16/05/2022
Sólo el 30 por ciento de trabajadores eventuales continuó procesando merluza

El dato lo reconoció el STIA al admitir que fue escaso el interés en procesar merluza por parte de las principales empresas pesqueras. Se hace filete en pesqueras de Comodoro Rivadavia y en plantas chicas de Rawson, Trelew y Madryn.

Revista Puerto - Merluza - 02
Por Nelson Saldivia

A un mes del posible inicio de la temporada de langostino en aguas nacionales, la actividad en las plantas de procesamiento se mantuvo a muy escaso ritmo a raíz de que las principales empresas pesqueras desistieron de procesar merluza. Desde el STIA se impulsaba una ley para que se declare la emergencia ocupacional entre las temporadas de langostino para que se exija a las empresas que mantengan a los trabajadores eventuales con el procesamiento de otras especies.

Solo en Comodoro Rivadavia se continuó cortando merluza como el resto del año, mientras que solo en plantas chicas de Rawson, Trelew y en algunas de Puerto Madryn hubo actividad con merluza.

La estrategia del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación de presionar con bloqueos a las plantas de Puerto Madryn impidiendo el movimiento de contenedores para exportación lejos de obtener los resultados esperados de que se contrate personal eventual obligó a las empresas a paralizar la actividad ante los niveles de violencia y hostilidad, formulando las respectivas denuncias ante la Secretaría de Trabajo y el Ministerio Público Fiscal.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Alimentación (STIA), Luis Núñez se refirió a la situación laboral del sector en la pesca y sostuvo que el 30 por ciento de los trabajadores eventuales fueron incorporados. “Lo que perseguíamos como fin se concretó de forma parcial ya que solo continuó el 30 por ciento aproximadamente. Es muy poco para lo que se pretendía, pero lo que pasa es que las grandes empresas por distintos motivos no quisieron procesar merluza, que era la opción para que estos empleados continúen”, dijo en declaraciones a la prensa local.

Asimismo, recordó que “se suscribió un acuerdo en el que se destrababa la situación y las embarcaciones puedan salir a pescar merluza, permitiendo abastecer las plantas y así incorporar trabajadores a las empresas que firmaron”.

Núñez sostuvo que “muchas de estas empresas no salieron a pescar merluza lo que género que el nivel de continuidad sea bajo. Planteamos a legisladores que se declare la emergencia y una de las cosas que se deben tener en cuenta es la capacitación de la gente teniendo el recurso, sabiendo que la merluza es rentable”, contó sobre el proyecto que plantearon ante la Legislatura, pero que nunca tuvo tratamiento parlamentario.