19/11/2021
Trabajadores a los tiros por las ‘migas’ de un negocio millonario

Facciones del SUPA se enfrentaron con armas de fuego en Puerto Rawson. Pudo haber sido una tragedia, aunque afortunadamente solo hubo heridos leves. Afloró lo peor de las viejas prácticas sindicales para resolver conflictos, la “ley de la selva”. Sólo posible con un Estado ausente.

Revista Puerto - Chubut - Puerto Rawson - Enfrentamiento entre trabajadores del SUPA
Por Nelson Saldivia

La violencia es siempre condenable, en el ámbito que sea, y más aún para zanjar divergencias de índole laboral. Resulta inconcebible, el bochornoso espectáculo que tuvo como escenario, en la noche de este jueves, a uno de los principales puertos de Argentina, que reporta récords de desembarques de langostino, y por el cual transitan a diario millones de dólares.

Cuando digo millones de dólares a diario, no es un eufemismo, ni una metáfora, es lo que literalmente forma parte de este punto de inicio de la cadena productiva de la industria pesquera del principal recurso del caladero nacional, y en este caso, de la zafra de aguas jurisdiccionales de Chubut.

Los hechos

Cuando parecía que el conflicto interno dentro del gremio de la estiba del puerto de la capital provincial se había resuelto, después de la controversia de la semana pasada, por la denuncia respecto a la presunta “manipulación discrecional” de los padrones de trabajadores nominados para operar en cada desembarque, la violencia escaló fuerte este jueves por la noche.

Efectivos, familiares y eventuales

Para entender el conflicto de base es necesario comprender que dentro del SUPA Chubut, asimilan que hay trabajadores de primera, segunda y tercera categoría para un mismo trabajo.

En Rawson hay tres clases de estibadores: “efectivos”, “eventuales” y “familiares de efectivos”. Ahí radica el fondo del conflicto que este jueves terminó a los tiros en la banquina.

Los “eventuales” (135 estibadores) aceptaron la semana pasada que, en la rotación de los padrones de citación a hacer una descarga, se haría una “media vuelta”.

Qué significa eso. Que hay un listado de convocatoria a trabajar: tienen prioridad todos los estibadores de la nómina “efectivos”, que responden y tributan al sindicato.

Los términos parecen poco entendibles en relaciones laborales de 2021. Mas no tanto, en plena temporada en Puerto Rawson, en condiciones normales, hay dos mareas diarias de entrada de barcos a descarga, y el “efectivo”, afiliado al SUPA, puede participar de ambas.

Completado ese circuito debían llamar a los “eventuales”, que es un grupo de estibadores que suelen estar a la espera de trabajar ante la saturación de temporada. Ahí es donde solían ser convocados. Pero algo se alteró en plena crisis.

El SUPA creó un nuevo grupo denominado “familiares”, de los afiliados al gremio, y que tendrían prioridad en los padrones para ser llamados a diario en los desembarques de langostino en los muelles de Rawson.

Los “eventuales” terminaron aceptando esas condiciones, con el compromiso de que serían también llamados a trabajar, pero solo ocurrió cuando levantaron las medidas de fuerza, en los ingresos a muelles, sobre fines de la semana anterior.

Resulta necesario contextualizar, y en este sentido señalar que las liquidaciones mensuales de un empleado de la estiba están largamente muy por encima de gran parte de las actividades económicas de un trabajador promedio, y responden también en relación al tipo de tarea que desarrollan.

Detonaciones

Con todo, esa tregua intersindical no se cumplió. En la tarde noche del jueves, trabajadores se enfrentaron con trabajadores. Batalla campal en el puerto. Estibadores contra estibadores “a las piñas”, y la crispación llegó a su punto máximo al producirse detonaciones de armas de fuego.

Intervino la Prefectura Naval para disuadir a los grupos antagónicos, y en determinado momento, arreciaron las pedradas y estampidos, lo que llevó a que los efectivos de la PNA dispararan balas de goma para dispersar a los manifestantes. Objetivo que cumplieron y disuadieron a las facciones en conflicto.

Todos del mismo club

Independientemente de las circunstancias, en noviembre de 2021, diferencias intersindicales se dirimen a punta de pistola, en uno de los puertos de mayor movimiento de volumen económico.

Estas prácticas sindicales de otra época, donde una patota sindical zanja diferencias bajo la “ley de la selva”, pone en evidencia que en Chubut fracasa el rol del Estado, que debiera dirimir esas tensiones laborales.

El servicio de estiba está concentrado en puerto Rawson. Eso es innegable. Tan monopolizado que los sindicalistas quieren ser un espejo. Lo ocurrido es inadmisible, desde cualquier punto de vista, y nada de ello pudo ser posible, sin el guiño o la mirada esquiva del Estado; o tal vez de los circunstanciales funcionarios de turno.