09/06/2022
Se tensa la negociación salarial en las pesqueras de Chubut

El pedido de incremento del STIA difiere de la oferta propuesta por el sector patronal. El gremio se declaró en alerta y movilización, dicen que “se puede quebrar la paz social”. Sin acuerdo a semanas del inicio de la temporada de langostino.

Revista Puerto - Chubut - STIA - Langostino - 02
Por Nelson Saldivia

No reportan avances las negociaciones entabladas por el Sindicato de la Alimentación y la cámara empresaria signataria del convenio que regula la actividad de las plantas de procesamiento de pescado de Chubut.

El STIA hizo público su planteo de solicitar una base de 70 por ciento de incremento salarial o una cifra no remunerativa de 50.000 pesos, que luego debería ser incorporada progresivamente al básico y en forma remunerativa.

Por su parte, las empresas en un reciente requerimiento a la Legislatura para que se trate y se declare el estado de emergencia a la industria pesquera, detallaron en los diferentes ítems que los ajustes salariales rondarían alrededor de 50 a 60 por ciento, exponiendo la postura del sector.

Las diferencias existentes entre las partes se mantienen y con el inicio de una temporada en ciernes abre interrogantes sobre cómo evolucionará, ya que en pocas semanas debería comenzar la actividad fuerte en las plantas con la llegada de materia prima de aguas nacionales.

En este marco, el Cuerpo de Delegados de Comisiones Internas del Sindicato de la Alimentación, declaró el estado de Alerta y Movilización en todo el ámbito de la Provincia del Chubut, ante la falta de respuesta sobre la propuesta de recomposición salarial de las paritarias 2022/2023 del CCT 372/04”, adujeron. “La respuesta de la cámara empresaria será determinante para evitar el quebrantamiento de la paz social”, advierten desde el gremio en lo que representa una escalada en la tensión de las negociaciones en marcha.

Vale recordar que el pedido que solicita la entidad sindical es del 70 por ciento de aumento salarial, “como base de partida para la negociación”, con la opción que se otorgue “un aumento de pesos cincuenta mil, no remunerativos, y el pase de estos al básico en el mes de diciembre del presente año”, fue la exigencia formulada en la negociación paritaria.

Por su parte, desde el sector empresario admiten que la actualización salarial debe ir en relación a las variaciones inflacionarias anuales, pero difieren del porcentaje requerido por el sindicato.

En todos los casos, se propone continuar negociando en el marco de la mesa paritaria, sin condicionamientos, ni bajo la amenaza de quebrantar la paz social, al considerarse que el inicio de medidas de fuerza conspirará con el avance de la negociación. La mesura y voluntad de diálogo quedarán en evidencia si se llega a la apertura de la temporada sin un acuerdo firmado y se preserva la paz social sin necesidad de apelar al viejo esquema de conflictividad como factor para presionar una paritaria.