13/05/2022
Nueva botadura en gradas de Contessi

Este sábado a las 16:30 el astillero marplatense botará al “Carlos Luis”. Su obra 141 es un costero de 20,9 metros para la empresa Tweeling, del prototipo 40 AC con el que se renueva la flota de Rawson.

  • Revista Puerto - Mar del Plata - Astillero Contessi - Botadura del BP Carlos Luis - 02
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Astillero Contessi - Botadura del BP Carlos Luis - 03
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Astillero Contessi - Botadura del BP Carlos Luis - 04
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Astillero Contessi - Botadura del BP Carlos Luis - 05
  • Revista Puerto - Mar del Plata - Astillero Contessi - Botadura del BP Carlos Luis - 06

El costero Carlos Luis ya está posicionado en el varadero de Astillero Contessi y un grupo de obreros navales apuran los últimos detalles. Una mano de pintura roja en la baranda del casco de 20,9 metros, un ajuste en la cubierta y todavía resta desarmar el andamio, ensamblar las tablas en el piso para unificar el terreno que hoy luce sembrado de cadenas y cables, colocar banderas y banderines y armar el escenario para las autoridades.

Este sábado, desde las 16:30, comenzará el acto de botadura de la embarcación 141 en la historia del astillero y tercera en lo que va del año tras el bautismo de los primeros dos Huafeng para el Grupo Arbumasa Austral.

La quilla del costero de la empresa Tweeling, propiedad de Gustavo González, se colocó en el invierno del año pasado y si bien en un principio se pensaba tenerlo listo en la previa de la zafra de Rawson, luego los plazos se flexibilizaron y termina botándose ahora. El barco reemplazará al Ana III.

“No es una reformulación sino un reemplazo”, contó el armador ante la consulta de este medio. Reveló además que el nombre del buque es un homenaje a su padre, que el financiamiento para su construcción surgió de la propia empresa ya que no tuvo acceso a créditos externos.

González anticipó que el año que viene recibirán en Contessi el nuevo buque que reemplazará a uno de los dos fresqueros de altura que compraron en sociedad con la familia Vestutti a Dalian Huafeng.

El armador viene de botar al Siempre María Elena, la obra 135 del astillero, en noviembre de 2020 durante la pandemia, una embarcación de similares características al Carlos Luis. La diferencia es que en este se colocarán las cintas en cubierta para la clasificación de la captura.

La construcción del barco demandó unas 15 mil horas de trabajo, sólo del personal propio del astillero, a las que hay que sumar otras 10 mil por parte de contratistas externos.

En las tres naves industriales los proyectos de construcción muestran distinto grado de avance. La próxima botadura será el barco de José Ramacci, que construye un fresquero de altura de similares características a las del Niño Jesús de Praga, que se llamará José Luciano.

Cuando se bote el buque de Ramacci su espacio será ocupado por lo que será el nuevo barco de “Carpincho” García. Aprobadas las reformulaciones del Gaucho Grande y el Marejada, el armador estaría dudando entre entregar esos permisos irrestrictos o adquirir alguno de una lancha artesanal para recibir una asignación de langostino. Por estas horas sigue completando formularios para tratar de acceder a la línea de créditos del Banco Nación para financiar parte de la obra.

En otro sector del astillero se disponen en el piso los distintos cortes de chapa de lo que será la quilla de la construcción 149, otro costero de 21 metros de eslora, que se coloca por estos días. La agenda de botaduras en el astillero esta completa hasta gran parte de 2024.

Para los que no puedan asistir a la botadura, la ceremonia se trasmitirá en vivo por las redes sociales del Astillero, YouTube Astillero Naval Federico Contessi; Instagram @astillerocontessi.