13/12/2021
Fernando Álvarez: “Ha sido una fatalidad, en una maniobra habitual de pesca”

El dueño del barco Don Tomasso, hundido este sábado al sur de Rawson, reveló detalles sobre las presuntas causas del naufragio. Dijo que la “vuelta de campana” habría acaecido cuando en plena faena de pesca de langostino levantaron una red. Los sobrevivientes deberán declarar en el Juzgado Federal de Rawson.

Revista Puerto - BP Don Tomasso - 02

El presidente del Grupo Conarpesa, Fernando Álvarez Castellano, expresó su pesar por el fallecimiento de uno de los tripulantes del barco pesquero Don Tomasso, que naufragó este sábado a 11 millas de Puerto Rawson. Atribuyó el siniestro a “una fatalidad” durante una maniobra de izado de las redes tangoneras, en plena faena de captura de langostino, que provocó la ‘vuelta de campana’ de la embarcación.

En declaraciones a REVISTA PUERTO, el empresario anticipó que en las próximas horas viajará a Chubut y aseguró que el barco había salido recientemente de un astillero de Rawson donde fue reacondicionado y se encontraba en “óptimas condiciones de navegabilidad”.

El Don Tomasso (MN 02310) naufragó a las 11 de la mañana del sábado 11 de diciembre de 2021, a 11 millas náuticas al sur sureste del puerto donde había zarpado dos horas antes.

Principal hipótesis

La “vuelta campana” se habría producido cuando en plena faena de pesca de langostino, en la temporada de aguas de Chubut, izaron una red, en estribor, y al intentar subir la otra “bolsa”, por babor, perdió estabilidad, escoró, roló y se fue a pique.

San Fernando S.A. es la empresa propietaria del barco siniestrado, la cual pertenece a Conarpesa. Las declaraciones -informales- de los sobrevivientes del naufragio y testigos de otros pesqueros que operaban en las inmediaciones al momento del siniestro, refieren que “se dio vuelta” cuando realizaba el segundo lance del día, lo cual acaeció en cuestión de segundos, al punto que no tuvo tiempo para declarar la emergencia. El reporte a Prefectura Rawson lo dio el barco Merluan, minutos después de las 11 del sábado.

Testigos clave

“El mar te da mucho y cuando menos te lo esperas te quita una vida”, reflexionó Álvarez Castellano al ser consultado por este medio sobre el luctuoso episodio. “Ha sido una fatalidad porque estaba bien, recién había salido de dique. No fue una falla técnica del barco”, interpretó el propietario de la embarcación hundida.

“Parece que subieron una bolsa grande por una banda, y la otra se trabó. Como que se juntaron un montón de circunstancias y generan esta fatalidad. No puedo señalar culpables. No puedo hacer culpable al capitán ni a nadie porque la gente está aún en estado de shock y en base a lo que nos ha ido contando en estas horas, es algo que ellos mismos dicen que ha sido algo inexplicable”, destalló Álvarez Castellano sobre los datos de los sobrevivientes.

Siete tripulantes

“Ha habido un montón de circunstancias que llevan a este episodio. Lamentablemente uno de los muchachos ha caído al agua y falleció de un paro cardíaco. Lo pudieron levantar y por lo menos la familia podrá velar el cuerpo. En muchas de estas desgracias es una peor tortura para las familias, no poder tener el cuerpo”, consideró el presidente de Conarpesa respecto de Carlos Agüero, el cocinero del barco que murió este sábado, en circunstancias que están bajo investigación en el Juzgado Federal N° 2 de Rawson, que conduce el juez Gustavo Lleral.

Sobrevivieron el capitán Juan Pablo Canyazo de 52 años de edad; Jorge Adalberto Palacio (segundo patrón); Nicolás Nahuel Murphy (jefe de máquinas); Adrián Agapito Cachano (primer pescador); Luis Ezequiel Maldes (segundo pescador); y Juan Alejandro Bazante (marinero).

Langostino en abundancia

En cuanto a las condiciones generales de la embarcación, Fernando Álvarez Castellano precisó que “hace un mes el barco salió de dique. Yo mantengo bien a todos los barcos de mi flota. Estaba en muy buenas condiciones. Me enviaron videos hace un mes del buen trabajo hecho”.

 

 

“Las condiciones eran normales. Había muchos barcos operando. Había algo de marejada, pero condiciones normales en las que se pesca habitualmente. No fue por mal tiempo, ni temporal. Ha sido una fatalidad”, insistió sobre su teoría respecto de lo ocurrido.

“Parece ser que cuando levantaban dos bolsas ‘grandes’. Una la subieron a cubierta y al intentar subir la otra de la otra banda, no sé si se enganchó en la borda y no llegó a subir, y al tener el peso del otro lado, se movió el barco y ahí roló, y dio vuelta de campana”.

Asistencia a los náufragos

“No se puede decir que el barco venía muy cargado, ni nada de eso. No hay explicación lógica para lo que ocurrió. Ha sido una fatalidad, en una maniobra habitual de pesca. Llevaban hechos apenas uno o dos lances”, puntualizó el titular de Conarpesa.

Y sobre la coyuntura de abordaje de quienes protagonizaron el naufragio y sobrevivieron dijo que “hemos puesto todo a disposición para asistir al personal para acompañarlos. Fueron atendidos y recibieron el alta, y ahora viene la etapa de atenderlos con psicólogos por el shock que han tenido. Hemos tratado de estar acompañando a cada una de las familias. De parte nuestra hemos hecho todo lo que se puede hacer para afrontar esta situación para las familias”, concluyó.