09/12/2021
Otro conflicto se desató en la pesca de San Antonio Oeste

La pesca local se opone al ingreso de buques colorados de altura para que operen en el golfo San Matías. “Ponen en peligro el recurso del que vivimos”, dicen los artesanales. En tanto, el Ministro de Producción justificó la medida al argumentar que “SAO viene siendo el basurero de los barcos de la Argentina”.

Revista Puerto - San Antonio Oeste - Pesca artesanal de langostino - 02
Por Nelson Saldivia

Un nuevo escenario de conflictividad se vive en la pesca rionegrina y tiene su origen en la oposición de la flota local a una medida del Gobierno provincial de autorizar el ingreso de cinco barcos colorados para que pesquen langostino dentro del golfo San Matías.

Previo al feriado de ayer hubo múltiples reuniones a fin de destrabar la situación, pero no hubo acuerdo y en la noche del martes se realizó una ruidosa protesta en la localidad de San Antonio Oeste, desaprobando la decisión de la administración pesquera provincial para que comiencen a pescar cinco fresqueros de altura.

Los artesanales dicen que se incrementará el esfuerzo pesquero sobre el caladero provincial y que no hay estudios previos que justifiquen ese incremento, al tiempo de considerar que el ingreso de la flota colorada al golfo irá en desmedro de sus intereses. También rechazan el argumento de que permitirá mantener abastecidas a las plantas locales, sino que interpretan que, con las capturas de la flota artesanal, más los cinco colorados sobrepasarán la capacidad instalada para procesar el pescado en Río Negro, y temen que el recurso del golfo San Matías se termine procesando en otras provincias.

Desde el Ministerio de Producción y Agroindustria se convocó para este jueves a las 10, en Viedma, al Consejo Provincial Pesquero a fin de reunir a empresarios de plantas pesqueras, dueños de barcos artesanales y costeros, sindicatos e intendentes de localidades pesqueras a fin de abrir un espacio de diálogo para zanjar la situación.

Resisten al ingreso de colorados

El representante de los pescadores artesanales de San Antonio, Alejandro Sarmiento, explicó a REVISTA PUERTO que “el tema de fondo es que renuevan los permisos provinciales de pesca industrial, y ahí viene el recambio de embarcaciones. Dan de baja a las embarcaciones de mediana eslora que estaban acá en SAO y los reemplazan por barcos de la flota colorada de altura. Barcos que pescaron langostino en aguas nacionales quieren ingresarlos a que pesquen dentro del golfo San Matías”, detalló al tiempo de aclarar que no se reemplaza a buques de la flota artesanal.

“El jueves vamos a tener una reunión en Viedma donde vamos a estar los diferentes sectores de la pesca provincial y haremos escuchar nuestros argumentos”, sostuvo Sarmiento. “No se ha hecho ningún estudio que fundamente este incremento del esfuerzo pesquero que se pretende. No queremos que se ponga en peligro el recurso pesquero rionegrino. Rechazamos el ingreso de flota foránea”, insistió el referente de los pescadores artesanales de SAO.

“Embarcaciones más modernas y seguras”

En tanto, desde el Gobierno provincial, el ministro de Producción y Agroindustria de Río Negro, Carlos Banacloy, defendió la decisión como autoridad pesquera y dijo que se debe priorizar la seguridad humana en la navegación antes que la situación del recurso pesquero.

“San Antonio Oeste viene siendo el basurero de los barcos de la Argentina”, aseguró el funcionario al justificar el reemplazo de los barcos que quedaron afuera por los colorados que se incorporarían a pescar dentro de las aguas de jurisdicción rionegrina.

“Hay un punto que debemos discutir y es que los barcos que han venido a pescar a San Antonio son prácticamente barcos que ya están en desuso en distintos puertos. Esto es un reclamo histórico, de que desde el Gobierno provincial se dan permisos a barcos en mal estado o casi obsoletos, que ponen en riesgo la vida de los pescadores; este es un tema que hay que poner arriba de la mesa en este debate”, sugirió el funcionario del gabinete de la gobernadora Arabela Carreras, en declaraciones a la radio local FM Marítima.

“A la hora de cambiar un barco se debe pensar en la seguridad humana, no solo en el esfuerzo pesquero. Estas serían embarcaciones más modernas y más seguras. Entonces, creo que es una discusión muy superflua y muy liviana pensar solo en el recurso, por encima de la seguridad”, razonó el ministro al justificar la decisión de autorizar el ingreso de barcos fresqueros de altura para que pesquen dentro del caladero provincial rionegrino.