22/04/2022
Se podrá devolver el 50 por ciento de la cuota de merluza hubbsi

Por décimo año consecutivo el CFP ha renovado la resolución “transitoria” que permite poner a disposición de la Autoridad las cuotas de merluza para su redistribución. Al igual que ocurrió en 2021 se ha limitado a la mitad y tienen tiempo hasta el 22 de julio para estimar cuánto dejarán de capturar sin penalización.

Revista Puerto - Merluza - 02
Por Karina Fernández

En la reunión anterior del Consejo Federal Pesquero se tomó vista de la solicitud enviada por la Cámara de Armadores sobre la reedición de la resolución que permite a los tenedores de cuota de merluza hubbsi, poner a disposición de la Autoridad de Aplicación las toneladas de este recurso que consideran no capturarán durante el año. Esta medida, que fue tomada de forma excepcional en 2012 ante un prolongado paro del SIMAPE, se ha instalado en la administración pesquera de tal forma que su carácter transitorio ha perdido sentido. Este año, al igual que ocurrió en 2021, se permitirá la devolución de hasta un 50 por ciento de la cuota original, como una respuesta a los trabajadores de tierra, que se ven afectados desde hace una década por la medida, ante la falta de materia prima.

“La Resolución CFP N° 23/2009 estableció el Régimen Específico de Cuotas Individuales Transferibles de Captura (CITC) para el stock sur del paralelo 41° S con la previsión de la extinción total o parcial de la cuota por falta de explotación. A fin de lograr el máximo desarrollo sostenible de la actividad, mediante la Resolución CFP N° 10/2021 se estableció la posibilidad de poner a disposición un volumen de CITC de merluza para su integración a la Reserva de Administración”, indicaron los consejeros en el Acta 10 y aprobaron la medida por unanimidad.

“Con el fin de lograr el máximo desarrollo sostenible de la actividad, y al contexto económico actual, se considera conveniente adoptar una medida similar a la del período anterior, con un porcentaje de la cuota puesta a disposición limitado a un máximo 50 por ciento”, sostuvieron.

Según argumentaron los miembros del Consejo, la experiencia obtenida durante el año 2021, con la limitación de devolución al 50 por ciento, demostró su efectividad a los fines de “mantener y aumentar la mano de obra empleada en las plantas de procesamiento en tierra, como así también asegurar la continuidad de esta actividad durante todo el año”.

Hablar de aumentar el empleo en tierra a partir del mantenimiento de esta medida, aunque sea del 50 por ciento, resulta irónico a la luz de los cientos de puestos de trabajo que se han perdido en el gremio de los fileteros, desde la implementación de este artilugio legal para no cumplir debidamente con el Régimen Federal de Cuotificación.

La función principal del Consejo Federal Pesquero es administrar los recursos pesqueros y velar porque ello se haga dentro de las normas establecidas, muchas veces por ese mismo organismo. Hacer cumplir con el Régimen Federal de Cuotificación, además de ajustarse a derecho, permitiría descomprimir la descontrolada presión de la flota fresquera sobre el langostino y garantizaría el abastecimiento de las plantas procesadoras de pescado en todo el país, pero especialmente en Mar del Plata, la ciudad, junto con Rosario, con mayor desocupación del país.

Nadie está obligado a dejar de capturar langostino, todos los fresqueros tenedores de cuota pueden seguir haciéndolo, pero si no capturan la cuota que el Estado les otorgó, deben ir perdiendo gradualmente parte de este activo. Además, quienes quisieran aumentar su cuota, podrían comprar aquella que quedó nuevamente en manos del Estado (Reserva de Administración) y explotarla. Así lo establece el Régimen de Cuotas.

Pero en lugar de cumplir con sus funciones, los miembros del Consejo Federal Pesquero permiten sistemáticamente el incumplimiento del Régimen y por ende de la Ley Federal de Pesca y siguen reeditando la resolución que anula las penalizaciones por falta de explotación de cuota, aprobando por unanimidad el proyecto de resolución que permite a los titulares de CITC “poner a disposición del CFP” a partir del día 1° de junio y hasta el día 22 de julio de 2022, lo que “estime que no capturará” este año, “para integrarlo a la Reserva de Administración”.

La cuotificación de la merluza merece una discusión profunda. Hay barcos que por una mayor rentabilidad han optado por la explotación del langostino y es probable, incluso, que muchos prefieran seguir atados al langostino antes que mantener sus cuotas de merluza. En ese caso la Autoridad puede permitir que quienes quieren ampliar su poder de captura compren cuota. Seguramente se deberá rever si los congeladores pueden tener acceso a cuotas de fresqueros y de contemplarse esa posibilidad resolver la ocupación en tierra. De hecho, los congeladores son los que más requieren este recurso.

Resolver este tema no es sencillo, pero tampoco imposible. El problema es que no parecen existir, en el seno de este cuerpo colegiado, propuestas de planes de manejo que contemplen los aspectos biológicos, económicos y sociales para esta o alguna otra especie.

La ausencia de estas discusiones impide pensar en la posibilidad de una revisión sensata del Régimen Federal de Cuotificación. La reducción a un 50 por ciento es una medida que no mejora la situación en las plantas, simplemente impide la debacle.