06/06/2022
Un acuerdo y nuevas dilaciones en la paritaria de obreros navales

El SAON acordó con la Cámara de la Industria Naval de Mar del Plata el reajuste salarial para los obreros del Convenio 603. La actualización oscila entre el 60% y 72% hasta noviembre. Pero pasó a un cuarto intermedio con ABIN y las cámaras de empresas pesqueras.

02
Por Roberto Garrone Fotos de archivo

Si bien todavía no lo firmaron, el Sindicato Argentino de Obreros Navales y la Cámara de la Industria Naval de Mar del Plata cerraron el reajuste salarial para los obreros bajo el Convenio 603 en una actualización que va del 60% para las categorías más altas y al 73% para las más bajas, que equiparan los valores del convenio nacional y se pagará en seis cuotas, entre abril y octubre.

Si bien el jueves por la tarde algunos socios de la cámara no estaban del todo convencidos en elevar la nueva oferta, que superaba la presentada con un reajuste del 55%, antes que el gremio activara la medida de fuerza del 19 de mayo pasado, finalmente primó esta mejora sustancial como para destrabar el conflicto, al menos por un semestre.

“El mes pasado tenía un costo promedio de 1.060 dólares por trabajador; el mes que viene será de 1.900 dólares. No sé dónde vamos a ir a parar”, confió un industrial ante la consulta de este medio. El escalonamiento para las categorías superiores: Oficial especializado, Oficial, Práctico de Varadero y Raschín especial será de 20% en abril, 6% en mayo, 6% en junio, 10% en julio y 6% en agosto, septiembre y octubre.

Para el medio oficial, el reajuste alcanza el 66% al igual que el raschín común. Se crean tres nuevas categorías que reemplazan a la de “Ayudante”: “Colaborador avanzado”; “Colaborador” e “Iniciante”. Las dos primeras tendrán una actualización salarial del 73%.

El “Iniciante” será para futuros trabajadores que se incorporen a la actividad, ninguno de los actuales, que tenga menos de 21 años y sin carga de familia y hasta un año de antigüedad. Al cumplirse el año pasan automáticamente a la categoría “Colaborador”. En dicha categoría solo entran los que ahora trabajan como “Ayudantes” con menos de dos años de antigüedad y que no tengan carga de familia.

Con estas modificaciones y reajustes el Convenio 603 queda en algunas categorías por sobre el Convenio Nacional 518, uno de los propósitos del gremio según sus manifestaciones durante las asambleas informativas.

Todo lo que el gremio avanzó con la CIN parece no haberlo hecho con la ABIN. En la audiencia del viernes en el Ministerio de Trabajo no participó Sandra Cipolla, presidente de la Asociación Bonaerense de la Industria Naval y CEO de SPI Astillero, la principal empresa adherida a la entidad y que paga bajo el Convenio 696.

Acá los trabajadores venían de rechazar un bono de 20 mil pesos para equiparar el nivel inflacionario del año pasado con la paritaria 2021. El gremio quiere que el retroactivo vaya a los básicos de todas las categorías para que no se achate la escala. Y resta saber cuál será el número definitivo de este primer tramo de 2022. Hasta que el conflicto entre en conciliación obligatoria la ABIN había ofrecido el 50%.

Los que tampoco fueron, otra vez, son los representantes de CaIPA y Armadores. Desde ambas cámaras habían pedido discutir por fuera de la conciliación más allá de que en el expediente del Ministerio de Trabajo están todos juntos.

En el SAON aseguran que los obreros navales en talleres de pesqueras no son muchos, menos de 40 y podrían pasar del actual Convenio 239 al nacional 518 y ya regirse por esos valores. Claro que ahora las diferencias salariales son sustanciales. Y tienden a profundizarse, ya que la oferta no se ha separado del 45% en dos cuotas que acordaron con el resto de los gremios marítimos.

Con el Convenio 262 las cámaras armadoras se vinculan con el SAON para los prácticos de muelle. Acá la oferta ha sido la misma que para los obreros de pesqueras. El miércoles las partes mantendrán una nueva reunión para intentar destrabar la negociación.