21/06/2022
Un acuerdo de aproximación a la eliminación de los subsidios a la pesca

El texto aprobado en la OMC reúne solo aquellos puntos de consenso. Se eliminó el artículo que prohibía las subvenciones al combustible y castigaba el trabajo forzoso. Quedó centrado en la prohibición de otorgamiento a los que realizan pesca INDNR o capturan especies sobreexplotadas.

Revista Puerto - OMC - Eliminacion de subsidios a la pesca - 02
Por Karina Fernández

La 12ª Conferencia Ministerial de la OMC se extendió un día más de lo previsto y durante las dos últimas jornadas se trabajó de forma ininterrumpida, debiéndose celebrarse la clausura a las cinco de la mañana, cuando finalmente los miembros dieron su conformidad a seis textos. Uno de ellos fue el de eliminación de los subsidios a la pesca, en el que puntos clave fueron excluidos. Las clausulas referidas al combustible y al trabajo forzado fueron eliminadas. Sí se introdujo, como nota al pie, que será considerado un país en desarrollo aquel que no supere el 0,8% de la pesca mundial; y se consensuó prohibir los subsidios a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) con el foco en las poblaciones de peces sobreexplotadas. Tampoco se podrán otorgar a barcos ni operadores que capturen fuera de una OROP (zona controlada) y se debe ser muy cuidadoso en subsidiar a quienes capturen especies sobre las que no hay conocimiento. Se abre una puerta para que los países puedan defender sus recursos a través de datos biológicos. No es el acuerdo que se había planteado, pero es un acuerdo de aproximación.

Durante la ceremonia de clausura, la directora general de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, indicó respecto del acuerdo sobre subsidios a la pesca que los miembros “han concluido por primera vez un acuerdo con la sustentabilidad ambiental en su centro. El acuerdo prohíbe el apoyo a la pesca INDNR: elimina el apoyo a la pesca en poblaciones de peces sobreexplotadas y da un primer pero significativo paso adelante para frenar los subsidios por exceso de capacidad y la sobrepesca, poniendo fin a los subsidios en áreas no reguladas”, señaló la Directora General.

Más tarde en conferencia de prensa se refería al acuerdo señalando que se logró tras más de veinte años; “en lugar de seguir con negociaciones año tras año sin llegar a ninguna conclusión, esta vez hemos ido por la vía de ver en qué estábamos todos de acuerdo. Todo el mundo está de acuerdo en que hay que imponer disciplinas en la IUU así que pudimos abarcar algunos aspectos. Esta ha sido la primera etapa y podrá haber dos o tres etapas más para ir completando las disciplinas. Se ha adoptado un enfoque creativo e innovador”.

En el texto aprobado se realizó un recorte sustancial en el artículo 5, donde se especificaba la prohibición a las subvenciones a la construcción, adquisición, modernización, restauración o mejora de buques; a la compra de máquinas y equipo para buques; a la compra o a cubrir los costos del combustible, hielo o cebos; a cubrir los costos del personal, las cargas sociales o los seguros; el sostenimiento de los ingresos de los buques o de los operadores o de los trabajadores que estos emplean; el sostenimiento de los precios del pescado capturado; a la asistencia en el mar y aquellas que cubran las pérdidas de explotación de los buques o de la pesca o las actividades relacionadas con la pesca.

Si bien todos estuvieron de acuerdo en prohibir los subsidios a la pesca, se eliminó el párrafo introducido por sugerencia de Estado Unidos en el que se indicaba que también se prohibirían cuando se dispusiera de información que indique razonablemente el uso del trabajo forzoso. En un acuerdo centrado en la lucha contra la pesca INDNR la eliminación de este punto no parece razonable, siendo una situación aún más gravosa que la sobrespesca.

A pesar de estos recortes en la OMC están satisfechos con el acuerdo, y ha señalado Okonjo-Iweala que “tan importante como las prohibiciones es apuntar a lograr transparencia” lo que, a su entender, “finalmente arrojará luz sobre el nivel real de los subsidios que se destinan a la pesca”, comprometiéndose a continuar las negociaciones para construir sobre estas disciplinas, como así también para que todo lo acordado se aplique y se ratifique.

El texto, que aún debe ratificarse, indica que no se podrá otorgar subsidios a buques que realicen pesca INDNR; por lo tanto, ante una denuncia fundada, realizada por algún país miembro de la OMC, deberían darse de baja. Lo mismo debiera ocurrir con aquellos que realicen actividades pesqueras sobre especies sobreexplotadas, siempre y cuando se cuente con información científica que lo avale.

Por otra parte, quienes reciben subsidios deberán informar el tipo de actividad pesquera para la cual se ha proporcionado el subsidio y “en la medida de lo posible también deberá informar: el estado de las poblaciones de peces en la pesquería en la que actuará, indicando si se encuentra sobreexplotada, explotada al máximo o subexplotada. Se deberá informar si existen medidas de conservación sobre las especies en cuestión, la capacidad de la flota que recibe subsidio; nombre y número de identificación del buque y datos de captura por especie o grupo de especies.

Respecto de la flota que opera en el Atlántico Sur, en principio no parece que fuera a generar gran impacto. Pero si se logra controlar que China no subsidie a su flota, el acuerdo sobre un artículo en particular puede tener impacto sobre la flota que opera en la Milla 201 y en Malvinas. Es que se prohíbe la entrega de subsidios a flotas que operan fuera de una OROP, es decir en zonas donde no existan acuerdos de explotación. Por otra parte, el seguimiento de las especies transzonales puede dejar una ventana abierta para que nuestro país pueda reclamar, sobre los recursos explotados por las flotas internacionales, fundamentalmente chinas, pero también españolas.

En la OMC confían en que el acuerdo permitirá transparentar la actividad en aguas internacionales y reducir los subsidios perjudiciales. La apuesta es contar, para las próximas conferencias ministeriales, con un cúmulo de información que permita avanzar sobre puntos específicos.