06/06/2022
Chapa naval made in Argentina

Después de cincuenta años el país vuelve a fabricar acero Grado A para atender la demanda de una industria que atraviesa un buen presente, pero donde a la par de sus costos laborales también aumenta la pérdida de competitividad.

Revista Puerto - Vuelve a fabricarse acero Grado A en Argentina - 02

En un contexto favorable para la industria naval vinculada a la renovación de la flota pesquera, con agendas ocupadas en los principales astilleros por los próximos dos años para nuevas construcciones e inversiones que se cristalizan en herramientas, mejoras en infraestructuras e incorporación de mano de obra calificada en el sector de reparaciones, Argentina volverá a fabricar acero Grado A. Un producto destinado justamente a atender la demanda de esta industria y que, a priori, permitirá sustituir importaciones ya que, mayormente ahora, la materia prima llega desde China.

Laminados Industriales SA es la empresa que volverá a fabricar este tipo de acero en el país luego de cincuenta años, desde su planta de Villa Constitución en la provincia de Santa Fe. El anuncio se enmarcó en un acto oficial del que tomó parte Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, junto a autoridades de diversas áreas.

La compañía, que inició sus actividades en 2008 con una inversión de 50 millones de dólares, cuenta con capacidad para la producción de 200.000 toneladas anuales de chapas laminadas en su nave industrial de más de 15 mil metros cuadrados de superficie cubierta, donde instaló un tren de laminado de chapas gruesas laminadas en caliente.

Sorprendió que un anuncio de esta envergadura no haya tenido la presencia de referentes de las dos cámaras sectoriales más vinculadas con el programa de renovación de flota en gradas nacionales, como la FINA y ABIN.

“Si aseguran precio y calidad, es una gran noticia; todo lo demás es secundario”, reveló un  industrial que le quitó trascendencia a lo protocolar y se centró en el producto final que cuenta con la certificación de las Reglas RINA (Registro Italiano Navale), Grado A, que respalda los requisitos aplicables a la resistencia, tenacidad y soldabilidad del producto que utiliza la industria naval, fluvial y marítima.

Matías Kulfas consideró este lanzamiento como “un hito para la industria naval porque los barcos que se van a fabricar en Argentina van a tener chapa naval producida aquí en Villa Constitución”, y anticipó que se está trabajando en un proyecto de ley para el sector.

“Vamos a trabajar en una ley para el desarrollo de la industria naval para que todas estas medidas se conviertan en política de Estado. No tiene sentido que no tengamos una mirada estratégica y regalemos un mercado que Argentina puede ocupar con eficacia, eficiencia y generando decenas de miles de puestos de trabajo y prosperidad para el país”, agregó.

Particularmente la industria naval en Mar del Plata esta en medio de una tirante negociación paritaria que, estaría a punto de resolverse si el gremio acepta la última oferta presentada por la patronal. La oferta no trascendió y en la cámara aguardaban que sea aceptada por el SAON porque era la última. “Es interesante”, dijeron ayer en el gremio. Al cierre de esta edición celebraban una asamblea para terminar de analizarla y emitir la respuesta.

Los costos laborales aumentan por el retraso cambiario que genera una alta inflación en dólares y la competitividad del sector en Argentina se va diluyendo con el correr de los meses. “En dos meses vamos a tener un costo laboral más caro que en Europa. Será difícil sostenernos en este contexto”, consideró otro industrial consultado.

Durante el acto, las autoridades resaltaron que el objetivo de la empresa es abastecer el mercado local y regional, fortalecer el perfil de productos siderúrgicos nacionales y sustituir importaciones.

Laminados Industriales destina sus productos a estructuras metálicas, torres eólicas, gasoductos, tanques para depósito de petróleo, máquinas agrícolas, minería, puentes y puertos.