20/07/2022
Juzgan a Barillari por evasión impositiva y previsional

En el Tribunal Federal de Mar del Plata también están acusados directivos y empleados de la pesquera por hechos ocurridos entre el 2002 y el 2010 por una defraudación a las cuentas públicas por 6,2 millones de dólares. Comprobantes y proveedores apócrifos para inventar gastos y pagar menos impuestos.

Revista Puerto - Mar del Plata - Franco Barillari
Por Roberto Garrone

Hechos que ocurrieron hace veinte años son juzgados desde la semana pasada en el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata en el juicio por evasión impositiva al titular de la pesquera Antonio Barillari SA y demás integrantes de la empresa, acusados de generar un perjuicio económico a las arcas públicas por unos 18 millones de pesos.

Los hechos por los que son juzgados Luis Leonardo Barillari, Jorge Calvo, Juan Antonio Kuryiowicz y Roberto Fernández ocurrieron entre 2002 y 2010 en operaciones propias de la actividad pesquera, comercialización en mercado interno y externo de productos de la pesca capturados con flota propia, así como pago de salarios a trabajadores bajo convenio colectivo.

La empresa Barillari se presentó en concurso preventivo de acreedores años después de los hechos que se investigan y parte de sus activos se transfirieron sin entrar en el proceso de quiebra por lo que es una incógnita saber cómo podrá la justicia recuperar el dinero evadido, si hay un fallo condenatorio.

La acusación corre por cuenta del fiscal Juan Manuel Pettigiani, quien ante los jueces del Tribunal Federal Fernando Machado Pelloni, Roberto Falcone y Nicolás Toselli, presentó pruebas sobre los imputados a quienes acusa por los delitos “de evasión simple del Impuesto a las Ganancias, evasión agravada del impuesto a las Ganancias y obtención fraudulenta de beneficios fiscales”.

Las maniobras fraudulentas de los directivos de la empresa, su contador y responsable del área de comercio exterior generaron para la Fiscalía un perjuicio total al Estado de 18.651.681,04 de pesos que, según los valores de esos años, serían cerca de 6.200.227 dólares.

En tanto Luis Barillari está acusado de haber retenido y no ingresado al organismo aportes correspondientes a la seguridad social de sus empleados en relación de dependencia entre junio de 2008 y junio 2010. Para la Fiscalía está acreditado que, contó con disponibilidad suficiente de fondos para cumplir con el pago.

De acuerdo a lo que pudo saber este medio, las cifras en estos casos donde pasa tanto tiempo entre la consumación de la evasión impositiva y la llegada a una instancia de juicio, se actualizan a valores vigentes.

El primero de los hechos expuestos en el juicio fue el período fiscal de 2002 por el que se acusa a Barillari, Calvo y Kurylowicz de haber presentado fuera de tiempo una declaración jurada “engañosa” con respecto al Impuesto a las Ganancias, para disminuir la carga impositiva, y evitar pagar de esta manera 15.674.509 de pesos al Estado.

Para concretar esta maniobra, según las pruebas presentadas por Fiscalía, habrían utilizado proveedores que no pudieron ser localizados, que no poseían inmuebles afectados a la actividad, que se encontraban dados de baja o que carecían de capacidad operativa para la actividad.

Esa modalidad de operaciones no es original en las calles del puerto. En su momento la AFIP había elevado a juicio una causa por evasión impositiva que involucraba al Grupo Baldino, cuando la familia todavía seguía unida, donde también quedaba en evidencia la existencia de proveedores fantasmas para aliviar las obligaciones y maquillar balances.

Volviendo al caso Barillari, en el juicio se reveló que los imputados se valieron de comprobantes de proveedores apócrifos con finalidad de documentar operaciones que dicen haber efectuado durante el giro comercial de la empresa, a efectos de evadir el pago del impuesto a las ganancias por salidas no documentadas de 2002. Esta operatoria habría generado una evasión de 2.168.795,93.

Por el período fiscal de 2006, se los acusa a Calvo y Barillari de haber presentado una declaración jurada engañosa correspondiente al impuesto a las ganancias, al haber deducido del resultado impositivo la suma de 6.435.896,36 de pesos, perjudicando al fisco por 793.602,18 pesos.

Los cuatro imputados están acusados en nombre de la empresa Antonio Barillari S.A., por haber obtenido a partir de maniobras engañosas el reconocimiento por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos -AFIP/DGI- para gozar de reintegros indebidos de créditos fiscales de IVA por operaciones de exportación, los cuales respaldaron con documentación apócrifa en los ejercicios fiscales de 2003 y 2007 por las sumas de 781.334,78 y 14.773,93 pesos.

Otras de las maniobras que quedó expuesta durante el juicio fue que la empresa solicitó reintegros de créditos fiscales de IVA relacionados con operaciones de exportación, haciendo uso de facturación apócrifa de proveedores.