22/04/2022
No hubo acuerdo y Trabajo dictó la conciliación

En el conflicto salarial que ya paraliza hace quince días a la flota fresquera de altura que opera en Mar del Plata intervino la cartera laboral para abrir un canal de diálogo por quince días hábiles. El SOMU había oficializado el paro de actividades. Las partes siguen negociando el lunes cómo se aplica el 18% del segundo tramo.

Revista Puerto - Mar del Plata - Asamblea del SOMU - 02
Por Roberto Garrone Fotos Diego Izquierdo

Después de sumar quince días la flota fresquera de altura amarrada a muelle, primero por la medida de fuerza de los oficiales de máquinas y en las últimas horas por los marineros del SOMU, ayer a última hora el Ministerio de Trabajo dictó la Conciliación Obligatoria que abre un canal de negociación por quince días hábiles y permite a los barcos recuperar operatividad.

La duda al cierre de esta edición era si el SOMU acataría la medida luego que trascendiera el descontento de las bases por la imposibilidad de llegar a un acuerdo, y que el 27% conseguido por los maquinistas para los marineros se abone desdoblado, 20% retroactivo a marzo y 7% en abril, como plantearon las cámaras armadoras en el cierre de la reunión del miércoles y que dinamitó la solución parcial alcanzada por el SICONARA.

“Lo estamos evaluando”, reconoció Oscar Bravo, el secretario de la Seccional en Mar del Plata cuando este medio quiso indagar sobre la respuesta del sindicato a la Disposición 521/2022 firmada por Gabriela Marcello, directora Nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo.

La funcionaria determinó dar por iniciado un período de conciliación obligatoria por el término de quince días, debiendo retrotraerse la situación a la existente con anterioridad al inicio del conflicto y por el plazo de duración del presente procedimiento conciliatorio.

El SOMU este jueves decretó un paro, pero no lo había oficializado ante las autoridades del Ministerio. Cuando ese formalismo se completó se disparó automáticamente la conciliación, algo que los funcionarios cercanos al ministro Moroni ya les habían anticipado a los sindicatos si se dilataba el acuerdo.

Eso fue lo que ocurrió durante buena parte del día de ayer cuando referentes del SOMU, SIMAPE, Centro de Patrones y la Asociación de Capitanes, primero en conjunto y luego por separado, mantuvieron sondeos con la patronal a través de intermediarios como el subsecretario de Pesca, Carlos Liberman, y empleados del Ministerio.

El punto de la discordia fue cómo se aplicaba el 18% del segundo tramo conseguido por los maquinistas. Los gremios de marinería pretenden adelantar la cuota de julio a junio y que impacte en el primer semestre.

Los armadores rechazan la iniciativa de plano. Arrancaron negándose a firmar un 30% para el primer semestre con los oficiales de máquinas y terminan con riesgos de firmar por un 45% con marineros para el mismo período.

Antes de que se conociera que el conflicto entraba en período de conciliación, las partes, sin alcanzar un acuerdo, definieron abrir un cuarto intermedio hasta este lunes a las 11 de la mañana, cuando todas volverán a juntarse en la sede ministerial.

A esta altura Liberman ya había recibido innumerables llamadas de varios armadores que no forman parte de las cámaras signatarias de convenio persuadiéndolo a que cierren el acuerdo con marineros en los mismos términos que lo habían hecho con el SICONARA. “Acá hay empresarios que promueven la prolongación del paro cuando tienen dos fresqueros y diez congeladores”, refirió uno de los empresarios consultados por este medio.

Ya en días previos el propio Marcelo Torres, directivo de SICONARA, había advertido una grieta entre las cámaras empresarias donde CaIPA se mostraba mucho más inflexible que la Cámara de Armadores. “Ya estamos pagando lo que piden. No tenemos conflicto con ningún gremio; que nos dejen salir”, pedía otro armador pasado el mediodía cuando las soluciones se dilataban y seguían las partes trabadas.

El lunes a las once de la mañana tendrán oportunidad de seguir negociando. Ya con la flota recuperando paulatinamente operatividad. Si es que el SOMU acata la conciliación.