13/05/2022
Prospección de langostino en la Veda de Merluza

A partir del 5 de junio se evaluarán cuatro subáreas entre los paralelos de 45° y 47° de latitud Sur. El INIDEP ya cuenta con un número importante de observadores propios más la colaboración de provinciales. Si los resultados no son buenos se prospectarán otras tres subáreas hacia el norte.

Revista Puerto - Langostino - Prospeccion en la Veda de Merluza - 02
Por Karina Fernández Fotos de archivo

Tras la realización de la campaña de investigación en el Golfo San Jorge con el Buque Bogavante, los investigadores del INIDEP anunciaron que se estaría en condiciones de realizar la primera prospección a mediados de mayo. La falta de disponibilidad de observadores pudo haber retrasado algunos días, pero una vez reunido el personal técnico necesario, el Consejo Federal Pesquero decidió establecer el 5 de junio como la fecha de inicio de la prospección que marcará la largada de la temporada de langostino dentro de la Veda de Merluza. Si los resultados de esta primera prospección no son favorables, se prospectarán otras subáreas en el sector norte de la veda.

El Consejo Federal Pesquero comunicó ayer que a partir de los resultados de la campaña realizada a bordo del barco comercial Bogavante Segundo y de las recomendaciones del INIDEP, se decidió por unanimidad solicitar al instituto que diseñe una prospección de langostino dentro de la Veda de Merluza. Se llevará a cabo a partir del domingo 5 de junio y se evaluará la situación del recurso entre los paralelos 45° y 47° de latitud Sur y los meridianos 62° y 64° de longitud Oeste.

Se establecieron cuatro subáreas a prospectar: la subárea 13 entre los paralelos 45° y 46° Sur y los meridianos 63° y 64° Oeste; la subárea 14 entre los paralelos 45° y 46° Sur y los meridianos 62° y 63° Oeste; la subárea 15 entre los paralelos 46° y 47° Sur y los meridianos 63° y 64° Oeste; y la Subárea 16 entre los paralelos 46° y 47° Sur y los meridianos 62° y 63° Oeste. A cada subárea serán destinados cuatro barcos congeladores y un buque fresquero.

A pesar de la poca disponibilidad de recursos humanos con que cuenta el Programa de Observadores a Bordo del INIDEP, Juan de la Garza, jefe del Programa, ha logrado reunir el número necesario de técnicos para cubrir los 20 barcos que participarán de la prospección. Además, comunicaron que se incorporarán observadores provinciales, lo que permitirá cubrir bajas por enfermedad o cualquier contingencia que pudiera presentarse.

Una vez que la Autoridad de Aplicación reciba el plan de prospección, podrá disponer su realización. Para ello será necesario convocar a los armadores para que nominen sus buques ante la Dirección Nacional de Control y Fiscalización Pesquera  a través del portal web https://sifipa.magyp.gob.ar/sifipa/. A partir de un sorteo electrónico serán seleccionados y se les asignará la subárea que deberán prospectar.

A partir de las reglamentaciones dictadas el año pasado, los barcos que en prospecciones anteriores no hayan cumplido con alguno de los requerimientos del plan desarrollado por el INIDEP serán excluidos del sorteo. Los incumplimientos que pueden dejarlos afuera son: no respetar la fecha de inicio, no permanecer en el área asignada; no acatar los plazos estipulados; no respetar la asignación de buques; no comunicar la información diariamente o no cumplir con las condiciones mínimas de embarque del observador.

Esta acertada medida adoptada por la autoridad busca terminar con las licencias que en algunas ocasiones se han tomado los propietarios de los buques, que ante la ausencia de concentraciones de langostino se trasladaban a otras subáreas o regresaban a puerto sin cumplir con los plazos del plan. También busca evitar que los barcos se queden solo en los cuadrantes donde encuentran concentraciones de langostino, en lugar de desplazarse por toda la subárea asignada para recolectar datos.

Por supuesto todos los barcos deben contar con observadores a bordo que serán designados por el INIDEP. Desde el instituto han solicitado la colaboración de las autoridades pesqueras provinciales, para el embarque de observadores de sus jurisdicciones. También les han requerido que les entreguen los protocolos de trabajo y de la información que es necesario adquirir y comunicar al INIDEP para poder estandarizar los datos.

Una vez finalizada la prospección, analizarán la posibilidad de disponer la apertura y en este caso los observadores deberán permanecer a bordo hasta finalizar la marea, para poder contar con información de las operaciones de pesca.

Si durante la prospección “se verifica una alta concentración de merluza común o un bajo rendimiento de langostino, en cualquier sector, se acortará”, advirtieron los consejeros. Y en caso de que los resultados impidan habilitar el área a la pesca, se realizará de forma continuada otra prospección en las Subáreas 10, 11 y 12, entre los paralelos 44° y 45° de latitud Sur y los meridianos 61°30’ y 64°30’ de longitud Oeste.