17/05/2022
Difunden informe oficial sobre el naufragio del pesquero Repunte

A un mes de que se cumplan cinco años del trágico hundimiento del buque, la Junta de Seguridad en el Transporte hizo público un informe sobre la investigación del siniestro. El trabajo advierte que los planos y el Manual de Estabilidad contenían información que discrepaba respecto de la situación, estado y tipo de operatoria real del buque.

Revista Puerto - Informe sobre el hundimiento del BP Repunte - 02
Por Nelson Saldivia

El 17 de junio de 2017 el Repunte se hundió con doce personas a bordo, de las cuales solo Lucas Trillo y Julio Guaymas lograron sobrevivir. En el operativo de búsqueda, hallaron los cuerpos de José Homs, Silvano Coppola y Jorge Gaddi, mientras que Gustavo Sánchez, Jorge Arias, Horacio Airala, Néstor Fabián Paganini, Claudio Islas, Isaac Cabanchik y Fabián Samite permanecen desaparecidos.

El informe divulgado este lunes por el Ministerio de Transportes de la Nación indica en un tramo de las conclusiones referidas a factores relacionados con el accidente que “no pudieron identificarse fallas técnicas repentinas en los momentos previos al hundimiento, tampoco la zafa de las trincas de los tangones que pudieran haber provocado daños en el casco o la superestructura”.

«El buque no presentó fallas en la provisión de energía eléctrica, propulsión y gobierno hasta el momento del abandono», precisa el informe en otro tramo.

Además, menciona que «la zona de navegación carece de obstáculos que podrían haber causado una encalladura y la evidencia disponible tampoco sugiere la ocurrencia de un abordaje con otra embarcación. En momentos previos al abandono del buque, ocurrió una leve escora a babor que fue contrarrestada con un trasvase de combustible a estribor. Luego, el buque se escoró progresivamente a estribor (barlovento) y, a pesar de las maniobras de trasvase y achique de combustible, la nave no pudo retomar a su posición de adrizado», manifiestan los peritos.

«Los cálculos realizados durante la investigación permitieron determinar que no ocurrió una situación de navegación en la cresta de la ola y la caída al través. Esto además pudo corroborarse con las entrevistas. Los cálculos obtenidos indican que en los momentos previos a su abandono el buque navegó en la zona de riesgo de embestida sucesiva de olas altas. La tripulación decidió abandonar el buque utilizando la puerta de estribor del puente y al momento del abandono el buque se encontraba a flote”, dice otro de los puntos de las conclusiones arribadas.

En tanto se menciona que “la tripulación no logró abordar la balsa luego de abandonar el buque, a pesar de que la misma fue desplegada, dado que se produjo su alejamiento de la posición de embarque hasta la zona de tangones. No todos los tripulantes contaban con chalecos salvavidas colocados dado que no concurrieron a los camarotes a buscarlos por temor ante la situación de riesgo inminente de hundimiento”, menciona en base a las entrevistas de los sobrevivientes.

Otro dato significativo es el referido al análisis de los planos y del Manual de Estabilidad perteneciente al Repunte “permitió determinar que la información que contenía el MEB discrepaba respecto a la situación, estado y tipo de operatoria real del buque con langostino; no solo al momento del accidente, sino desde el mismo momento que dicho manual fue confeccionado y aprobado”, plantea como irregularidad detectada.

La (JST), organismo descentralizado del Ministerio de Transporte de la Nación, finalizó la investigación del naufragio del buque pesquero Repunte, accidente ocurrido el 17 de junio de 2017. En ese sentido, presentó el Informe de Seguridad Operacional (ISO) ante los familiares de las víctimas. A raíz del suceso, los familiares fundaron el movimiento Ningún Hundimiento Más, cuya lucha incansable fue central para la sanción de la Ley 27.514 que creó a la JST.

Con los familiares de las víctimas

La investigación del Repunte fue la primera iniciada por la Dirección Nacional de Investigación de Sucesos Marítimos, Fluviales y Lacustres de la JST, y fue anunciada por el entonces Ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni, quien comunicó en el tercer aniversario del suceso a los familiares de las víctimas que la JST abriría la investigación para determinar sus causas, con el propósito de emitir recomendaciones para evitar la recurrencia de sucesos similares. La misma fue un trabajo articulado entre distintos actores, se asignaron 10 investigadores al caso y 2 asesores técnicos, requirió de 5280 horas de trabajo.

“Esta investigación es una deuda que el Estado tenía con los familiares de las víctimas, que desde el primer momento comenzaron a trabajar para que la investigación se iniciara, y eso fue fundamental para que la Ley que creó a la JST se promulgara. Gracias a ese trabajo incansable, hoy pudimos presentarles los resultados de esta investigación”, expresó Julián Obaid, Presidente de la JST, durante el encuentro.

Acciones de contingencia

El 13 de junio de 2017 el buque Repunte zarpó de Puerto Madryn hacia zona de pesca de langostino. Al tercer día de navegación, recibieron una alerta meteorológica por vientos intensos, por la cual el buque comenzó su regreso a puerto. Durante la noche y la mañana siguiente, navegó en condiciones de mar adversas, en la cual se desencadenaron varios acontecimientos que pusieron en riesgo al buque. La tripulación realizó una serie de acciones de contingencia, pero la situación empeoró hasta volverse irrevertible. Por eso, el capitán emitió la llamada de socorro y la dotación se vio obligada a abandonar la nave. Durante el abandono, la tripulación ejecutó la maniobra de lanzado de la balsa salvavidas, acorde las instrucciones de a bordo. Sin embargo, ninguno pudo embarcarla. Un helicóptero y un buque de pesca acudieron en ayuda de la tripulación. Como consecuencia del suceso perdieron la vida tres personas, siete resultaron desaparecidas, dos sobrevivieron y además se provocó la pérdida total del buque.

Recomendaciones

El organismo presentó ante los familiares de las víctimas los resultados de la investigación que llevó a cabo en torno al suceso, entregó el Informe de Seguridad Operacional y expuso las recomendaciones de seguridad operacional.

Las conclusiones de la investigación dieron origen a los siguientes Productos de Seguridad Operacional: una Recomendación de Seguridad Operacional (RSO) destinada al Servicio Meteorológico Nacional con el propósito de incluir el estado del mar en los pronósticos meteorológicos de rutina. Una RSO destinada a la Armada de la República Argentina con el objeto de incorporar a la JST en el Comité Marítimo Argentino SAR (Búsqueda y Rescate por sus siglas en inglés. Dos RSO fueron dirigidas a la Prefectura Nacional Argentina (PNA), una vinculada a la implementación de acciones que garanticen la calidad de los Manuales de Estabilidad de los buques, y otra vinculada a recolectar y compartir datos del estado del viento y el mar observados por los buques en navegación durante la vigencia de las alertas meteorológicas. Además, se emitió una Acción de Seguridad Operacional destinada a los gremios y cámaras que nuclean a los operadores de los buques, con el objeto de reforzar la seguridad en las maniobras de lanzado de balsas salvavidas con condiciones de mar adversa.

Ver aquí el informe completo.