesas sectoriales para elaborar planes específicos y se decidió que debía contarse con el primer borrador a fines de ese mismo año, lo que no ha ocurrido.

“En la actualidad, en las AMP Banco Burdwood I y II nos encontramos con aproximadamente 6.500 kilómetros cuadrados bajo la categoría de gestión “Reserva Nacional Marina” (RNM), donde según establece la ley nacional 27.037, esta categoría admite la actividad pesquera en el marco de un plan de manejo, ello sumado a la superficie compuesta bajo la categoría de gestión “Parque Nacional Marino” dentro del AMP “Yaganes” la cual abarca unos 68,834.31 km2 en cuya columna de agua, conforme ley, se permitiría el ejercicio de la pesca, supeditado ello los estándares establecidos en el plan de manejo a crearse”, señalan en otro párrafo de la nota.

Destacan que la merluza negra ha sido definida como principal especie de interés pesquero para estas AMP dado que allí se encuentran caladeros de este recurso y haciendo un recuento de la legislación vigente para su explotación, indican que “es una de las más reguladas del Mar Argentino”. Por otra parte, resaltan “la complejidad para la explotación relacionada al hecho de que dicha especie se haya generalmente circunscripta a determinadas zonas, de características climáticas adversas, las cuales, en comparación a lo vasto de nuestra zona económica exclusiva, resultan ser comparativamente muy restringidas”.

Reclaman que desde 2019, se ha arribado en otras tres reuniones documentadas del Comité de Asesoramiento Permanente y en las dos Reuniones del Foro para la Conservación del Mar Patagónico y Áreas de Influencia, ONG impulsora de las leyes de AMP, a la conclusión, de que las zonas definidas como Reservas Marinas, “plantean una oportunidad para implementar en forma efectiva estándares de manejo sustentable para las actividades de pesca que ocurran en su interior y, eventualmente, un posible impacto positivo en el acceso a mercados internacionales para los productos pesqueros que allí se capturen, de acuerdo a las tendencias que se han verificado.”

Se indica que además de no poder pescar, al no establecerse parámetros definidos por coordenadas de posición satelital precisas, la flota atraviesa dificultadas cuando debe surcar espacios marítimos protegidos, haciendo casi imposible no incurrir en incumplimiento de tránsito sobre dichas áreas.

“El escenario actual indica que a pesar de que dichas AMP pregonan por garantizar los estándares internacionales en pos del desarrollo sostenible, a la fecha no se ha alcanzado el establecimiento de un plan de manejo pesquero que permita el ejercicio de dicha actividad habilitada por ley. A ello se le suma el agravante de que tanto los legisladores que han impulsado su creación, bajo determinadas categorías de manejo, como así también, con posterioridad las instituciones que han trabajado en su gestión resultan ser coincidentes en la compatibilidad del ejercicio pesquero en dichas áreas. Sin embargo y a pesar de ello, y del tiempo a la fecha transcurrido, las AMP creadas no han sido más que enormes áreas de veda de carácter permanente”, sostienen desde Argenova.

Por el momento el Consejo Federal Pesquero solo ha tomado vista de nota, sin ordenar su tratamiento ni giro para solicitar una respuesta. Cabe recordar que la participación de este órgano no ha sido lo suficientemente activa desde el inicio de las negociaciones sobre el establecimiento de Áreas Marinas Protegidas en el Mar Argentino, a pesar de verse afectada la actividad.