07/06/2022
Muerte y fuego a bordo del potero Madre Inmaculada

En el buque pesquero falleció un marinero de cubierta de origen indonesio tras caerse al agua en alta mar. Llegó a Mar del Plata y a las pocas horas registró un incendio amarrado en el Muelle 2 que demandó la intervención de los bomberos de Prefectura.

Revista Puerto - Buques poteros - 02
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

El potero Madre Inmaculada fue noticia en los últimos días por dos hechos que nada tienen que ver con lo estrictamente pesquero sino con circunstancias que generaron la muerte de uno de sus marineros de cubierta y a las pocas horas, un incendio cuando se encontraba amarrado a muelle en puerto Mar del Plata.

Rohyani es el nombre del marinero de origen indonesio que murió a bordo del pesquero de 64 metros de eslora, 10,83 de manga y que fue construido en 1975. El pescador murió ahogado luego que sufriera un accidente en la cubierta del buque y cayera al agua, según el testimonio del capitán del pesquero en su exposición en Prefectura.

El hecho ocurrió en el mediodía del miércoles 1 de junio mientras el Madre Inmaculada se encontraba fondeado con ancla de capa en zona de pesca, a unas 100 millas náuticas del puerto de Mar del Plata.

El tripulante cayó al agua y quedó sostenido del cabo del ancla de capa. Desde la cubierta, compañeros de Rohyani intentaron recobrar el cabo ya que el tripulante no lograba agarrarse al aro salvavidas que le habían arrojado, pero “se soltó del cabo y quedó con la cabeza sumergida en el agua”, según expuso el capitán del buque ante Prefectura.

El primer oficial que estaba de guardia se arrojó al agua para intentar salvarlo. Rescata al marinero y llega a una posición sobre el centro del buque en la banda de estribor donde le arrojan un cabo para sujetar a Rohyani e intentar levantarlo, cosa que hacen minutos después. Ya en cubierta constatan que sus signos vitales son negativos.

Un grupo de tripulantes, entre los que figuraba el segundo oficial, le realizaron tareas de reanimación por los siguientes 45 minutos, pero todos los intentos fueron infructuosos. A las 13:40 de ese miércoles se informa a Prefectura lo sucedido y veinte minutos después el buque pone proa al puerto de Mar del Plata.

Rohyani tenía 46 años y una libreta de embarque que lo habilitaba a desempeñarse como obrero marítimo en el buque pesquero, uno de los 72 que con permiso de pesca nacional participan de la zafra de calamar dentro de nuestra Zona Económica Exclusiva.

A partir de este hecho trágico el buque abandonó la zona de pesca y arribó al puerto marplatense el viernes 3 de junio, quedando amarrado en segunda andana sobre la sección séptima del Muelle 2. El sábado por la mañana comenzó a salir humo del interior del buque por lo que, activadas las alarmas contra incendio, debió acudir una dotación de bomberos de la propia Prefectura.

“Se constató que el foco se originó en el interior del secadero de ropa, donde personal del buque dejaba secando los equipos de lluvia”, informaron desde Prefectura.

En un principio distintas versiones referían que el incendio había dejado una víctima fatal, pero era una mezcla de los dos hechos acontecidos en el Madre Inmaculada, el fallecimiento del marinero y el incendio, en un solo rumor. Desde Prefectura remarcaron que el sábado nadie cayó al agua ni hubo que lamentar ninguna víctima.

El barco descargará las 100 toneladas que tiene en bodega mañana y volverá a zarpar a zona de pesca.

Rohyani no era afiliado ni al SOMU ni al SIMAPE, según reportaron fuentes consultadas de distintos gremios. Fuentes de la empresa armadora aseguraron que Rohyani trabajaba desde hace varios años en el buque y formaba parte de la tripulación desde que el buque pertenecía a ARPEPA, el anterior armador.

Rohyani era uno de los cinco tripulantes extranjeros a bordo, entre ellos, un peruano y un vietnamita.  Por el caso ya interviene la Embajada de Indonesia en Argentina para repatriar el cuerpo a su país de origen.